Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 febrero |
San Ricardo Peregrino
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Sufrió abusos en el seminario y se suicidó: su madre perdona

Isabelle-LAURENT-une.jpg

@Artège

Isabelle Laurent

Mathilde De Robien - publicado el 13/01/23

Isabelle Laurent ha pasado por una de las peores pruebas que puede pasar una madre. Pero ella cree que el perdón que es lo único que puede salvar al mundo y convertir los corazones. Un encuentro conmovedor y edificante

No se pierda esta Misa internacional para aquellos que necesitan sanación. Llevaremos sus intenciones al altar – sin coste. 

Haga click aquí

La historia de Isabelle Laurent es uno de los testimonios de fe más poderosos que he tenido el privilegio de recopilar. 

No tiene ni las bromas de un predicador ni el encanto de un místico. Discreta, agradable, de ojos azules y mirada profunda, se define simplemente como una «mujer de fe», una fe que le fue transmitida desde muy joven y que nutre diariamente a través de su compromiso como pareja en la comunidad franciscana. 

También es escritora -es autora de varios libros para jóvenes y de testimonios personales- y madre de familia numerosa. 

Una madre cuyo corazón fue violenta y profundamente magullado el lunes de Pentecostés de 2019, cuando la policía le anunció el suicidio de su hijo Yann, entonces de 30 años.

Una mujer asombrosa

Había leído su libro Mamá tú siempre perdonas, publicado por Artège, y preparé mis preguntas, pero no esperaba tal ruptura de lo comúnmente aceptado. 

Isabelle Laurent tiene una forma de concebir el amor, la justicia y el perdón que puede parecer desconcertante pero que deja entrever el cielo.

Con dulzura y humildad, nos invita al amor incondicional, como el que Dios reserva para sus hijos. 

Ella confía en la justicia divina y reconoce los límites de la justicia humana, que es necesariamente imperfecta. 

Finalmente, da testimonio de que el perdón puede ser completo, tanto para los justos como para los criminales. 

Lo que llama la atención, escuchándola, es la paz que emana de ella a pesar de unas penurias tan difíciles de soportar para el corazón de una madre. Es la claridad de su pensamiento, a pesar de las dudas y las muchas preguntas que podrían derribarla. Es también la certeza con la que ella evoca el amor infinito de Dios por cada una de sus criaturas, tanto las inocentes cono las más miserables.

Un secreto

Isabelle y Christian viven cerca de Estrasburgo y tienen nueve hijos, que ahora tienen entre 15 y 30 años, y siete nietos. 

Tuvieron seis hijos y adoptaron tres, incluidos Yann y Raphaël, dos hermanos nacidos en Filipinas. 

Yann era el que cuidaba atentamente a su hermanito, el que sonreía todo el tiempo y traía alegría donde quiera que iba, el que tenía una intensa sed espiritual

Luego fue el de fuerte ambición profesional, el que vestía con elegancia, el que se endeudaba por sus amigos quebrados. 

Una mañana de junio de 2019, la policía anuncia a Isabelle y Christian el suicidio de Yann, en un cine parisino, cuyas circunstancias siguen sin estar claras. 

En las garras de un sufrimiento intolerable, Isabelle primero se revuelca en la incomprensión, la negación, e ir en busca de la verdad. Un camino que la lleva a un descubrimiento no menos trágico, el de los abusos cometidos contra su hijo cuando era residente de un seminario menor en los Vosgos, en el colegio y en la escuela secundaria. 

La ira y la culpa se apoderan de ella. Sin embargo, unos años más tarde, Isabelle testifica que es posible un camino de perdón y sanación.

En 1993 ya tenías tres hijas, y esa certeza inquebrantable de que otro hijo te esperaba en alguna parte. ¿Cómo te sentiste con esta vocación de adopción?

Isabelle Laurent: Es una certeza que tuvimos mi esposo y yo al mismo tiempo. Estábamos de viaje en Grecia, llevábamos siete años de casados ​​y sentíamos que teníamos un poco de todo: hijos, casa…

Mientras caminábamos por una calle, nos cruzamos con un icono de la Virgen María con el niño Jesús. 

Al ver a ese niño, inmediatamente pensé en la adopción. Me golpeó de repente. Y mi esposo experimentó lo mismo al mismo tiempo

Transformó el resto de nuestra vida. Por la forma en que esta certeza se nos había impuesto, era obvio que un niño nos esperaba en alguna parte.

– En 2019, experimentaste lo indecible y, sin embargo, has encontrado la paz. Parece imposible. ¿Cómo lograste superar todo este sufrimiento?

Francamente, no sabía cómo íbamos a salir de esto. Pero estamos impulsados.

Hemos recibido gracias especiales. Una particular gracia de dulzura. La muerte de Yann fue extremadamente violenta, horrible, pero Dios facilita las cosas

Esta experiencia era nueva para mí. Nunca había experimentado una dulzura tan grande, dulzura de Dios que se hace presente, dulzura de María que nos acompaña en nuestro camino. 

Es difícil de entender desde fuera. La gente ve una mala película pero no ve las gracias que uno recibe en ese momento para sobrellevar los acontecimientos.

Me tranquiliza la idea de saber que Yann está con Aquel a quien ha estado buscando toda su vida.

