Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Los milagros atribuidos a la intercesión de santa Teresita de Lisieux

150-ans-de-la-naissance-de-Therese-de-Lisieux-.jpg

Carmel de Lisieux I Shutterstock I Montage Canva

Cécile Séveirac - publicado el 12/01/23

¿Cómo es posible que una joven de 24 años, nacida hace 150, que nunca salió de su convento, sea hoy motivo de inspiración para millones y millones de personas en todos los continentes? Si lees este artículo hasta el final, comprenderás por qué

«Por la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo (…), declaramos santa a la beata Teresa del Niño Jesús», con estas palabras canonizaba el Papa Pío XI a santa Teresita. 

El año 2023 conmemora a la vez el 150 aniversario de su nacimiento y los 100 años de la beatificación de la joven carmelita. Con este motivo, monseñor Jacques Habert, obispo de Bayeux y Lisieux. ha inaugurado el domingo 8 de enero un año jubilar. 

De manera sorprendente, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) se ha unido a esta celebración, adoptando oficialmente el bienio 2022-2023 dedicado a la muchacha normanda (Cf. El sorprendente homenaje de la UNESCO a santa Teresita de Lisieux).

El caso de santa Teresita del Niño Jesús constituye uno de los ejemplos más claros del poder de la oración de los contemplativos en la Iglesia. Analizamos los fenómenos extraordinarios, sin explicación científica (popularmente conocidos como «milagros»), que la Iglesia ha atribuido a su intercesión ante Dios, en el proceso de su beatificación y canonización.  

1CURACIÓN DE UNA NIÑA CIEGA DE 4 AÑOS

Es el milagro que llevó a la apertura del proceso de beatificación de la santa. Era el 26 de mayo de 1908, cuando una niña de 4 años, Reine Fauquet, acudió con su familia a la tumba de Thérèse Martin (nombre de pila de la santa). Sufría una ceguera reconocida como incurable por los médicos.

Sin embargo, tras regresar de su peregrinación, la niña recuperó la vista. «Su hermana mayor, Marie», escriben las carmelitas, «explicó que, en la mañana del 26 de mayo, había visto a la pequeña Reine calmarse de repente tras un fuerte ataque de dolor, mirar luego fijamente algo y sonreír antes de dormirse plácidamente.

La niña explicó entonces a Marie, luego a su madre y, por último, las carmelitas de Lisieux: ‘Vi a Teresita, allí, muy cerca de mi cama, me cogió de la mano, se rió de mí. Era hermosa. Tenía un velo, y estaba todo iluminado alrededor de su cabeza’». 

«¿Cómo iba vestida?», preguntó una de las monjas. «¡Como tú!», respondió la niña. El 6 de julio de 1908, el médico expidió un certificado que atestiguaba la completa recuperación de Reine Fauquet.

Esta curación llevó a la cantante Edith Piaf, que también estaba destinada a ser ciega, a visitar la tumba de la santa en 1922. Ella también recuperó la vista y mantuvo una profunda devoción por Teresa de Lisieux durante toda su vida. En 1909, tras el milagro de la pequeña Reine, se abrió una investigación para reconocer las virtudes heroicas de la «venerable sierva de Dios».

2CURACIÓN DE UN JOVEN SEMINARISTA TUBERCULOSO

Charles Anne era un joven seminarista de Lisieux. En 1906 sufrió tuberculosis pulmonar. Su médico dictó rápidamente un diagnóstico desfavorable y el joven futuro sacerdote se preparó para la muerte. Sin embargo, decidió dedicar dos novenas a santa Teresita y su salud se recuperó casi de inmediato.

El médico se quedó sin habla. Sin embargo, una radiografía muestra que la tuberculosis había desaparecido definitivamente. Este milagro fue el elegido para la beatificación de Teresita el 29 de abril de 1923. La joven santa tenía muy poca paciencia. 

3CURACIÓN DE SOR LOUISE DE SAINT-GERMAIN

Sor Louise era novicia en el convento de las Hijas de la Cruz de Ustaritz (en los Bajos Pirineos). Aquejada regularmente de vómitos violentos, la joven se sometió a exámenes médicos que revelaron la existencia de una úlcera de estómago.

Tras varios meses en la enfermería, la hermana Louise se sintió suficientemente recuperada, pero los dolores volvieron casi de inmediato. En un estado de agotamiento extremo, la monja recibió la extremaunción. Le era imposible tragar nada, ni siquiera agua: la hermana rechazaba casi de inmediato el más mínimo sorbo o bocado.

Muy preocupada, la comunidad se dirigió a Teresa de Lisieux y le rogó que interviniera. La hermana Louise no se quedó atrás y se unió a esta ola de oración. «Yo tenía un gran cariño a esta joven santa, y se dignó hacerme sentir su presencia durante esta novena», confiesa.

«Tuve la impresión sumamente dulce de que apoyaba su mano en mi cabeza para tranquilizarme, y durante tres días un perfume misterioso se extendió por la habitación, sin que las hermanas supieran explicarlo», cuenta Louise. Pero no había logrado curarse.

