Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 febrero |
San Ricardo Peregrino
Aleteia logo
Contenido Patrocinado
separateurCreated with Sketch.

Sorprendente impacto evangelizador entre jóvenes de un monasterio de clausura

Matilde Latorre | 19/01/23

Convivencias, redes sociales… Las Agustinas Descalzas de Benigánim, desde su vida contemplativa, están experimentando un auténtico impacto evangelizador entre jóvenes. La evangelización de Europa, ¿vuelve a pasar por los monasterios?

No se pierda esta Misa internacional para aquellos que necesitan sanación. Llevaremos sus intenciones al altar – sin coste. 

Haga click aquí

Las agustinas descalzas de Benigánim se están convirtiendo en un fenómeno que ningún sociólogo había previsto: desde la clausura de su monasterio, han creado una red de evangelización de jóvenes que prevé desde encuentros de formación hasta irradiación en las redes sociales. 

El próximo sábado 11 de febrero, por ejemplo, acogerán a jóvenes en torno al primer encuentro del año «Descálzate», que en esta ocasiónafrontará el tema de la adición a la pornografía. Será inaugurado por el sacerdote Patxi Bronchalo y se presentará el testimonio del joven Javier Alonso.

Aleteia ha querido entrevistar a la hermana Gemma, una de  las religiosas agustinas de la comunidad, para tratar de comprender el secreto de la atracción que ejerce este monasterio.

Cartel del encuentro Descálzate

Un convento que evangeliza

– ¿Cómo surge la idea de estas iniciativas de evangelización en un convento de clausura?

Sor Gemma: Los encuentros nacen en el año 2011, tras una conversión interior que  experimenté al leer los escritos de Benedicto XVI (Cfr. Tres monjas contemplativas recogen el legado de Benedicto). En mí, se abre una inquietud: veo que nuestra vida tiene mucho que ofrecer, que hay mucha hambre de Dios, y que lo nuestro funciona, si lo ponemos en un idioma que puedan entender los jóvenes.

No hay que olvidar que Europa guardó su fe y su cultura, en gran parte, gracias a los monasterios. En los monasterios hay un potencial que ni nosotras nos damos cuenta. Un monasterio es, en sí, un lugar donde se guarda la fe, es un baluarte de la fe. Todo el mundo ve qué es un monasterio: desde la fachada se ve que es una referencia a Dios y a la Iglesia. Si la gente que viene nos ve felices, si ve que tenemos convicciones claras, entonces pueden abrir el corazón a Dios. Con estos encuentros queremos decir que Dios y la Iglesia tienen mucho que decir hoy en día.

La ventaja que tienen los monasterios es que son lugares fijos, son una referencia. Los sacerdotes pueden cambiar de parroquia, irse a otro pueblo o ciudad, y de este modo los parroquianos pierden esa referencia.

Si el monasterio se sabe abrir como baluarte de la fe, transmite mucho, y esta es la idea de fondo de estos encuentros.

Redes Sociales

– Pero, ¿cómo dieron a conocer los primeros encuentros?

Sor Gemma: Coincidió cuando nos abrimos a las redes sociales. No teníamos ni idea de cómo hacerlo. La gente joven no iba a la iglesia y nadie se acercaba por el monasterio. De broma siempre digo que a los jóvenes los veíamos en las revistas. Fue muy impactante cuando abrimos la cuenta de Facebook, y veíamos a gente joven agregarse a grupos que tenían que ver con la fe. Comprendimos que, sí que había jóvenes que daban la cara por su fe.

Otro acierto fue que nos dimos cuenta de que teníamos que dejarnos ayudar por los mismos jóvenes. A una amiga le pedí que, si por favor, podían venir sus hijos para poderles hacer preguntas. Nos transmitieron sus inquietudes y empezamos a tener claro qué queríamos ofrecer y qué no.

No queríamos hacer algo que nos hiciera salir de nuestra vida diaria.

Otro acierto es que desde el principio lo pensamos sin intención vocacional: lo hemos hecho para que la gente joven nos conozca y ofrecerles un servicio.

Siempre lo pensamos como un tesoro que tenemos y que se puede comunicar. Tenemos una estabilidad. Siempre te pueden encontrar y podemos ser un referente permanente.

Encuentros con los jóvenes

– ¿Cómo es un día de encuentro?

Sor Gemma– La idea era hacer algo que no interfiriera con la vida de  la comunidad y que, por tanto, fuera en un solo día, para que no tuvieran que pasar la noche, porque no tenemos infraestructura para albergar a un grupo de jóvenes. Establecimos un horario que respetara perfectamente nuestra vida de oración.

Tú misma puedes imaginarlo: un grupo de 70 a 80 jóvenes, que hacen oración con nosotras, que escuchan charlas y testimonios profundos. Como puedes comprender, también nos aportan mucho a nosotras. Uno de los primeros testimonios «Interior» fue el del arzobispo de Valencia.

En el sínodo de los jóvenes, cogieron este encuentro como referente para la gente joven.

– Este primer encuentro del año, va sobre las adiciones. ¿Por qué?

Sor Gemma: Las adicciones es el tema del año. En este primer «Descálzate» trataremos el tema de la pornografía con el padre Patxi Bronchalo. El segundo será sobre la adicción a las redes sociales y, el tercero, sobre la adicción a las drogas, al alcohol y al mundo de la noche. Buscamos temas, que interesen a nuestros jóvenes, que necesitan una palabra de la Iglesia y que, de forma normal, no se les ofrece.

Respuestas y formación

– ¿Están preparados los jóvenes para enfrentarse a este tipo de temas?

Sor Gemma: La idea de fondo de cada encuentro consiste en dar respuestas y formación en temas que necesitan para su vida. Tienen buena voluntad para estar en sus grupos de parroquia, pero no tienen base para afrontar el bombardeo al que están sometidos.

Por esta razón, la mañana la dedicamos más a lo intelectual y la tarde se centra en el corazón, con un testimonio que hace que se convierta en un tema vivido. Concluimos con la Adoración de la Eucaristía.

Según avanza el día, puedes ver el cambio en sus rostros. Los jóvenes salen distintos. Con el tiempo, empezaron a venir sacerdotes y se ponían a confesar. Los frutos han sido espectaculares.

En la merienda les preguntas qué es lo que más les ha gustado y prácticamente todos dicen que la Adoración. En definitiva, estos encuentros «Descálzate» buscan que los jóvenes se encuentren con Dios. Cuando se marchan no paran de dar las gracias. No quieren despedirse. Es una experiencia preciosa. A los jóvenes les encanta poder ver a las monjas, rezar con ellas, ver cómo somos entre nosotras. A las hermanas mayores les hace muy felices ver a los jóvenes en el monasterio.

Para poder participar en el encuentro «Descálzate» es posible enviar un mensaje privado en su cuenta de Instagram:

@agstinasdescalzasbeniganim o llamando al teléfono +39 643192202.

Si desea más información sobre esta comunidad de agustinas, puede consultar la página web  www.agustinasdescalzas.es o seguirlas a través de las redes sociales:

Aleteia, red global católica de información, en virtud de su misión fundacional, contribuye, en colaboración con laFundación DeClausura, a comunicar la vida, espiritualidad  y productos de los monasterios contemplativos.