Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 08 febrero |
San Ricardo Peregrino
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

La ‘historia con corazón’ entre Luis y su hija con síndrome de Down que se está haciendo viral

Enfermos miran desde la ventana del Centro Casaverde Villa de Catal (Alicante, España)

Centro Casaverde Villa de Catal (Alicante, España)

Fani mira la ventana de su padre

Benito Rodríguez - publicado el 23/01/23

Luis tiene 78 años. Sufre un proceso de demencia. Ama con locura a su hija Estefanía, de 38, con síndrome de Down. Su situación de dependencia les ha llevado a un centro de atención a personas en esta situación. Se podían ver cada día, pero el momento de la separación era traumático, porque Luis no lo entendía. La ingeniosa solución del Centro les ha quitado la angustia

No se pierda esta Misa internacional para aquellos que necesitan sanación. Llevaremos sus intenciones al altar – sin coste. 

Haga click aquí

Ingresaron en el centro el año pasado. Dada su situación, Luis no podía comunicarse correctamente. Mismo centro, pero separados ya que la situación clínica de Luis hace imposible que puedan coincidir en el mismo sector. Compartían centro, pero sus edificios estaban separados por un jardín interior.

A Luis se le rompía el corazón no ver a su hija. La psicóloga del centro entendió que la mejor «medicina» para él era buscar la forma de entablar contacto con ella.

Durante los 39 años de «Fani», el padre siempre ha vivido para su hija. Se ha volcado en ayudarla a convertirla en una persona independiente y autónoma, al máximo de sus posibilidades. Pero ahora, en este proceso de demencia, es él quien necesita de su hija. No estar con ella, no poder comunicarse, le estaba produciendo ansiedad. 

La angustia de cada día

«Cuando los cuidadores llevaban a Fani a ver a su padre diariamente, el momento de la despedida era trágico. El padre se alteraba muchísimo. No entendía por qué se llevaban a su hija. Por mucho que los cuidadores y auxiliares intentaran explicarles que su hija iba a merendar o que iba a hacer actividades con sus compañeros, no había manera de que entendiera», cuentan desde el centro Casaverde Villa de Catal, en Alicante.  

Médica del Centro Casaverde Villa de Catal (Alicante, España)
Vanessa, psicóloga del centro Casaverde

Vanesa López Manchón es la psicóloga. Sabía que si encontraba una forma de conectarles, la calidad de vida de ambos iba a mejorar. «Cuando llegaron aquí, dada la situación de Luis, no era posible que se encontraran padre e hija en el mismo sector. Por suerte, Casaverde dispone de una zona para personas con discapacidad, lo que ha permitido que padre e hija se puedan ver cuando lo necesiten». Pero estas despedidas traumáticas cada día exigían una solución. 

Fani, el corazón de su padre

«Me di cuenta que Luis conservaba la capacidad para leer. Se me ocurrió que había que poner una nota que pudiera leer todos los días para que él entendiera que su hija estaba cerca. Le escribí la nota, y pensé que entre tantas ventanas había que poner un distintivo para que supiera dónde estaba su hija» – cuenta Vanesa. 

Y buscaron esa forma de identificar la ventana al otro lado del patio: «Como Fani es el corazón de su padre, pensamos que un corazón podía ser un buen distintivo. Así, cuando se levantaba por las mañanas él entendía que vivían en un mismo edificio y que sólo tenía que asomarse a la ventana para verla».

Anciano mira por la ventana en el Centro Casaverde Villa de Catal (Alicante, España)
Luis mira a la ventana de su hija

Así que pintaron el corazón rojo en la ventana de Estefanía. A Luis le pusieron un mensaje en la pared y otro más que decía que si quería ver a su hija, se lo dijera a un auxiliar del centro, que se comunicaría con los cuidadores de Fani para que se asomara a la ventana de la habitación. 

Más pasos

Poco a poco, como vimos que funcionaba. El padre comprendió que ella iba con sus compañeros, o incluso la veía jugando en el jardín. «La cara de felicidad de Luis era un poema» – dice Vanesa con una sonrisa de satisfacción. «Fue maravilloso porque puede verla cuando quiere y la necesita». 

«Fue tan beneficioso, que supuso pasos en positivo. De ahí que el centro fuera avanzando y comenzaran a llamar a Luis para hacer actividades, incluso de ocio, y contaron con él para que pudiera estar con su hija. Luis está feliz. A partir de ahí se ha creado un proceso beneficioso para ambos porque hacen salidas, excursiones. Cada vez que se ven se sienten muy felices porque se ayudan uno al otro» – relata la psicóloga.

Enfermos miran desde la ventana del Centro Casaverde Villa de Catal (Alicante, España)
Fani mira la ventana de su padre

Éxito en redes sociales

El Centro Casaverde ha contado esta historia en redes sociales, porque cree que «estas historias con corazón son tan bonitas que la gente tiene que saber lo que pasa en estos centros».

Las respuestas lo dicen todos. Están emocionando a los usuarios, tanto que se está virilizando entre el enorme orgullo de los cuidadores. En estos centros se promueve la humanización en los cuidados y la continuidad del proyecto de vida en el ámbito de la diversidad funcional.

Tags:
discapacidadespañasindrome de down
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.