Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Benedicto XVI, hombre de gobierno y verdadero líder

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Benedict XVI

Giulio Napolitano / Shutterstock

Nuria Chinchilla - publicado el 11/01/23

El Papa emérito era un dechado de virtudes (ahora les llamamos competencias) que hoy se piden a los que lideran las organizaciones empresariales para que sean sostenibles

Hace ya varias décadas que vamos diferenciando el liderazgo de quien tiene poder y se pone al frente para que los demás le sigan, del liderazgo relacional. Hoy llamamos líder a quien es capaz de desarrollar relaciones de confianza con los que le rodean, sea en la empresa, en la familia, en la política…

La confianza es una externalidad para los economistas, porque no se compra ni se vende, pero sin ella no hay mercado, ni se construyen familias, ni puede haber progreso. La confianza depende de las capacidades de quien nos fiamos y de sus intenciones.

El Papa emérito era un dechado de virtudes (ahora les llamamos competencias) que hoy se piden a los que lideran las organizaciones empresariales para que sean sostenibles en este siglo: visión de futuro (para anticipar tendencias y ser parte de la solución), humildad (para saber escuchar, rectificar y entonar el mea culpa cuando sea necesario), valor (coraje ante la incertidumbre y la falta de seguridad), trascendencia (tener en cuenta el impacto de cada decisión en los otros) y magnanimidad (alma grande, un corazón donde quepan todos y que sepa cuidar). Un liderazgo más humano, más a la medida del hombre y de la mujer de hoy dentro de una Economía del Cuidado.

Además su capacidad intelectual estaba muy por encima de la de los demás mortales. Su bagaje literario (cartas, encíclicas, libros, conferencias en el Bundestag, en Westminster, etc.) sigue siendo de obligada lectura para cualquier persona que quiera entenderse mejor a sí mismo y el mundo en que vivimos, y descubrir las claves para mejorarlo.

Su teología se basaba en una experiencia de fe vivida en cada instante (en soledad, en compañía, con multitudes…). Por eso tuvo una clarividencia y finura de espíritu que le hacía ser empático y cuidador de todos y cada uno. Incluso de sus enemigos.

No le faltaron situaciones de escarnio, insultos, mentiras… y siempre se mantuvo prudente, dialogante y consistente, al igual que Jesús, su modelo de vida, con la Caridad como criterio y siempre en búsqueda y defensa de la Verdad.

Su carácter afable, próximo y sencillo fue una nota constante de paternidad en sus relaciones con los demás. Cuando le fallaron las fuerzas, supo ceder el poder al siguiente Papa y fue siempre su apoyo desde la distancia con diálogo y oración.

Sin duda un gran referente para todo líder que quiera serlo de verdad en cualquier ámbito de la vida. ¡Gracias, gracias, gracias, Santo Padre!

A continuación dejo dos reflexiones de Benedicto XVI que creo que nos pueden ayudar a todos:

Él [Juan Bautista] es el que llama con todo rigor a la metanoia, a transformar nuestro modo de pensar. Quien quiera ser cristiano debe «cambiar» continuamente sus pensamientos. Nuestro punto de vista natural es, desde luego, querer afirmarnos siempre a nosotros mismos, pagar con la misma moneda, ponernos siempre en el centro. Quien quiera encontrar a Dios tiene que convertirse interiormente una y otra vez, caminar en la dirección opuesta. Todo ello se ha de extender también a nuestro modo de comprender la vida en su conjunto. Día tras día nos topamos con el mundo de lo visible. Tan violentamente penetra en nosotros a través de carteles, la radio, el tráfico y demás fenómenos de la vida diaria, que somos inducidos a pensar que sólo existe él. Sin embargo, lo invisible es, en verdad, más excelso y posee más valor que todo lo visible.

Benedicto XVI, El sentido del Adviento, 2003.

Una sola alma es, según la soberbia expresión de Pascal, más valiosa que el universo visible. Mas para percibirlo es preciso convertirse, transformarse interiormente, vencer la ilusión de lo visible y hacerse sensible, afinar el oído y el espíritu para percibir lo invisible. Aceptar esta realidad es más importante que todo lo que, día tras día, se abalanza violentamente sobre nosotros. Metanoeite: dad una nueva dirección a vuestra mente, disponedla para percibir la presencia de Dios en el mundo, cambiad vuestro modo de pensar, considerar que Dios se hará presente en el mundo en vosotros y por vosotros.

Benedicto XVI, El sentido del Adviento, 2003

Nuria Chinchilla es profesora y titular de la cátedra Mujer y Liderazgo de IESE Business School.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
benedicto xviliderazgo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.