Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Benedicto XVI me dijo: «Nos vemos en el cielo. Ahí estaré esperándote» [Testimonio]

Grzegorz Polakiewicz z papieżem seniorem Benedyktem XVI

fot. arch. prywatne Grzegorza Polakiewicza

Grzegorz Polakiewicz y el papa emérito Benedicto XVI.

Grzegorz Polakiewicz - publicado el 06/01/23

Grzegorz Polakiewicz: "Cuando lo vi, aunque estaba sobre una pierna y con dos muletas, me arrodillé ante él, puse mi cabeza entre sus manos y las lágrimas brotaron de mis ojos. No podía pronunciar una sola palabra. Lloré y me acarició la cabeza..."

Hay mucha gente que podría escribir mucho más sobre la relación con el Papa Benedicto XVI. Su viejo amigo, el arzobispo Alfons Nossol, monseñor Paweł Ptasznik o incluso el cardenal Stanisław Dziwisz. 

El día de la muerte del Papa Benedicto XVI me llegaron decenas de solicitudes de entrevista, por eso hago público este recuerdo. Este es mi testimonio personal. Un chico corriente, sencillo, que experimentó la gran gracia de estar cerca de, en mi opinión, un santo.

Mi visita al Vaticano

Era la noche del 11 de noviembre de 2019. Roma se estaba ahogando en la lluvia. Un momento después de las 5 de la tarde terminé mi capuchino en un bar cercano en Borgo Pio y me paré en la Puerta de San Pedro. Fui conduciendo al Vaticano. 

En la oficina de pases de la Gendarmería vaticana, mostré una carta de invitación firmada por el secretario personal del Papa jubilado, el arzobispo Georg Gänswein, luego subí al auto con uno de los oficiales y, por el Cortile del Belvedere, nos dirigimos hacia el Jardines del Vaticano, y luego nos detuvimos frente a la puerta del Monastero Mater Ecclesiae.

El oficial tocó el timbre, luego se abrió la puerta y me pidió que saliera del auto. En la puerta del convento estaba parada una hermana sin hábito que servía en el convento, quien me recibió con una cálida sonrisa y una palabra amable. Entramos al pasillo, ella tomó mi chaqueta y me invitó a esperar en la habitación de la izquierda en la planta baja.

Pasaron unos minutos. Tenía muchas ganas de este encuentro, porque la última vez que nos vimos fue hace tres años.

Encuentro con Benedicto XVI

De repente, la puerta se abrió y apareció en silla de ruedas la figura del Papa Emérito, el Santo Padre Benedicto XVI. Cuando lo vi, aunque estaba en una pierna y con dos muletas, me arrodillé ante él, puse mi cabeza en sus manos y las lágrimas brotaron de mis ojos.

No podía pronunciar una sola palabra. Lloré y me acarició la cabeza y no me sentí avergonzado en modo alguno.

Ese momento fue como cuando conoces a alguien muy cercano a ti después de una larga separación. Levanté la cabeza y mis ojos llorosos vieron su rostro sereno, amoroso y gentil. Besé la mano de Su Santidad y el arzobispo Gänswein me ayudó a levantarme y sentarme al lado del Santo Padre. Iniciamos nuestra reunión.

Regalos polacos para el Papa jubilado

Traje a Su Santidad muchos regalos de Polonia. Entre ellos había cartas de personas para quienes sigue siendo extremadamente importante y que lo aman. Discos con música clásica interpretados por jóvenes músicos de la orquesta Sinfonia Iuventus, un álbum en inglés sobre la vida y obra de Fryderyk Chopin y mi libro Sólo se vive una vezCuando el Santo Padre tomó este último en sus manos, comenzó a hojear página tras página y preguntó por todas las personas en las numerosas fotos. Estaba muy interesado. Y bendijo a todos.

Desafortunadamente, el libro se publicó solo en polaco, y en él recuerdo varios de nuestros primeros encuentros, aún durante el pontificado del Papa Benedicto XVI. Cuando terminamos de revisarlo, el arzobispo Gänswein me lo devolvió diciendo: «Por favor, tómelo. Se lo da a alguien que entienda polaco. Entonces el Santo Padre puso su mano sobre él, diciendo: ‘Por favor, déjalo estar en mi biblioteca'».

Este gesto me hizo sentir una vez más una gran emoción. Me sentí especial.

Vea las fotos de este extraordinario encuentro:

Benedicto XVI: humildad, modestia, amor

También ofrecí a Su Santidad mi «compostela» del Camino de Santiago de 2017, cuando caminé por la intención del Santo Padre en el 90 aniversario de su nacimiento. Tomó este documento encuadernado en sus manos, me miró y dijo: «¿Y has recorrido un camino tan largo y difícil para mí? ¿Qué he hecho para merecer esto?

Cómo me avergonzaba una vez más su inmensa humildad. Su humildad y su gran amor. Pensé en cuál podría ser mi regalo para él comparado con todos los que recibe de todas partes del mundo. Y, sin embargo, me demostró que era algo especial para él.

Vio lo que era invisible a los ojos. Vio el amor que solo se puede ver con el corazón.

Simplemente me sentí amado

Durante este encuentro también hubo momentos divertidos cuando el Santo Padre hojeaba los CD con grabaciones de música clásica que yo le había dado. Estaba encantado con los conciertos de Mozart, Bach, Schubert, la composición Przymierze de Michał Lorenc, el disco Jazz de Piotr Baron Wodecki, y yo temblaba de que el Santo Padre me preguntara por algunas obras de grandes compositores, porque yo no puedo llamarme experto en música en absoluto.

