Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 febrero |
Santa Genoveva Torres Morales
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Así vive una familia con 5 hijos como misioneros en el Amazonas

familia misionera

OMP

José Antonio Méndez - publicado el 12/01/23

Marina, Jaime y sus cinco hijos crearon, como misioneros corazonistas, una red de internados que ha sido utilizada como modelo por el Estado peruano. Hoy cuentan para Aleteia cómo es anunciar el Evangelio y criar una familia numerosa en un lugar sin luz ni agua corriente

Si uno busca «Lagunas, Perú», en Google Maps, encuentra lo que parece ser un pueblo cualquiera a orillas de un río. Pero si se retrocede el zoom para verlo de lejos, se descubre la inmensidad verde del Amazonas rodeando por completo este municipio del vicariato de Yurimaguas al que solo es posible llegar en lancha o avioneta.

Allí, escondido en la selva y sin casi presencia del Estado peruano, se encuentra el que ha sido el hogar de Marina y Jaime durante los 12 años que este matrimonio de Madrid ha pasado en Lagunas como misioneros laicos corazonistas. Más de una década en la que han nacido sus 5 hijos, y que han invertido para instalar en la región una red de internados para niños de distintas tribus indígenas que se ha convertido en el referente para toda la región del Alto Amazonas.

Misioneros 24/7… y en familia

A priori su labor misionera ha sido semejante a la de los miles de laicos, religiosas y sacerdotes que atienden a las poblaciones de la Amazonía: han abierto centros de Formación Profesional; han servido a diario cientos de desayunos y comidas; se han ocupado de la formación y acompañamiento pastoral de los líderes locales; y mientras Jaime trabajaba en el colegio misionero local, Mariana atendía el internado que permite continuar los estudios de Secundaria a los adolescentes. «Porque allí primero llega la Iglesia a ocuparse de la salud y la educación, y después llega el Estado», explica.

Sin embargo, lo que hace tan especial la misión de Jaime y Netis (que así llaman cariñosamente a Marina), es que su anuncio del Evangelio y su vivencia de la caridad la han llevado a cabo junto a sus hijos. Como relata Jaime, «lo que el Señor nos puso en el corazón al llevarnos a Lagunas era ser misioneros 24 horas al día, 7 días de la semana…, y con toda nuestra familia».

Sin luz, sin agua y sin prisas

Este ingeniero, que llegó a trabajar en Metro de Madrid antes de viajar a Perú, cuenta a Aleteia cómo «para nosotros, la vida allí era mucho más tranquila y sencilla; teníamos que caminar mucho para cualquier cosa, lo que te permitía pensar más; y en general nos ayudaba a descubrir mejor a Dios, porque la fe lo empapa todo». 

Y, con toda naturalidad, señala que «como cualquier familia numerosa, nos tocaba hacer malabares. La diferencia es que en España, en cualquier lugar de Europa o en muchas ciudades de América, las familias tienen que hacer malabares con la logística y la falta de tiempo, y allí son de otro tipo: sacar agua del pozo para beber y asearnos porque no hay agua corriente; acoplar la vida al ritmo de la luz solar, porque no hay electricidad; o tener que levantarte a las 5 para llegar al mercado antes de las 7 de la mañana, para no quedarte sin víveres». 

Sin perder la fe a pesar de todo

Eso sí, huye de todo romanticismo: «Lo más duro fueron los años en los que nuestros hijos eran bebés, porque la salud es algo mucho más complicado. Por ejemplo, con nuestra tercera hija lo pasamos muy mal, porque cogió un dengue muy fuerte siendo pequeñita, tuvimos que ingresarla en Lima y fue un momento muy difícil». 

Transmitir la vocación misionera a los hijos tampoco ha sido sencillo. «Nuestros hijos iban al colegio conmigo y pasaban las tardes en el internado junto a su madre –apunta Jaime para Aleteia–. Ellos han crecido entre grandes amigos, pero según crecían se daban cuenta de que eran diferentes al resto de niños, y al volver de los pocos viajes que hacíamos a España, echaban mucho de menos a sus primos. Por eso, con mucho cariño hemos tenido que explicarles que Dios nos llamaba a estar allí, y ellos lo han entendido porque se daban cuenta de que éramos felices gracias a Él».

Y concluye: «Esta vivencia nos ha marcado como familia, y lo ha hecho para bien. El Señor te sostiene cuando quieres vivir difundiendo la fe y transmitiendo el amor de Dios».

Tags:
amazoniaespañafamiliamisionero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.