Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Llega la Navidad: ¡preparémonos para el Boxing Day!

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
boxing day

Sergei Bachlakov - Shutterstock

De acuerdo con la tradición, miles de clientes compran gangas en el Boxing Day el 26 de diciembre de 2012 en Vancouver, Canadá.

Lucia Graziano - publicado el 24/12/22

En los países de habla inglesa, el 26 de diciembre se conoce popularmente como "Boxing Day": una expresión que a menudo nos hace arrugar la nariz, porque a nuestros ojos nos parece demasiado poco evangélico. Pero analizar la historia de este término puede reservarnos agradables sorpresas: ¡el "Boxing Day" de los orígenes era mucho más cristiano de lo que imaginamos a primera vista!

Alguno podrá burlarse de este anglicismo: «¡pero cómo! El 26 de diciembre es el Boxing Day. ¿Y aquí llamamos la atención sobre el Boxing Day descristianizado y políticamente correcto de los británicos?»

A primera vista, la objeción es ciertamente razonable, pero quizás este artículo reserve una grata sorpresa para algunos de nuestros lectores. Contrariamente a lo que podría imaginarse, el término Boxing Day (que en los países de habla inglesa designa al 26 de diciembre) es mucho más cristiano de lo que podría parecer a primera vista.

Las cajas a las que se hace referencia no son (como suele pensarse) las cajas de regalos de Navidad, ahora desechadas y amontonadas bajo el árbol en un himno vacío al consumismo. En realidad, la tradición del Boxing Day es mucho más compleja. Y mucho más hermosa.

Y bueno, averigüémoslo juntos. Quién sabe, tal vez volvamos a rescatar el sentido de esta fiesta. O al menos tendremos algo interesante para compartir mañana en el almuerzo festivo.

Cajas de limosnas en las iglesias

Todo comenzó con los albores de la era moderna, cuando en Inglaterra muchas iglesias comenzaron a ofrecer cajas de limosnas en las celebraciones durante el Adviento. Es decir, pequeñas cajas hechas específicamente para recoger las limosnas de los fieles.

La peculiaridad radicaba en que las sumas que se depositaban en estas cajas se repartían íntegramente entre los más necesitados (a diferencia de lo que sucedía con las limosnas «normales» que se recogían durante la Misa, y que normalmente servían también para cubrir los gastos normales de la iglesia).

Las cajas de limosnas que se exhibían durante las semanas de Adviento habrían estado enteramente dedicadas a los necesitados, sin peros. Y naturalmente, ante esa promesa, los feligreses se sentían aún más animados a donar. Al final del período de Adviento, ¡esas cajitas estaban llenas de monedas!


El último día disponible para depositar el dinero en las cajas de limosnas era el 25 de diciembre (durante la Misa de Navidad, todos son un poco más generosos, y tal vez incluso donaba ese feligrés que vivía fuera por trabajo durante el año).

Al día siguiente, las limosnas eran recolectadas y luego distribuidas a las familias necesitadas. Y este Boxing Day realmente traía un soplo de alivio y alegría a los hogares modestos. ¡En pleno espíritu navideño!

Regalos de fin de año para los empleados

Hay más. Para la primera mitad del siglo XVII, las pequeñas cajas creadas a imitación de las que adornaban las iglesias también habían aparecido en los mostradores de las tiendas y en las mesas de trabajo de los dependientes de las tiendas (es decir, esos jóvenes voluntariosos que se abrían camino por una mala paga).

Un poco como sucede hoy en esos lugares que exhiben el tarro de propinas, las latas de los chicos se quedaban allí durante todo el período festivo. En definitiva, confiaban en el buen corazón de los clientes… y muy a menudo, no sin éxito.

La generosidad navideña hace maravillas, y a muchos les gustaba dejar una pequeña propina al personal que trabajaba en su tienda de confianza. Los dependientes más simpáticos tenían muchas posibilidades de acumular, día tras día, un buen fondo de ahorro con el que garantizar una celebración serena, y algún capricho por Navidad .

