Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 febrero |
San Blas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Misionero en silla de ruedas: «Creía que un cura debía estar en plena forma»

ksiądz Andrzej Bafeltowski, niepełnosprawny misjonarz z Ukrainy

fot. archiwum prywatne ks. Andrzeja Bafeltowskiego

Marta Rapcewicz - Aleteia Polaco - publicado el 13/12/22

Hablamos con el padre Andrzej Bafeltowski, un palotino que tras ser ordenado en 1991, partió para el trabajo pastoral en Ucrania. Allí tuvo un accidente automovilístico que lo dejó con una grave discapacidad

El padre Andrzej Bafeltowski soñaba con ser misionero lejos de su Polonia natal y fue enviado a Ucrania. Allí sufrió un accidente de coche que cambió muchas cosas en su vida… Lo explica en la siguiente entrevista a Aleteia.

¿Siempre has estado cerca de Dios?

De ninguna manera. Tuve una formación religiosa estándar -bautismo, primera comunión, confirmación-, pero mi fe se quedó ahí. 

Yo era un joven tan rebelde… No asistía a clases de religión, a veces por decencia iba a misa de medianoche. 

Mis amigos lamentaban mi anticlericalismo y finalmente me invitaron a la catequesis neocatecumenal, durante la cual los laicos debían hablar de Dios. 

Escuchando estas catequesis experimenté la conversión y entré en la comunidad que entonces se creaba. Entonces me confesé por primera vez en mucho tiempo.

Click para ir a la galería

¿Y empezaste a pensar en una vocación?

En esta comunidad también había una joven que no había sido bautizada de niña y quería ser bautizada. Desarrollamos una amistad, incluso un flechazo

Ella me pidió que fuera su padrino. Después de este evento, comencé a preguntarme: ¿debería casarme con mi ahijada? 

Pero en esa época conocí a maravillosos sacerdotes que evangelizaban por todo el mundo como catequistas itinerantes.

Asistí a una reunión para jóvenes presidida por un jesuita, Alfred Cholewiński. Y ahí escuché una pregunta: ¿estás listo para dejarlo todo y entrar al seminario como sacerdote? Dije que sí, estoy listo para ello. 

Tuve una conversación seria con esta chica, hubo lágrimas, pero también comprensión mutua.

¿Por qué eligió la congregación palotina?

Alguien me dio un libro sobre san Vicente Pallotti y su biografía me conmovió. 

Pallotti fue sacerdote del siglo XIX en Roma, en una época en que el apostolado estaba reservado únicamente al Papa. ¡Y dijo que cualquiera puede ser apóstol! Fue revolucionario en su momento. 

En el noviciado pasé por varias crisis. A veces me parecía que no era apto para este camino, que no podía trabajar en mí mismo. 

En esos momentos, mi sabio maestro de novicios solía decir: «Por supuesto que puedes irte si quieres, pero piénsalo dos semanas primero». Y ese siempre era tiempo suficiente para que la crisis pasara.

PIERWSZA KOMUNIA ŚWIĘTA

Andrzej Bafeltowski | Facebook

«Dios te guía a través de lo que pasa»

¿Cómo fue que terminaste en una misión en Ucrania?

Cuando estaba terminando mis estudios, era la época de la perestroika: se abrieron las fronteras en el Este. 

Los palotinos viajaron a Ucrania, Kazajstán, a lo más profundo de Rusia y trajeron historias asombrosas: que había católicos enviados allí desde la época estalinista, que no había sacerdotes, que cuando uno llegaba tenía que esconderse y confesarse, bautizar y celebrar misas en ropa de civil,… impactante. 

En mi quinto año, tomé una decisión y presenté una solicitud al Provincial de que me gustaría trabajar en la Unión Soviética

Estaba aprendiendo ruso. Y dado que el curso de idiomas estaba a cargo de un joven profesor, los seminaristas participaron de buena gana en él… (risas).

Soñé con irme lejos, a Kazajistán… Pero Dios nos guía a través de los acontecimientos. 

Cuando fui ordenado, el Provincial anunció en mi ordenación: irás a Ucrania, a Żytomierz. Hay mayores necesidades allí. No me encantó, pero estuve de acuerdo.

¿Cómo era la realidad entonces?

Crucé la frontera el 24 de agosto de 1991 y ese día Ucrania declaró su independencia. 

Terminé en la única parroquia católica de toda una ciudad y sus alrededores con una población de 300.000. Y solo éramos tres: el párroco y dos vicarios. 

Había mucho trabajo, bautizos, bodas, funerales… Cada vez más personas querían volver a sus raíces católicas.

No conocíamos bien el idioma. Traducimos fórmulas litúrgicas, por ejemplo, preparativos de bodas, del polaco al ucraniano. Fue una época intensa pero hermosa.

Fue allí donde tuvo lugar un importante punto de inflexión en tu vida: un accidente automovilístico.

En ese momento, asumí la parroquia de un pequeño pueblo como el primer sacerdote después de 70 años de la revolución.

Los comunistas demolieron ambas torres de la iglesia y la convirtieron en un cine. La gente me trajo un cubo porque en el lugar ni siquiera había un baño. 

Todo necesitaba ser renovado, pero yo era joven, tenía 31 años y estaba lleno de energía.

Un día, llegó la noticia de que algo de dinero estaba esperando para la renovación en un pueblo remoto. 

Fuimos los tres, y conseguimos también electrodomésticos, un televisor, una cocina eléctrica. 

Cuando regresábamos, me sentía cansado y le pedí a mi compañero que me reemplazara al volante. Tomé una siesta un rato y desperté… ya en el hospital

Carreteras embarradas, frenazos bruscos,… Algo, probablemente la estufa o la televisión, me golpeó en la nuca. 

