Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 febrero |
Santa Brígida de Irlanda
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cómo la humildad se convierte en tu fuerza

humildad

Shutterstock / d.ee_angelo

Michael Rennier - publicado el 19/01/23

Más que nada, ser humilde es ser auténtico

Siempre he tenido un defecto de personalidad no tan secreto: soy arrogante.

Tal vez sea porque soy uno de tres hermanos, cada uno más competitivamente arrogante que el otro. Nuestra pobre madre no sabe cómo manejarnos. Un hermano dirá que se está poniendo en forma, y yo responderé «Eso no es nada, yo ayer hice 128 km en bicicleta», y nuestro hermano menor dirá que montó su bicicleta 160 km ayer subiendo una montaña en California y que fue el más rápido en subir y que nadie será más rápido que él. Cualquiera que sea la tarea, mis hermanos y yo garantizamos que podemos hacerlo mejor.

Si estás leyendo detenidamente en este momento, es posible que hayas notado que, irónicamente, me estoy jactando de lo arrogante que soy. Puede pensar que me estoy humillando al revelar mi defecto, pero la verdad es que estoy dispuesto a compartir hechos vergonzosos sobre mí tan fácilmente porque tengo una confianza irracional en mí mismo.

Pero hay un problema: mi orgullo no coincide con mis habilidades. Con cada día que pasa, se me hace más claro que necesito aceptar la realidad. Esto significa tomarse en serio la humildad.

¿Qué es ser humilde, para empezar?

La humildad es la virtud de la percepción correcta, la capacidad de evitar pensar que somos lo que no somos. Existe esta extraña idea flotando, todos parecemos compartirla en un grado u otro, que todos estamos bien tal como somos. Las personas afirman que son amables y buenas, básicamente la sal de la tierra, y si hay problemas en el mundo, deben ser otras personas las que causan el alboroto.

Me recuerda la época en que G.K. Chesterton, en respuesta a la pregunta «¿Qué le pasa al mundo?», confesó que, si hay un problema, es por su culpa. Si, en mi orgullo, me convenzo a mí mismo de que no he contribuido a los problemas que giran y plagan el mundo, mi perspectiva probablemente esté sesgada y es totalmente inexacta.

Como mínimo, revela un efecto secundario del orgullo. Reduce nuestro mundo a casi nada, haciéndonos creer que si nosotros lleváramos las cosas, todo sería mucho mejor. Todo se trata de mí, todo me sucede, todos los demás son actores en mi obra.

Me recuerda a Satanás proclamando con orgullo en Paradise Lost de Milton: «Es mejor reinar en el infierno que servir en el cielo». Groucho Marx, tan profundo como Milton a su manera, bromea: «No sería miembro de ningún club que tuviera a una persona como yo como miembro». Es lo mismo con el orgullo. De hecho, a mí no me interesaría realmente un mundo en el que yo fuera el mejor.

La humildad, paradójicamente, tiene el efecto contrario

La humildad agranda nuestro mundo. Si es verdadero autoconocimiento, entonces no nos hace menos de lo que somos. Para ser humilde, no tienes que tener baja autoestima, caer en la autocompasión o expresar negatividad sobre ti mismo. Más que nada, la humildad es auténtica. Cuanto más humilde seas, más cómodo te sentirás con exactamente quién eres, sabiendo lo bueno y dispuesto a trabajar en lo malo.

El Beato Fulton Sheen advierte: «Si estamos llenos de nuestra propia importancia, nunca podremos estar llenos de nada fuera de nosotros mismos».

La humildad es la condición para salir de nuestro limitado mundo interior y entrar en la vida infinita que Dios tiene reservada para nosotros. Kevin Vost, en su libro Humble Strength, señala que humildad proviene de la palabra latina humus, que literalmente significa «tierra». La humildad nos mantiene conectados a tierra y mantiene nuestros pies firmemente plantados, convirtiéndose en una fuente de estabilidad y fortaleza.

Pienso en Gerard Manley Hopkins, un poeta jesuita al que me gusta leer, que se sentaba y examinaba una gota de agua en una hoja durante horas y dibujaba la gota de lluvia en su cuaderno. Al volverse muy humilde y dispuesto a aprender de los aspectos más pequeños e insignificantes de la naturaleza, la belleza de estas cosas simples le ayudaba a conocer mejor a Dios. La gente se reía y lo consideraba muy extraño, pero a Hopkins no le importaba. Para él, su propia reputación no era tan importante. Deseaba levantarse, no con orgullo contra Dios, sino con humildad hacia Dios.

Para poner un pie en el peldaño más bajo de la escalera al cielo, para descubrir la razón por la cual los lirios del campo son incomparablemente hermosos, para volver nuestras almas completamente a Dios, debemos ser muy humildes y muy honrados.

Entonces, ¿cuál es la pura verdad? Somos defectuosos. Estamos desordenados. Albergamos todo tipo de ideas erróneas sobre nosotros mismos y nuestras habilidades. Hacemos y decimos cosas arrogantes y presuntuosas que nos avergüenzan cuando las recordamos. También es cierto que, a pesar de esto, Dios nos ama mucho y nos elevará a un trono celestial si somos lo suficientemente humildes para aceptar su ayuda.

La humildad no es mediocridad. Es una transformación heroica. Es tener los pies firmemente plantados en la tierra y alcanzar las estrellas.

Tags:
humildadpsicología positivavaloresvirtud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.