Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 23 septiembre |
San Pío de Pietrelcina
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

10 claves del Papa Francisco para la «conversión» en Navidad

Papież Franciszek o czytaniu Słowa Bożego

Andrew Medichini/Associated Press/East News

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 22/12/22

En el discurso a la Curia Romana en Navidad, el Papa les advierte del peligro de creerse mejor que los demás y sobre los «demonios educados»

Esta mañana, 22 de diciembre de 2022, en la Sala de la Bendición del Palacio Apostólico Vaticano, el papa Francisco recibió en audiencia a los cardenales y superiores de la Curia Romana para la presentación de las felicitaciones navideñas.

El discurso del Papa es un llamamiento a la «conversión». Pide de tener atención con la tentación de sentirse «seguros, que somos mejores» y que no necesitan de la conversión: 

«Nosotros corremos mayor peligro que todos los demás, porque nos asecha el “demonio educado”, que no llega haciendo ruido sino trayendo flores», sostuvo.

El Papa dijo «reservar las caricias para los cansados y los oprimidos», al mismo tiempo que recordó el Evangelio que invita a «vigilar», y a encontrar la valentía de «afligir a los consolados».  

En este sentido, el Papa les advirtió de la urgencia de la conversión, para no confundirla con  un «engaño del demonio» y para que busquen aquella, verdadera, «don del Espíritu». 

Luego les advirtió sobre la violencia que se ejerce en las relaciones cotidianas:

«La benevolencia es elegir siempre la modalidad del bien para relacionarnos entre nosotros. No existe sólo la violencia de las armas; existe la violencia verbal, la violencia psicológica, la violencia del abuso de poder, la violencia escondida de las habladurías» 

«Ante el Príncipe de la Paz, que viene al mundo, depongamos toda arma de cualquier tipo. Que ninguno saque provecho de la propia posición o del propio rol para mortificar al otro». Pues, la misericordia también es aceptar que el otro pueda tener sus límites.

Navidad

Al final, el Papa dirigió su más sentido mensaje de Navidad a los curiales: «Dios se hizo niño, y este niño, al hacerse grande, se dejó clavar en la cruz. […] En el perdón obra siempre la omnipotencia de Dios. Que la gratitud, la conversión y la paz sean entonces los dones de esta Navidad». 

El Obispo de Roma llegó en silla de ruedas al aula. Dos árboles de Navidad a los lados del estrado central desde donde el pontífice realizó su discurso, mientras en el fondo del escenario se pudo admirar una imagen de la Sagrada Familia

El marco del discurso del Papa, señalado por el Decano del Colegio Cardenalicio,  cardenal Re., la guerra en Ucrania y las otras guerras en África y Oriente Próximo, las consecuencias de la pandemia del Covid, la promulgación de la Constitución Praedicate Evangelium, entre otros temas.  

«¡Les deseo a todos una feliz Navidad! Y una vez más les pido que no se olviden de rezar por mí. ¡Gracias!», concluyó.

A continuación, los puntos claves del discurso del Papa sobre la conversión:

1Deshacerse de lo que es superfluo…

En primer lugar, el papa Francisco pidió «mirar nuestra vida a partir de esta luz especial» a los pies del Niño del pesebre. Pues, dijo, la Navidad «no es la luz de la gloria de este mundo». 

«Él elige la pobreza», así, del mismo modo «cada uno de nosotros está llamado a volver a la esencialidad», sin lo «superfluo y que puede volverse un impedimento en el camino de santidad». 

2Examinar la propia existencia: tener memoria del bien

En segundo lugar, Francisco instó a examinar la propia existencia, pero el punto de partida es «la memoria del bien» recibido. 

También ser capaces de dar un nombre al mal que hemos vivido o sufrido. «Ser conscientes de nuestra pobreza sin serlo también del amor de Dios, nos aplastaría». Es una invitación a la «gratitud».  

3Atención con la soberbia espiritual

Dar gracias por las cosas ocurridas este año, pero lo más importante: «Nuestra conversión, que nunca es un discurso acabado», afirmó el Papa. 

«Lo peor que nos podría pasar es pensar que ya no necesitamos conversión, sea a nivel personal o comunitario

«Convertirse es aprender a tomar cada vez más en serio el mensaje del Evangelio e intentar ponerlo en práctica en nuestra vida», añadió. 

Para el Papa no se trata «de tomar distancia del mal, sino de poner en práctica todo el bien posible». 

Y dice: «Ante el Evangelio seguimos siendo siempre como niños que necesitan aprender. Creer que hemos aprendido todo nos hace caer en la soberbia espiritual». 

4Atención con el fijismo…

El Papa advirtió que «lo contrario a la conversión es el fijismo». Esto lo dijo después de recordar «la conversión que nos dio el Concilio Vaticano II». 

El Papa alertó sobre «fijismo», es decir, «la convicción oculta de no necesitar ninguna comprensión mayor del Evangelio»

«Es el error de querer cristalizar el mensaje de Jesús en una única forma válida siempre». Además afirmó que «la herejía verdadera no consiste sólo en predicar otro Evangelio, sino también en dejar de traducirlo a los lenguajes y modos actuales». 

