Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 febrero |
Santa Genoveva Torres Morales
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Benedicto XVI, el «cuarto Rey Mago»

Benedykt XVI w zabawnych sytuacjach

PATRICK HERTZOG/AFP/East News

Alvaro Real - publicado el 04/01/23

Son muchos los hombres y mujeres, santos y santas desconocidos, que siguieron la estrella y ofrecieron al Niño sus mejores regalos. Eso fue lo que también hizo Joseph Ratzinger

«Melchor, Gaspar y Baltasar», digo yo… y Artabán, responden una y otra vez mis hijas. Artabán es el protagonista de una leyenda entrañable: El cuarto Rey Mago. 

Se perdió en el camino, un eclipse tapó la estrella. Buscó, buscó y buscó. Finalmente encontró al Resucitado en el más necesitado. Es una leyenda que encierra una bella enseñanza… ¡Artabán existe, sí!, pero no hay uno… hay muchos cuartos Reyes Magos.

Ha querido la Providencia que el primer viaje fuera de Italia de Benedicto XVI fuera a Colonia a visitar la tumba de los Reyes Magos y su último viaje, el eterno, el de su funeral, el del reposo de su cuerpo mortal en la víspera de la Epifanía del Señor, fiesta de los Reyes Magos. No existen las casualidades.

Cariño de Benedicto XVI por los Magos

El papa Benedicto XVI tuvo una especial predilección ante los Magos. En Colonia, en 2005 reservó hueco en su agenda para rezar ante la tumba de Melchor, Gaspar y Baltasar.

Allí preguntaba en su discurso: «¿Por qué los Magos fueron a Belén desde países lejanos? La respuesta está en relación con el misterio de la «estrella» que vieron «salir» y que identificaron como la estrella del «Rey de los judíos», es decir, como la señal del nacimiento del Mesías (cf. Mt 2, 2)».

El papa Benedicto mostraba la importancia de este viaje, la llamada y la unión con la vocación universal:

«Los Magos partieron porque tenían un deseo grande que los indujo a dejarlo todo y a ponerse en camino. Era como si hubieran esperado siempre aquella estrella».

La vida de Benedicto XVI también fue esa. De pequeño vivió el infierno nazi y en medio del horror también vio la estrella: descubrió la belleza y la verdad de la fe en Cristo. Se hizo seminarista y sacerdote junto a su hermano Georg.

En su vida, seguramente se haría muchas veces la pregunta que sugirió a los seminaristas en su visita a Colonia y que se hicieron los Magos: «Su corazón, henchido de asombro, le hace decir en la oración: Señor, ¿por qué precisamente a mí? Pero el amor no tiene un ‘porqué’, es un don gratuito al que se responde con la entrega de sí mismo».

Como teólogo buscó, buscó y buscó incansablemente la verdad, tomando como lema episcopal: «Colaborador de la verdad». Siempre siguiendo la estrella. Llegando a ser Pontífice, como él mismo dijo: «un trabajador sencillo y humilde en la viña del Señor».

Benoit XVI

El poder, el servicio, el regalo del cuarto Rey Mago

Llegaría entonces al poder del palacio, al Pontificado y lo ejerció teniendo en su mente el poder de los Magos, el del oro, el incienso y la mirra. No el poder terreno, no el poder que se podría esperar de quien está al mando, más bien de quien está al servicio. Siguió el camino de conversión de los Magos.

Él mismo explicó en Colonia lo que le sucedió a Sus Majestades: «Aprenden que su vida debe acomodarse a este modo divino de ejercer el poder, a este modo de ser de Dios mismo. Han de convertirse en hombres de la verdad, del derecho, de la bondad, del perdón, de la misericordia. Ya no se preguntarán:  ¿Para qué me sirve esto? Se preguntarán más bien: ¿Cómo puedo contribuir a que Dios esté presente en el mundo?».

Una pregunta que ahora puede leerse como leitmotiv de su vida. ¿Acaso no fue eso lo que hizo? Desde la Doctrina de la Fe, desde la Cátedra de San Pedro o desde el silencio y la oración del Monasterio Mater Ecclesiae, siempre pensando en su mejor contribución, buscando el mejor regalo.

papież Benedykt XVI modli się podczas pobytu na Malcie

Una página del Evangelio

La estrella guiaría el camino de Ratzinger y también quiso Benedicto XVI mostrársela al mundo, especialmente a los jóvenes, para que no perdieran su luz al caminar. Como un gran consejo que el abuelo ofrece a sus nietos.

Así lo pudimos sentir todos los presentes en la vigilia de la JMJ de Colonia, en la explanada de Marienfeld:

«Los Magos que vienen de Oriente son sólo los primeros de una larga lista de hombres y mujeres que en su vida han buscado constantemente con los ojos la estrella de Dios, que han buscado al Dios que está cerca de nosotros, seres humanos, y que nos indica el camino. Es la muchedumbre de los santos —conocidos o desconocidos— mediante los cuales el Señor nos ha abierto a lo largo de la historia el Evangelio, hojeando sus páginas; y lo está haciendo todavía. En sus vidas se revela la riqueza del Evangelio como en un gran libro ilustrado». 

Benedict XVI

Bien podría incluirse a Benedicto XVI en la lista de estos hombres y mujeres. Por eso, me gustaría pensar en Benedicto XVI, como uno de tantos «cuartos Reyes Magos».

Tags:
benedicto xvifuneralreyes magos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.