Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Tuvo y crió a 5 hijos, y con 3 de ellos cuando estaba paralítica

Amor de madre

Fertas | Shutterstock

Joanna Operacz - publicado el 13/01/23

Todos los días se ofrecía a la Santísima Virgen y rezaba por su familia: "El amor vence el miedo y salva la vida"

La Nochebuena de 1945 en la casa de la familia Czekaj en el pueblo de Zielenice, Polonia, fue especial. No solo porque la guerra había terminado recientemente, sino que la suegra de Aniela Czekaj anunció a toda la familia que Aniela, que había quedado paralítica desde hacía cuatro años, estaba esperando un bebé.

No es una noticia fácil

La noticia generó muchas preguntas y temores sobre Aniela y el futuro de tres niños: el niño por nacer y sus dos hermanos mayores, Stefan, de 8 años, y Kazio, de 5 años. En el caso de Adam, el esposo de Aniela, también hubo algo de culpa. Después de años de abstinencia autoimpuesta después de que Aniela enfermara, recientemente habían decidido volver a la intimidad conyugal. Fue idea de ella. Pero, ¿y si ella moría ahora o empeoraba?

Adam también se sentía culpable por sumar trabajo y preocupar a su madre, quien cuidaba a su nuera y también de los niños mientras él trabajaba en el campo o en la finca.

En agosto nació un hijo sano y gordito, Joseph. Más tarde, Aniela dio a luz a dos hijos más, ambos niñas, la menor a los 42 años. Después de muchos años, murió en la vejez, sobreviviendo a su esposo por varios años. Aunque nunca se levantó de la cama, de ninguna manera se puede decir que no participó en la crianza de sus hijos. Aprendió a hacer muchas cosas con una sola mano, como cambiar pañales a los bebés.

Cuando Stefan fue a su Primera Comunión, el sacerdote habló de Aniela como un modelo para otros padres, porque ella le había enseñado muy bien las oraciones y las verdades de la fe. Vivió para ver casarse a sus hijos y disfrutó de sus nietos. Ella y Adam dijeron en su vejez que tenían una vida buena y feliz, aunque no fácil.

Casados en la Fiesta de la Exaltación de la Cruz

La historia de la familia Czekaj fue descrita por el reverendo Jan Sledzianowski en su libro No te dejaré hasta la muerte (en polaco, I nie opuszczę cię aż do śmierci). Aniela y Adam habían crecido en el mismo pueblo, se conocían desde niños y cantaban en el coro de la iglesia. A él, ella gustaba porque era alegre, pero no fanfarrona ni atolondrada. Se casaron el 14 de septiembre de 1936, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Pronto les nacieron tres hijos, uno de los cuales murió en la infancia.

Entonces, una noche de agosto de 1942, después de un día completo de trabajo en la cosecha, sucedió algo que cambió el destino de toda la familia para siempre. Aniela, de 29 años, se despertó en la noche con un terrible dolor de cabeza. Había experimentado migrañas antes, pero este dolor era excepcional. Por la mañana, descubrió con horror que tenía una parálisis parcial en el brazo y la pierna izquierdos. El médico dijo que la causa fue un derrame cerebral.

Adam llevó a su esposa a un hospital en Cracovia. Allí, los médicos determinaron que Aniela «no estaba sola, es decir, que estaba embarazada. Sin pedir permiso, se le practicó un aborto con el pretexto de realizar una operación necesaria.

Cuando Aniela se enteró de lo sucedido, quedó destrozada. Además, después de que mataron al bebé, la condición de Aniela se deterioró mucho. Antes podía ponerse de pie e incluso dar algunos pasos apoyándose contra la pared, pero ahora como mucho podía sentarse apoyada en almohadas. Ante la falta de progreso en el tratamiento, Adam la llevó a casa para la Navidad de 1942.

Los padres de Adam, que vivían con ellos, creyeron desde el comienzo de la enfermedad de su nuera que su lugar estaba en casa con su esposo e hijos. El anciano Sr. Czekaj dijo una vez en una reunión donde se elogiaba la colectivización que tenía dos objeciones a la idea: que los tres granjeros de un pueblo vecino que habían decidido colectivizar estaban borrachos, y que si todo era comunal, entonces «su Aniela» tendría que ir a un asilo de ancianos.

Cuando el hijo de la familia Czekaj, Joseph (aquel cuya aparición en el mundo fue anunciada por su abuela en una memorable Nochebuena de 1945) se casó, dijo a su esposa e invitados que nunca había habido discordia, ira o peleas en su hogar.

El amor salva

A lo largo de los años de la enfermedad de Aniela, a veces la gente le decía a su esposo que «era una pena que un campesino fuera lisiado». Otro conocido le instó a serle infiel para satisfacer sus necesidades, lo que rechazó categóricamente. «Siempre vi nuestro matrimonio como una verdadera unión exclusiva, fiel e indivisible hasta la muerte, a pesar de la enfermedad incurable», dijo.

En el libro, Adam Czekaj recuerda que cuando Aniela le propuso después de cuatro años de enfermedad que volvieran a vivir como marido y mujer, aceptó la idea de que nunca se recuperaría. Su alegría en la vida volvió. Dejó de tener miedo. Todos los días se ofrecía a la Santísima Virgen y rezaba por su familia, a la que no podía sostener con su trabajo. «El amor vence el miedo y salva la vida», respondió ella cuando él expresó sus dudas.

Tags:
enfermedadmaternidadpolonia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.