5La conversión y evolución del mal

Alertó del problema de olvidar que tras la conversión el mal vuelve más fuerte.

La conversión «impulsa al mal a evolucionar, a volverse cada vez más insidioso, a enmascararse de manera nueva para que nos cueste reconocerlo. Es una verdadera lucha», observó el Papa. 

El Papa dijo que el mal crece y el diablo vuelve disfrazado de bondad. «Nuestro primer gran problema es confiar demasiado en nosotros mismos, en nuestras estrategias, en nuestros programas». 

Entonces, invita: «no tenemos que confiar en nosotros mismos, sino sólo en el Señor». «Algunas caídas, también como Iglesia, son una gran llamada a volver a poner a Cristo en el centro». 

6Denunciar el mal no es suficiente, hay que vigilar…

Entonces, el Papa pide: «denunciar el mal» y «optar por una conversión». «La simple denuncia puede hacernos creer que hemos resuelto el problema, pero en realidad lo importante es hacer cambios, de manera que no nos dejemos aprisionar más por las lógicas del mal, que muy a menudo son lógicas mundanas». 

En este sentido, instó a practicar la vigilancia. Pues, Jesús describe la necesidad de esta atención sobre nosotros mismos y sobre la Iglesia cuando narra del demonio que sale de una casa y vuelve con otros siete para hacer más desorden en casa. (Lc 11,24-26). 

7 Atención con la rigidez, la cerrazón o la presunción de ser mejores que los demás…

7. Atención con la rigidez, la cerrazón o la presunción de ser mejores que los demás…El Papa recordó que en el siglo XVII aconteció el famoso caso de las monjas de Port Royal, para ilustrar la «cerrazón intransigente». En este sentido, afirmó: «De Madre Angelica y de sus monjas se decía: “Puras como ángeles, soberbias como demonios”. El Papa recordó que en el siglo XVII aconteció el famoso caso de las monjas de Port Royal, para ilustrar la «cerrazón intransigente». En este sentido, afirmó: «De Madre Angelica y de sus monjas se decía: “Puras como ángeles, soberbias como demonios”. 

El Papa recordó que en el siglo XVII aconteció el famoso caso de las monjas de Port Royal, para ilustrar la «cerrazón intransigente». En este sentido, afirmó: «De Madre Angelica y de sus monjas se decía: “Puras como ángeles, soberbias como demonios”. 

«Habían expulsado al demonio, pero volvió siete veces más fuerte y, bajo apariencia de austeridad y rigor, había llevado consigo la rigidez y la presunción de ser mejores que los demás. El demonio expulsado vuelve siempre…». 

8 Afligir a los consolados…

Somos ovejas – dice el Papa – que en cualquier momento nos hemos alejado de Dios. «Son pecados que nos han humillado» por gracia de Dios.

Pero, el Papa advierte que los servidores de la Iglesia deben tener una atención especial para no caer en la tentación de sentirse «seguros, que somos mejores, que ya no nos tenemos que convertir.»

«Nosotros corremos mayor peligro que todos los demás, porque nos asecha el “demonio educado”, que no llega haciendo ruido sino trayendo flores», afirmó.

«Si a veces digo cosas que pueden sonar duras y fuertes, no es porque no crea en el valor de la dulzura y de la ternura, sino porque es bueno reservar las caricias para los cansados y los oprimidos, y encontrar la valentía de “afligir a los consolados». 

Así, el Papa citó a don Tonino Bello: «Porque a veces su consolación es sólo el engaño del demonio y no un don del Espíritu». 

9La necesidad de paz…

El Pontífice rememoró la martirizada Ucrania, pero también a los «tantos conflictos que están teniendo lugar en diversas partes del mundo». Dijo también no «declarar “santa” una guerra». 

«Allí donde reina la muerte, la división, el conflicto, el dolor inocente, nosotros no podemos más que reconocer a Jesús crucificado», agregó. 

Asimismo, citó las palabras de Dietrich Bonhoeffer, que en la cárcel donde estaba prisionero escribía: « Cristo nació en un establo, porque no hubo sitio para él en la hospedería, esto lo comprende un preso mucho mejor que cualquier otra persona, y para él significa una auténtica buena nueva». 

10Extirpar de nuestro corazón toda raíz de odio y resentimiento…

«Mientras sufrimos por los estragos que causan las guerras y la violencia, podemos [ …] extirpar de nuestro corazón toda raíz de odio y resentimiento respecto a los hermanos y las hermanas que viven junto a nosotros».

Benevolencia, la misericordia y el perdón son la medicina que tenemos para construir la paz, insistió. 

Santos a base de intentos….

Por último, indicó que el perdón significa conceder siempre otra oportunidad, es decir, comprender que uno se hace santo a base de intentos.

Pues, Dios no se cansa de perdonar, somos nosotros que nos cansamos de perdonar. 

«Toda guerra, para que se extinga, necesita del perdón. De lo contrario, la justicia se convierte en venganza, y el amor sólo se reconoce como una forma de debilidad». 

Leer aquí el texto completo del discurso del Papa Francisco a la Curia

Tags:
conversioncuria romanademonionavidadpapa franciscopazucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.