Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 febrero |
Santa Genoveva Torres Morales
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Las imágenes de Navidad que conectan con la Pascua

mosaico anunciación

Theastock - Shutterstock

Hermoso mosaico que muestra la Anunciación a la Virgen María fuera de la iglesia ortodoxa cristiana - Atenas, Grecia

Lucia Graziano - publicado el 18/12/22

El arte oriental es el que especialmente insiste en ello: son representaciones en las que la Virgen (a veces, en compañía del Niño Jesús) es advertida del destino que le espera a su Hijo

María hilaba (o al menos: así dice la leyenda), en aquel día santo cuando el ángel Gabriel visitó su casa para anunciarle la buena nueva.

Iba hilando (así lo asegura la tradición oriental), moviendo el huso con delicados y cuidadosos movimientos. Una pequeña madeja de algodón rojo vivo fue tomando forma lentamente gracias a su delicado toque, y la Virgen sonrió para sí misma anticipándose a las maravillas que podría tejer con ese hilo. Según algunas versiones de la leyenda, María estaba empacando su vestido de novia (en ese momento, el blanco aún no estaba tan de moda); según otros, a la niña se le había encargado tejer una tela para uso litúrgico que luego sería utilizada en el Templo.

Lo cierto es que María giraba cuando el ángel Gabriel entró en su casa pronunciando aquel primer «Salve, llena eres de gracia». Y entonces, todo fue como ya sabemos: el ángel le habló, María lo despidió; al oír el «sí» de la Virgen, Gabriel la dejó.

Pero si aquí el evangelista interrumpe la narración, sin extenderse más en los hechos de ese día, la leyenda disfruta añadiendo algunos detalles más. Comprensiblemente conmocionada, desconcertada por lo que acababa de experimentar, María instintivamente se tocó el vientre con una caricia. Entonces bajó la mirada, y lo que vio la sobresaltó: cuando Gabriele se le apareció, tomado por el asombro, la niña instintivamente dejó caer el huso con el que estaba trabajando en sus piernas; y así, la madeja de hilo se había esparcido por todos lados, creando una especie de mancha roja en su regazo. No fue gran cosa; pero, a primera vista, ese espectáculo la impresionó: María se quedó mirando la mancha escarlata en su regazo por unos segundos e instintivamente pensó que parecía sangre. O, reflexionó unos momentos después, una pequeña capa púrpura digna de cubrir a un rey. Y así fue como la Virgen María tuvo la primera premonición de lo que le sucedería un día a su Hijo: desde ese día, en silencio, comenzó a meditar estas cosas en su corazón.

O, al menos: esto es lo que cuenta la leyenda.

La Anunciación a María según el Protoevangelio de Santiago

Hemos usado repetidamente el término «leyenda», pero en realidad la historia encuentra una pista en el Protoevangelio de Santiago, un apócrifo que data de mediados del siglo II. La obra (que, precisamente, no está incluida en ningún canon bíblico) gozó no obstante de cierta difusión en la Edad Media.

A diferencia de otros apócrifos, el Protoevangelio de Santiago no contiene enseñanzas heréticas, al contrario, se limita a fantasear sobre la infancia de María. y juventud En definitiva: un texto en definitiva inofensivo, que se lee como una novela y que de hecho tuvo buena circulación a lo largo de la Edad Media.

Y es precisamente el Protoevangelio de Santiago (11, 1-4) el que describe el momento de la Anunciación en estos términos:

«María, tomando el cántaro, salió a sacar agua del pozo. Y he aquí, oyó una voz que decía: ‘Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú entre las mujeres'»‘. Miró a derecha e izquierda de donde provenía la voz, pero no vio a nadie. Toda temblando se fue a su casa, dejó el cántaro y, tomando la púrpura, se sentó en su banco e hizo girar. Y he aquí, un ángel del Señor se paró delante de ella, diciendo: «No temas, María»».

Y luego, la narración continúa como en los evangelios canónicos.

María aguadora

El episodio (sin duda imaginativo, pero en sí mismo nada peligroso a los efectos de la transmisión de la fe) tuvo cierta fortuna en la Edad Media que llevó a ser representado varias veces en las artes figurativas.

En los mosaicos de la Capilla Palatina y de la Iglesia Martorana de Palermo, ambos del siglo XII, vemos a María sacando agua del pozo, observada de lejos por Gabriel. Y una escena similar reaparece también en la Basílica de San Marco de Venecia, en un fresco del siglo XI.

En cambio, menos popular en el arte occidental fue la escena en la que María recibe el anuncio del ángel mientras lucha con el huso (aunque un bajorrelieve del siglo IX en la fachada de la basílica de San Michele en Pavía representa el momento precisamente en estos términos del Anunciación).

Por otro lado, la escena fue muy popular entre los artistas orientales, que de hecho volvieron a proponer esta imagen varias veces: un ejemplo entre miles es el mosaico de la Anunciación en la Catedral de Santa Sofía en Kiev, pero hay realmente numerosos iconos que hacen referencia a esta leyenda apócrifa.

Y lo hacen con una finalidad muy concreta, como sugiere la leyenda que relatábamos al principio (y que, como es lógico, se desarrolló en Rusia en el siglo XII): conectar idealmente la Navidad y la Pasión, recordando con fuerza a los fieles la las razones por las cuales Jesús vino al mundo.

La “Madonna del Pulgar”: y el Niño asustado busca consuelo en los brazos de su madre

El tema no es desconocido para el arte occidental, que a menudo insertaba pequeños signos en las representaciones de la Natividad que ya recordaban la Pasión de Jesús (hebras de paja que se superponen para formar una cruz por casualidad; gallos cantando en la noche para anunciar la traición de Pedro… ).

Pero la iconografía ortodoxa siempre se ha caracterizado por una atención muy particular a los vínculos entre el nacimiento de Jesús y su futura muerte: no es casualidad que la imagen dulcísima y dolorosa de la «Madre de Dios» venga también del Oriente de la Pasión.

En Occidente, los padres redentoristas la hicieron famosa como «Nuestra Señora del Perpetuo Socorro»; pero, en Europa del Este, este icono mariano es conocido como la «Virgen de los Dolores» (o, más popularmente, la «Virgen del Pulgar»).

En el cuadro, Miguel y Gabriel descienden a la tierra para rendir homenaje a María y al Niño, pero traen consigo presagios sombríos: en sus manos, los dos ángeles sostienen una cruz, una lanza, una esponja y una vasija de vinagre, todos los símbolos de la Pasión.

Al verlos, el Niño Jesús es presa del miedo humano, más exacerbado aún por su tierna edad: mira con temor los instrumentos de su Pasión y se arroja a los brazos de su madre, con tal ímpetu que pierde una de las sandalias.

Y entonces, apoya su manita sobre la de ella, apretando su pulgar en busca de consuelo: porque la Navidad es una celebración alegre, como debe ser… pero no está de más, incluso frente a la cuna, hacer una pausa y reflexionar un poco sobre la Semana Santa por venir.

Tags:
arte religioso
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.