Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 febrero |
Santa Brígida de Irlanda
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Ex modelo de desnudos habla de su conversión: ‘Dios me da todo lo que necesito’

była modelka Klaudia Tołłoczko

fot. arch. prywatne Klaudii Tołłoczko

Klaudia Tołłoczko.

Katarzyna Szkarpetowska - publicado el 08/01/23

Klaudia estaba "sumergida" en pecados graves, pero una enfermedad y la muerte de un ser querido la llevaron a Dios

Klaudia Tołłoczko era una modelo cuya autoestima dependía de cuánto le gustaba a la gente su apariencia. Vivía «sumida» en pecados graves, pero una enfermedad y la muerte de un ser querido la llevaron a Dios. Hablé con ella para conocer su camino de conversión.

– Trabajar como modelo es el sueño de muchas chicas. Klaudia, empezaste muy temprano tu carrera en la industria de la moda…

Sí, comencé a modelar a los 16 y viví de eso hasta los 22. Cuando estaba en la escuela secundaria, mis amigos a menudo me decían que era fotogénica y que debería pensar en modelar, ¿y qué?, decidí intentarlo. Participé en una sesión de fotos, luego en otra. Empecé a recibir muchas ofertas de trabajos comerciales, que pagaban bien. Cuando tenía poco más de veinte años, tenía una cuenta de Instagram que era seguida por casi medio millón de personas.

– Hace unos años le diagnosticaron una enfermedad grave y extremadamente debilitante. Los médicos no pudieron ayudarle.

Me diagnosticaron micosis sistémica. La enfermedad me llevó a buscar la ayuda de Dios, no era una conversión todavía, pero era el primer paso para construir una relación con el Señor. Al leer las Escrituras, aprendí la perspectiva de Dios sobre la vida humana. Entonces descubrí el poder de la dieta bíblica (basada en alimentos no procesados, en su mayoría de origen vegetal). Lo apliqué a mi vida y el Señor Dios comenzó a sanarme. No inmediatamente, gradualmente, a través del ayuno y la oración.

Hoy sé que si no hubiera sido una prueba, si Dios me hubiera sanado en un instante, no hubiera estado mucho tiempo con Él. Habría seguido pecando, y quizás hubiera perdido mi oportunidad de salvación y la vida eterna.

La enfermedad no fue el único sufrimiento que me llevó a Dios. Poco tiempo después de que me enfermé, mi tío Paul, que era como un hermano para mí, murió. Había muy poca diferencia de edad entre nosotros. Era un joven sano que nunca había estado enfermo. Se durmió y no despertó; tuvo un ataque al corazón. Su muerte me sacudió mucho.

-¿Qué sentiste cuando te paraste junto al ataúd de tu tío?

En ese momento toda mi vida pasó ante mis ojos. Recordé las palabras de la Escritura: «No sabes ni el día ni la hora». En ese momento, aunque estaba tratando de conocer al Señor Dios, mi vida no se parecía a la de un cristiano convertido. Tomé atajos, y estaba sumido en pecado grave.

Recuerdo que después de la muerte de mi tío Paul, me arrodillé y grité: «Espíritu Santo, ven, te necesito en mi vida. Sin Tu ayuda, no podré volver a levantarme.»

-¿Vino?

Sí, él vino y le dio un giro de 180 grados a mi vida. Decidí hacer una Confesión general. Escribí en un papel los pecados con los que había lastimado al Señor todos esos años. El Espíritu Santo me ha recordado incluso ofensas menores desde la niñez, como tomar monedas de la cartera de mi abuela sin que ella lo supiera. Esa confesión fue un gran comienzo. El comienzo de una maravillosa aventura con Dios.

była modelka Klaudia Tołłoczko
Klaudia con la imagen de la Divina Misericordia.

-Como modelo de fotografía, ha participado, entre otras cosas, en sesiones de desnudos. Sus fotografías han aparecido en revistas para adultos. ¿Cómo ve ese período hoy, años después?

Lo dejé atrás. Me sentí infravalorada. Mi autoestima dependía de cómo me veía y de cómo pensaban los demás sobre mí. Necesitaba confirmación de que era atractiva, por eso el trabajo de modelo era tan necesario para mí. Alimentaba mi hambre de ser aceptada. Hoy me miro como me mira Dios, es decir, con amor, con aceptación.

– Tenía un novio rico con el que vivía en un apartamento lujoso, tomaba vacaciones caras y ganaba mucho. ¿A veces se arrepiente del hecho de haber renunciado a todo esto?

No, porque he encontrado al Señor Dios, y para mí esto es lo más importante. Dios me da todo lo que necesito. Durante tres años, escuché una voz en mi corazón que decía: «Sígueme». Sentí que era Jesús invitándome a seguirlo, pero no sabía a dónde ir, así que le pregunté: «Señor Jesús, ¿qué quieres decir? Después de todo, ya dejé la moda. Me separé de mi novio, con quien vivía en pecado. Ya he hecho el discernimiento dándome cuenta de que no estoy llamada a la vida religiosa. ¿Qué quieres, Señor?»

La respuesta llegó recientemente, durante la adoración del Santísimo Sacramento. El Señor Jesús me mostró claramente que mi llamado es la evangelización. Él quiere que le hable a otras personas acerca de Él, creyentes y no creyentes, personas sin hogar y prostitutas, en iglesias, orfanatos, correccionales y prisiones. Todo lo que haga, lo quiero hacer para Su Gloria.

Tags:
conversionespiritu santofamosospoloniapornografia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.