Con cada hoyo en que caía, se me daba una gracia, que no dependía de mí. 

Uno de mis mayores sufrimientos fue la culpa: no haber visto, no haber podido hacer algo por Yann, no haber estado allí cuando lo necesitaba…

Entonces se me dieron estas palabras del Evangelio: «Como el Señor os perdonó: perdonaos también vosotros» (Colosenses 3, 13). Esto me llevó a no ser tan dura conmigo misma. 

En otra ocasión, mis ojos se posaron en una estatua de la Virgen, en yeso. En ese momento tuve la certeza de que Yann no había estado solo en el momento de su muerte -María estaba a su lado- y de que había sido, para él que era un gran buscador de Dios, el momento del descubrimiento y del encuentro con Cristo

Sí, me tranquiliza la idea de saber que Yann está con Aquel a quien ha estado buscando toda su vida y que lo ha encontrado.

El reciente informe de Ciase sobre los abusos cometidos dentro de la Iglesia en Francia sin duda ha reavivado heridas. ¿Cómo reaccionaste?

Para mí la realidad es tan terrible que la prioridad no es saber quién es culpable, quién no, qué hacer… sino arrojar luz. Y la luz es Jesús.Y Jesús es la Palabra y su Palabra es perdonar.

Solo cuando perdonamos pueden darse conversiones. La historia de san Francisco lo ilustra bien. 

Quería reconstruir su iglesia y compró piedras a un precio exorbitante de un sacerdote. No dijo nada y pagó el precio solicitado. 

Posteriormente, el sacerdote se arrepintió de haberlo robado, volvió a san Francisco, devolvió el dinero y donó las piedras. 

Fue yendo a Lisieux como comprendí el mensaje de santa Teresita, que oraba por los sacerdotes y por los criminales. 

Ella me invitó a emprender un camino de perdón que pasa por la oración por la conversión de los pecadores y criminales. 

Por supuesto, esto no impide que la justicia humana siga luchando para proteger a las futuras víctimas, y es un deber hacerlo, pero puedo dar testimonio de lo que el perdón trae al mundo. 

El perdón libera tanto a la víctima como al criminal, porque entonces puede comenzar su camino de conversión.

Renunciar a la justicia de los hombres puede ser también un acto de abandono que deja actuar al poder divino

En su momento nos animamos a declarar en el marco de Ciase. Pero no era nuestro camino. 

Sabíamos gracias al hermano de Yann que había sufrido abusos en esta escuela, pero no sabíamos por parte de quién. 

Acusar a un sacerdote injustamente era mi obsesión. ¡Cuántas veces he recordado esta palabra del Evangelio: ¡»No juzguéis»! 

Por otro lado, Dios lo sabe. Si le damos nuestra confianza, Dios podrá realizar otra justicia. Una justicia divina, ajustada, que brota de su amor incondicional. 

Renunciar a la justicia de los hombres puede ser también un acto de abandono que abre el cielo y deja actuar al poder divino

Dios usa nuestra historia, pero esta lucha no es nuestra, está más allá de nosotros.

Mencionas varios perdones a dar. Dos años y medio después, ¿has logrado perdonar?

En primer lugar, no puedes perdonar si no has experimentado el odio, la ira… Son como pasajes obligados para poder perdonar. 

Con este abrumador sentimiento de culpa abrumándome, primero tuve que aprender a perdonarme a mí misma.

También estaba enojado con Yann: ¡me hubiera gustado que me dijera algo! ¿Por qué no se atrevió? 

Estaba enfadada con mi esposo: ¿no era su papel como padre velar por él? En resumen, con todo el mundo. Excepto con Dios. 

Porque sé que Él es amor incondicional y que todo tiene sentido. Sé que todo contribuye al bien pero que no se entiende con parámetros humanos.

¿Has perdonado al atacante de Yann?

Una experiencia cuando los niños eran adolescentes preparó mi corazón para perdonar siempre, a todos. Porque nadie puede conocer el verdadero tesoro de un alma. 

Y una nota encontrada en la que Yann me había escrito: «Mamá, tú me ayudas, porque tú siempre perdonas«, escrita en el momento en que sufrió abusos, me guía todos los días. 

Víctimas y verdugos, todos son hijos de Dios. Desde la perspectiva de Dios, todos son perdonables, así como una madre perdona a sus hijos incondicionalmente. 

Como madre, realmente entiendes algo de este amor incondicional de Dios. Dios conoce el corazón de cada persona, así como las circunstancias que la inclinan hacia un lado o hacia el otro.

El perdón es el único acto capaz de hacer del mundo un lugar mejor.

Hoy entiendo el mensaje «perdona». Yann me pide que perdone simplemente porque solo el perdón salva. Perdoné, porque amo. Tengo este gran deseo de perdón en mi corazón, y Dios se encarga del resto. 

Es cierto que el perdón no sucede de la noche a la mañana, y nunca se da en su totalidad. Siempre hay que volver a empezar de nuevo. 

Pero nunca quiero olvidar que el perdón es el único acto capaz de hacer del mundo un lugar mejor y permitirle avanzar.

Couv.jpg
Tags:
abusos sexualeslibropadres-hijosperdonseminario
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.