Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Un fraile y Lourdes le llevaron a Dios: La conversión de un cantante italiano

Giacomo Celentano

DELBO ANDREA - Shutterstock

Giacomo Celentano

Gelsomino del Guercio - publicado el 10/01/23

Para el hijo de Adriano Celentano y Claudia Mori, el último paso antes de convertirse en un verdadero 'hijo de Dios' fue su esposa

Giacomo Celentano ‘se confiesa’ en la quinta edición del tradicional encuentro regional de verano de jóvenes de la Unitalsi lombarda, titulado ‘Juntos en el camino de la alegría’.

El hijo de Adriano Celentano y Claudia Mori habló de cómo se encontró con la fe, del ‘hijo de papá’ que era, al ‘hijo de Dios’ en el que se ha convertido.

«Enfermedad» y «tierra quemada»

Cuando hizo su debut lanzando su primer álbum en solista en 1989, leemos en www.chiesadimilano.it (11 de julio), admitió que estaba ‘dedicado solo a las canciones y a mi trabajo: ya no iba a la iglesia ni rezaba’.

Al año siguiente el mundo se le vino encima: «Una tarde tuve un paro respiratorio que me impedía cantar. Había dejado de hacer deporte, ya no salía con mis amigos, me dejó mi novia…». En pocos meses, Giacomo se encontró ‘solo con mi enfermedad’ y ‘con la tierra quemada alrededor’.

El camino vocacional

Así que volvió a orar, a su manera: «Señor, ¿por qué yo? ¿Quieres que no cante más? ¿Quieres que sea fraile?». Un pensamiento que obstinadamente volvió a su mente. Luego, gracias al padre Emilio, un fraile franciscano de Milán, inició un camino vocacional para comprender cuál era el plan de Dios para él.

Entonces, cuando su guía espiritual le preguntó: «Si Dios te devuelve la voz mañana por la mañana, ¿volverás a cantar o serás fraile?», Giacomo respondió: «Volveré a cantar». Y el padre Emilio: «Entonces el convento era un paliativo». Esas palabras le abrieron los ojos.

Lourdes

LOURDES FRANCE

Se lee, siempre en el portal de la Curia de Milán, que Giacomo en ese período rezaba mucho, iba a misa, leía textos espirituales. «Luego fui a Lourdes con mamá y papá – recordó – La Gruta de Massabielle me impresionó mucho.

Una tarde había muchos enfermos, incluso más graves que yo, rezando. Yo también recé a la Virgen: «María, no te pido éxito, popularidad, sino de dar sentido a mi vida, de realizarme».

El amor por Katia

Después de Lourdes otro punto de inflexión. Siente que hay algo más que amistad hacia una chica que había conocido poco antes: Katia. Se compromete con ella, pero «en castidad, porque para nosotros era un valor importante», y después de 4 años y medio, en 2002, la boda.

En el 2004, para coronar su amor, nace su hijo. «Somos una familia de creyentes, ahora tratamos de vivir el Evangelio en la vida cotidiana, incluso con nuestras limitaciones, nuestros pecados, nuestra fragilidad».

La caridad

Con Vito Cifarelli, Katia y su hijo, Giacomo, fundó la asociación ‘La ciudad de la divina misericordia’ (el mismo título del himno que compuso) con el objetivo de ayudar a los niños y adolescentes en dificultad, los pobres, los enfermos, las personas con discapacidades acogiéndolas en un centro de acogida. Ya ha comenzado una recaudación de fondos para hacer realidad este sueño.

Tags:
conversionitalialourdesmúsica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.