Cuando abrí los ojos, no sentí dolor, pero traté de meter la mano en mi bolsillo y descubrí que no podía mover el brazo. Me di cuenta de que estaba completamente paralizado.

Me llevaron al hospital provincial para operarme de inmediato las vértebras cervicales

Lo hicieron lo mejor que pudieron. Era 1993, no había nada en el hospital, ni siquiera vendajes. Había diez pacientes en ocho camas en la habitación, algunos de dos en dos. 

Y allí me visitaron los palotinos, y las enfermeras les dijeron: «Llévenselo, que aquí no va a sobrevivir».

¿Te sacaron de Ucrania?

Me llevaron a Polonia en avión. Me acostaron sobre una puerta, le quitaron del marco y la envolvieron en una sábana. 

Al parecer, cuando un doctor de un hospital de Varsovia vio mi condición, dijo que era mejor para mí morir. 

Resultó que durante el transporte hubo algunos desplazamientos en la columna y tuve que estar seis semanas acostado en una camilla para estabilizarla…

Comenzó una etapa de larga rehabilitación, tuve que aprenderlo todo: inicialmente solo podía sentarme en una silla de ruedas durante una hora y luego me desmayaba. ¿Cómo comer si no puedo sostener una cuchara? Me la ataron a la mano…

¿No pensaste que te habías entregado a Dios y Él te daba algo como esto?

Yo era joven, atlético, así que me pareció que era temporal, que volvería a estar en forma. 

Ni siquiera consideré que me quedaría en Polonia: rehabilitación y regreso a Ucrania. 

Fue solo al conocer a otras personas discapacitadas cuando me di cuenta de que mi lesión también era grave y que tenía que aprender a vivir con ella

Recuerdo un momento en que todavía estaba muy débil y me quedé solo en la habitación. Caí sobre mi espalda y no podía levantarme ni darme la vuelta. 

Y así me quedé ahí, mirando al techo, pensando: Señor Dios, qué me va a pasar… Pero en un momento apareció alguien, me pusieron en una silla de ruedas y estaba bien.

Cuando te pongas los calcetines vamos a desayunar

Así que de repente te encontraste en una situación de dependencia de los demás.

Los candidatos a los palotinos de Ucrania, que me recordaban de Żytomierz, resultaron ser de gran ayuda. 

Necesitaban a alguien que los entendiera un poco, y realmente me ayudaron. Organizaron turnos de noche entre ellos para cuidarme y aprendieron ejercicios de rehabilitación. Me sentí muy cuidado. 

Me preguntaba cómo podía seguir trabajando como sacerdote; me parecía que un sacerdote debía estar en plena forma. 

Los ucranianos me lo sugirieron: después de todo, un sacerdote puede escuchar confesiones en una silla de ruedas.

¿Cómo llegaste a la autonomía?

Un momento importante fue el campamento de rehabilitación activa dirigido por personas con discapacidad en silla de ruedas. 

Llegué allí con guardaespaldas: mi madre, una fisioterapeuta, dos seminaristas para ayudar… Y los líderes dijeron: no son necesarios, quédate aquí solo. 

Fue un balde de agua fría para mí, porque hasta entonces había estado rodeado por un grupo de guardianes. 

Cuando me desperté por la mañana, vino un voluntario y dijo: «Aquí están los calcetines. Cuando te los pongas, vamos a desayunar». 

Luché durante dos horas, el desayuno lo habían retirado hacía mucho… Pero gracias a este enfoque, aprendí a andar en silla de ruedas, nadar y luego conducir un automóvil.

El servicio del padre Andrzej Bafeltowski – ¡mira la galería!

Sirve a los que te rodean

Todavía eres misionero. ¿Cómo ves tu llamado hoy?

¡Todavía me siento listo para la misión! Tuve que quedarme en Polonia porque no había condiciones para mí en Ucrania, aunque hice intentos de regresar. 

Dos años después del accidente, fui allí para ser padre espiritual de los candidatos a la orden. 

Me hicieron una habitación en el garaje para que pudiera empujar una silla de ruedas, pero el comedor estaba arriba y la capilla estaba en el desván. Los postulantes tenían que llevarme arriba y abajo. 

Vi que en espíritu estoy ansioso por estar allí, pero el cuerpo tiene sus limitaciones

Hoy puedo servir a los que están más cerca. Hablo con niños después de accidentes en el hospital STOCER en Konstancin, donde soy capellán, confieso a participantes de los ayunos de Daniel en el Centro de Animación de la Misión, trabajo en la biblioteca palotina,… 

También sigo conectado con el Camino Neocatecumenal y celebro la Eucaristía por las comunidades. Pero todavía tengo en mi corazón el deseo de volver a Ucrania.

¿Hablas con otras personas en una situación similar sobre el significado de este sufrimiento?

Sí, pero no es simple ni obvio. Una vez, en una reunión con discapacitados, comencé a hablar sobre el sufrimiento, y una niña en silla de ruedas se echó a llorar y gritó: «¿Cómo podemos decir que Dios es misericordioso? Yo quería tener una familia normal y estoy paralizada…». 

Todos mis argumentos preparados colapsaron y todo lo que pude explicarale fue mi experiencia de Dios en estas dificultades.

¿Crees que tiene algún sentido la guerra en Ucrania?

Dios a veces permite pruebas difíciles en la historia, incluidas las guerras. Y este es un tiempo de conversión para todos nosotros.

Cuando estalló la guerra en febrero, traté de ayudar a los que habían huido a Polonia. 

Celebramos misas en ucraniano, traté de ayudar y estar con las familias que venían aquí. 

Probablemente lo más importante sea acompañar al otro en el sufrimiento para que no pierda la esperanza.

Tags:
discapacidadmisionerosacerdotesufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.