Cuando llegó al CD de la música de Haydn, miró las piezas y comentó: «Hmmm. No me gusta. Aquí está Georg, es para ti»… Y todos nos reímos sinceramente, como en un grupo de amigos.

Una vez más, no sentí que uno de los más grandes teólogos y pensadores estuviera sentado a mi lado. Uno de los papas más grandes de la Iglesia. Sentí que estaba con alguien para quien era importante. Simplemente me sentí amado.

Sabía que estaba sentado al lado de lo que presumo es un futuro doctor de la Iglesia y un santo, pero sentí que estaba con alguien para quien yo era alguien importante. Que ve mucho más en mí que un visitante más.

Un regalo del Santo Padre

Podría sentarme allí para siempre, pero cuando noté que el Santo Padre comenzaba a debilitarse, sin palabras acordamos con el arzobispo Georg que era hora de terminar lentamente con la audiencia.

Tuve una petición al Santo Padre al final. Traje conmigo un solideo de la sastrería Gammarelli, donde se fabrican las vestiduras papales desde el siglo XVIII. Le pedí al Santo Padre si podía ponérmelo en la cabeza por un momento. Se quitó el suyo, la puso en una caja y tomó mi mano.

«Nos vemos en el cielo»

Cuando me bendijo al final de la reunión, me puse la chaqueta y, saliendo de la habitación con el arzobispo Georg, miré al Santo Padre por última vez. Levantó levemente la mano y dijo: «Nos vemos en el cielo. Te estaré esperando allí».

Lo saludé con la mano, no como si me estuviera despidiendo del jefe de la Iglesia, sino como si fuera alguien cercano a mí. Salí del convento Mater Ecclesiae acompañado del Arzobispo. No pudimos ocultar nuestras lágrimas. Tampoco había necesidad de eso.

En este punto, no puedo pasar por alto el papel y la dedicación del Arzobispo Gänswein como secretario personal del Papa Benedicto. Les deseo a todos tal amigo, y agradezco al Arzobispo su vida dedicada al servicio del Santo Padre y de la Iglesia.

Público en San Pedro

El Santo Padre recordó cada uno de nuestros encuentros. Cada detalle. Y yo no era ni soy nada especial. Un chico ordinario. Pero trató a todos por igual. Con el mayor respeto y atención. Tenía un gran amor por todos.

Recuerdo una de las audiencias generales con el Santo Padre Benedicto XVI. Cuando llegué a la plaza de San Pedro, ya estaba repleta. Al final de la plaza, vi a una anciana rezando el rosario y esperando para encontrarse con el Papa. Desafortunadamente, ella estaba fuera de las barreras.

Me acerqué a ella y le pregunté: «¿Quieres acercarte conmigo? Tengo dos boletos». Ella respondió: «No quiero molestarte. Seré feliz si al menos veo al Santo Padre. Le respondí: «Entonces te invito conmigo, desde ese lugar podrás ver mejor al Santo Padre».

El encuentro más emotivo

Cuando llegamos a la sección especial, que está justo al lado del trono papal, sus ojos se llenaron de lágrimas y dijo: «Señor, ni siquiera estoy bien vestida. No debería estar aquí»«El Señor Jesús está mirando otra prenda, la invisible a los ojos», respondí, tomándola de la mano.

En toda la audiencia, las lágrimas corrían por sus mejillas mientras miraba al Santo Padre. Todavía no sabía qué regalo Dios le había preparado. Luego de la bendición y el baciamano (beso de la mano), el Papa se dirigió al sector y ella pudo darle la mano.

Para el Santo Padre en ese momento ella era como la única persona en la plaza, y para ella él lo era también. Esta reunión duró quizás dos segundos, pero fue una de las reuniones más conmovedoras que he presenciado.

¡El santo ha muerto! ¡El santo ha muerto!

Así recuerdo al Papa Benedicto XVI de cada uno de nuestros encuentros. Incluso en el Palacio Apostólico, durante las audiencias generales en la Plaza de San Pedro, en la residencia de verano de Castel Gandolfo o en el Monastero Mater Ecclesiae de los Jardines Vaticanos.

Cuando tomó tu mano y te miró a los ojos, solo estabas tú para él. ¡Incluso si hubiera miles de personas alrededor, en ese momento solo estabas tú para él! Quizás por eso me cuesta tanto hacer una entrevista, porque no puedo contener las lágrimas cuando recuerdo todos estos hechos. Porque esta es la segunda persona más cercana a mi corazón que amo y, en un sentido humano, pierdo en una semana. Porque hay un gran vacío en el corazón, pero también una certeza interior porque creo que la Iglesia confirmará a través del proceso de beatificación que el Papa Benedicto XVI ya está en el cielo e intercede por nosotros ante el Señor.

Hoy, como el día del funeral en la plaza de San Pedro, quiero gritar con plena convicción, como los niños en las calles de Roma después de la muerte de San Benito José Labre: «¡El santo ha muerto! ¡El santo ha muerto!”

Te amo, Santo Padre. Gracias y nos vemos en el cielo.

Tags:
benedicto xvicielodiscapacidadpapasantidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.