Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
San Cristóbal Magallanes y compañeros mártires
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

La lección de Navidad que llegó de boca de un niño que sufrió abusos

shutterstock_560447647.jpg

Shutterstock -Kitreel

Un pequeño duerme plácidamente.

Mar Dorrio - publicado el 15/12/22

María García de Fleury relata a Mar Dorrio, instagramer y colaboradora de Aleteia, lo que le ocurrió en una visita reciente a un orfanato

Desde Venezuela, María García de Fleury, socióloga, licenciada en pedagogía religiosa y presidenta del apostolado mundial de la Virgen de Coromoto, nos va a contar una historia real (vivida en primera persona), preciosa, que nos invita a reflexionar sobre cómo es nuestra relación con el Bebé que va a nacer:

“Fuimos a un orfanato, llamado Casa Hogar de Niños, en Sabaneta, el Hatillo. En este orfanato, nos encontramos a muchos niños de nuestro país y a otros inmigrantes. En algún caso, como el de nuestro protagonista, los niños estaban todavía amoratados por los golpes recibidos antes de llegar allí.

Maria-GARCIA-DE-FLEURY-2.jpeg
María García de Fleury.

María explica por qué fue allí:

“Íbamos con el propósito de contarles la historia de la Navidad. Empezamos a hablarles de María, de José, de cómo llegaron a Belén y de cómo, no encontrando sitio en ninguna posada, tuvieron que acomodarse en un establo para guarecerse del frío de la noche. Y cómo allí, entre una mula y un buey, nació el niño Jesús, y fue colocado en un pesebre.”

Lo que ocurrió a continuación fue como un cuento de Navidad:

“Los niños y empleados escucharon cada palabra con toda atención. Cuando terminamos la historia, le dimos a cada niño tres trozos de cartón para que hicieran un pesebre, un cuadradito de papel de una servilleta amarilla para que hiciesen tiras a modo de paja y, de un viejo camisón de franela, un cuadradito de tela con el que debían hacer una mantita que pudiera calentar al Niño Jesús. Y, para rematar la actividad, un trozo de fieltro marrón para recortar en él la figura de un bebé.”

shutterstock_1869877006.jpg
El pesebre de Belén.

María prosigue:

“Mientras estaban trabajando, me pasé por las mesas, y me quedé sorprendida delante del pequeño Andrés, un niño de unos 6 años. En el pesebre de Andrés, no había un niño sino dos. Entonces, le pregunté a Andrés: ‘¿Por qué hay dos bebés en el pesebre?’.”

Y ahí llega la sorprendente respuesta del pequeño:

“El niño me repitió toda la historia que le acabábamos de contar, pero creó su propio final: ‘Cuando María puso a Jesús en el pesebre, Jesús me miró y me preguntó si yo tenía algún lugar a donde ir. Yo le dije que no, que no conocía ni a mi papá ni a mi mamá, y que no tenía ningún lugar a donde ir. Entonces, Jesús me dijo que yo podía estar allí con Él.'”

shutterstock_1695407803.jpg
Jesús rodeado de niños.

El niño siguió hablando con María, que me miraba asombrado:

“‘Le dije a Jesús que no podía, porque no tenía ningún regalo para darle. Pero quería quedarme con Él, así que se me ocurrió que un buen regalo era darle mi calor. Le pregunté:

‘Jesús, si te doy calor, ¿ése sería un buen regalo para ti?’. Y Jesús me contestó: ‘Si me das calor, ese será el mejor regalo que haya recibido nunca’. Por eso me metí con Él en el pesebre. Entonces, Jesús me miró y me dijo: ‘¡Puedes quedarte aquí para siempre!’.”

Para María, lo que le acababa de contra el niño era mucho más que una fabulación infantil. Era algo que llegaba al corazón. Era una inesperada lección de Navidad:

“Cuando terminó su historia, los ojos del pequeño Andrés brillaban, y las lágrimas empapaban sus mejillas. Había conocido a Alguien que jamás le abandonaría, ni abusaría de él. Alguien que le daría seguridad, amor y confianza. Alguien que estaría con él para siempre.”

“Y yo aprendí -nos dice María- que no son las cosas que tienes en tu vida las que cuentan, sino las personas que te acompañan. Eso es lo verdaderamente importante.”

En estas Navidades, busquemos la amistad con Dios, ese Amigo que nunca falla. Why not?

Tags:
catequesishuérfanoniño jesúsportal de belén
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.