En un momento, incluso algunos empleadores pensaron que sería un buen gesto deslizar ellos mismos algunos billetes en la caja de propinas que estaba allí en la tienda. A finales de siglo, en todos los lugares de trabajo se había establecido la costumbre de dar pequeños obsequios navideños a todos los empleados. Era el equivalente a la cesta de nuestra empresa (o la paga extra, si se prefiere).

Y en el siglo XIX, el Boxing Day volvió a ser aquel en el que se ejerce la caridad cristiana

Durante el siglo XVIII, esta costumbre declinó gradualmente; aunque solo fuera por la creencia común de que un contrato de trabajo más favorable, con salarios más sustanciales todos los meses del año, era mejor que un único aguinaldo de cuantía incierta y variable.


Pero la costumbre de regalar algo a los subordinados siguió estando en boga en los grandes edificios señoriales, en los que a menudo se creaba un clima de verdadera familiaridad entre el patrón y la multitud de empleados que convivían bajo el mismo techo: mayordomos, cocineros, camareros…

Después de todo, sería muy triste no darle ni un pequeño regalo a ese ayuda de cámara que está a tu lado los siete días de la semana, convirtiéndose muchas veces en el guardián de todos tus secretos.

Y por ello, en esos contextos tan particulares, se siguieron distribuyendo a los empleados cajas regalo con obsequios de fin de año. Y (como en Navidad todo el mundo es más simpático) se siguieron repartiendo entre todos los trabajadores que en diversas funciones habían servido a la familia durante el año: deshollinadores, herreros, proveedores…

Una tradición «igualitaria»

Fueron precisamente las familias aristocráticas (por su propia naturaleza, siempre las más atadas a las tradiciones del pasado) las que mantuvieron viva la costumbre de destinar el día 26 de diciembre al reparto de limosnas.

Por ejemplo, en el Londres del siglo XVIII, se sabe que existían numerosas organizaciones benéficas que, trabajando bajo el patrocinio de la aristocracia, abrían sus puertas de par en par a los necesitados en el Boxing Day, ofreciéndoles refrescos que no eran sólo una comida caliente «normal». Era un almuerzo festivo literal a base de canapés, sopas refinadas y manjares de todo tipo, muchas veces recién salidos de las cocinas de las casas señoriales.

Pero eso no era todo: sucedía con frecuencia que, en ese día de celebración, actuaban como camareros los mismos aristócratas que habían financiado la operación. Era un gesto de servicio lleno de significado, que en pleno espíritu evangélico unía a hombres de todas las procedencias en un ambiente festivo, y en el nombre de Jesús.

¿Te imaginas algo más navideño? ¡Casi parece la descripción de un belén!


En resumen: ¡el término «Boxing Day» es mucho más cristiano de lo que imaginamos!

Precisamente de la unión de todos estos elementos (las cajas de limosnas de las iglesias para recoger limosnas; las cajas de propinas expuestas en las tiendas y las cajas de regalo que la aristocracia británica seguía enviando a los menos favorecidos) que el día 26 de diciembre poco a poco comenzó a ser conocido en broma como Boxing Day.

El Oxford English Dictionary registra el término por primera vez en 1833, pero las primeras atestaciones escritas de este uso se remontan a unos noventa años antes de esa fecha.

En resumen: contrariamente a lo que pudiera imaginarse, el término Boxing Day no nació como un intento secularista de ocultar la memoria de San Esteban para llamar la atención sobre la Navidad consumista. Al contrario, se desarrolla gracias a la influencia de aquellas obras de caridad cristiana con las que se acostumbraba celebrar el 26 de diciembre. Un descubrimiento reconfortante, me atrevo a decir.

Y también me atrevería a añadir: uno casi quisiera desempolvarlo de nuevo este año, y en su sentido antiguo, el Boxing Day del pasado. ¡No sé ustedes, pero me cuesta imaginar mejores formas de celebrar la Navidad!

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
historianavidadreino unidosolidaridadtradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.