Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Hermana André, 118 años, ya está en la Casa del Padre

Siostra Andre, czyli Lucile Randon, najstarsza osoba na świecie

Daniel Cole/AP Photo/East News

Alain Kléan - publicado el 18/01/23

La decana de la humanidad, la hermana francesa André, falleció el martes 17 de enero a la edad de 118 años, tras una apasionante vida marcada por su bautismo católico y la constante preocupación por el servicio a los demás

Sor André, decana de la humanidad, falleció pocos días antes de cumplir 119 años. Lucile Randon, su nombre en el registro civil, murió la noche del lunes al martes, anunció el hogar de ancianos Sainte-Catherine-Labouré en Toulon donde vivía.

Durante varios años, la monja, nacida el 11 de febrero de 1904 en Alès (Gard), no ocultó cierto cansancio frente a su longevidad, aunque bromeaba alegremente sobre el historial de Jeanne Calment, fallecida a los 122 años en 1997. Pero «El buen Dios no me escucha», había lanzado en enero de 2022 durante una entrevista, como para testimoniar su ardiente deseo de estar cara a cara con Aquel a quien había dedicado su vida.

Ciega, en silla de ruedas, sor André lamentó tener menos movilidad y haber perdido parte de sus capacidades, ella que había pasado su vida al servicio de los demás.

Proveniente de una familia protestante no practicante, sor André, escrito en masculino en homenaje a uno de sus tres hermanos, había pedido el bautismo católico a la edad de 26 años. Después de un trabajo como institutriz en París, ingresó a las Hijas de la Caridad a la edad de 40 años.

¿Su secreto para la longevidad? Fe

Con la memoria intacta hasta el final, compartió muchos recuerdos, la dramática pérdida de su gemela Lydie a los 18 meses, su llegada a París, la comunión solemne de sus alumnos o los huérfanos que cuidó en el hospital de Gingham.

Oficialmente, la hermana André dejó de trabajar a finales de la década de 1970. En realidad, pasó treinta años en un asilo en Saboya, donde atendió a residentes a veces más jóvenes que ella. Admitió haber disminuido el ritmo hacia su 108 cumpleaños… En su casa de retiro en Toulon, siempre aparecía con su ropa de monja y un pañuelo azul en el pelo. Su vida estuvo marcada por la Misa diaria, todas las mañanas. Siempre le gustó probar un chocolate y beber una copa de oporto.

Sobre su secreto de longevidad, la hermana André respondió con humor: «¡Dios mío, es el buen Dios quien lo sabe! Pero como lo demuestra su vocación y las palabras de quienes lo rodeaban, era sobre todo su fe y su sentido de los demás lo que explicaba su vitalidad. Al youtuber TiboInshape que hace unos meses le preguntó si a veces se aburría, la hermana André respondió mirádole a los ojos: “¡Nunca me aburro porque rezo en el tiempo que tengo libre!» ¿Y por quién estaba orando? «Para todos y especialmente para los desafortunados, me gusta mimar a las personas y en la oración encontramos recursos».

Y de hecho, entre otras confidencias, sor André habrá aconsejado incansablemente «amar siempre sin restricciones y amar sin esperar nada a cambio».

Gracias, hermana André, por tu ejemplo de vida dado.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.