Esta vez Teresita se hizo esperar. Tanto es así que Louise renunció a la esperanza de curarse y se limitó a invocar de la santa consuelo y ayuda. Entonces, una noche de septiembre, Teresita se apareció a la pobre hermana en medio de su sufrimiento. «Sé generosa, pronto te curarás, te lo prometo».

A la mañana siguiente, las hermanas descubrieron pétalos de rosa alrededor de la cama de Louise. Pocos días después, la hermana Louise se despertó completamente curada, sin dolor ni síntomas.

4CURACIÓN DE LA HERMANA GABRIELLE TRIMUSI

Para pasar de la beatificación a la canonización, la Iglesia católica debe reconocer un nuevo milagro, tanto a nivel científico como teológico, que permitan al Papa proclamar al santo. 

Es el caso de Gabrielle Trimusi, una joven italiana que ingresó en la congregación de las Hijas Pobres de los Sagrados Corazones de Jesús y María, a los 23 años. Tenía dolores de rodilla, lo que le impedía descansar. Hacía muchas tareas domésticas que le iban desgastando poco a poco la articulación.

Y ocurrió lo que tenía que ocurrir: Gabrielle acabó padeciendo una infección que le causaba terribles dolores, hasta el punto de perder el apetito y adelgazar. 

Tras tres años de lucha contra estas dolencias e innumerables medicamentos recetados por los médicos, la joven monja vio a su vez afectada su columna vertebral. 

Desesperada por curarse, acudió a santa Teresita. El último día de la novena, Gabrielle se dirigió a la capilla y descubrió que podía arrodillarse sin dolor para rezar. Inmediatamente después, el dolor de espalda la abandonó: la enfermedad que la había estado carcomiendo había terminado. 

5CURACIÓN DE MARIA PELLEMANS

Este fue el segundo milagro que abrió la puerta a su canonización. En 1919, Maria Pellemans, de origen belga, empezó a padecer tuberculosis intestinal. Fue a Lourdes, en una primera peregrinación, para pedir la curación. En vano.

Un año más tarde, Maria se unió a una peregrinación a Lisieux y, tras una ferviente oración ante la tumba de Teresita, se curó inmediatamente. Después dio testimonio en el convento carmelita de Lisieux:

«Fue en el locutorio del convento carmelita donde concebí el deseo de pedir mi curación, para poder realizar el sueño de mi vida, ser carmelita. A pesar de mi extrema fatiga, quería volver a la tumba. Nada más llegar, me invadió una sensación muy dulce y sobrenatural, un bienestar celestial penetró en mi alma y en mi cuerpo, me sentí como en otro mundo, inundada por un océano de paz. Me invadió una emoción tan extraordinaria que por dentro pensé: ¡seguro que estoy curada!».

Cuando regresó a casa, María fue sometida al análisis de su médico, que quedó sorprendido por su diagnóstico. «No entiendo, todo ha cambiado, esto no se puede explicar naturalmente, porque el estómago y los intestinos eran incurables. Sí, si esta transformación persiste, podemos decir que se trata de un gran milagro». La curación persistió después en el tiempo.

6EL MILAGRO DE GALLIPOLI

Este hecho milagroso fue objeto de tal devoción popular que también fue objeto de una investigación canónica. No se trata de una curación, sino de una asistencia prestada por la santa a la priora de un convento carmelita de Apulia, en el sur de Italia, la Madre María Carmela del Corazón de Jesús.

Esta última estaba muy preocupada por las deudas de su Carmelo, que no podía cubrir por falta de fondos. En medio de sus preocupaciones, santa Teresita se le apareció en sueños, consolándola y hablándole con gran dulzura: «Mira, el Señor se sirve tanto de los habitantes del Cielo como de los de la tierra», le dijo la santa. «Aquí tienes quinientas liras con las que pagarás la deuda de tu comunidad. La priora se despertó y sus hijas, al verla tan perturbada, quisieron llamar al médico».

«Para evitarlo, les dije que estaba bajo la influencia de un sueño que me había sacudido un poco, y se lo conté de forma sencilla», explicaba la madre María Carmela en una carta a la madre Inés, superiora del convento carmelita de Lisieux. 

«Dos monjas quisieron abrir la caja fuerte, pero yo les dije que no debían creer en los sueños, que era incluso un pecado. Finalmente, ante su insistencia, lo hice, pero solo para complacerles. Fui a la torre, abrí la caja fuerte y allí… ¡encontré realmente el milagroso billete de quinientas liras!». 

Este milagro hizo de Gallipoli un lugar de peregrinación y, más aún, un lugar donde la espiritualidad y la devoción a Teresa de Lisieux se extendieron por Italia.

couvent-de-gallipoli-italie.jpg

Sin haber salido de su convento, millones de personas en todo el mundo se encomiendan hoy a la intercesión de santa Teresita. Se explica, así, la importancia y papel de los contemplativos en la Iglesia: almas consagradas a Dios para encomendar nuestros dolores, sufrimientos y alegrías.

Traducción de Matilde Latorre  

Aleteia, red global católica de información, en virtud de su misión fundacional, contribuye, en colaboración con la Fundación DeClausura, a comunicar la vida, espiritualidad y productos de los monasterios contemplativos.
Tags:
DeClausuramilagrosantosTeresa de Lisieux
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.