Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 febrero |
Santa Genoveva Torres Morales
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Jane Austen: Persuadir, aconsejar y decidir

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
JANE AUSTEN

Public domain

Manuel Ballester - publicado el 10/12/22

La habitual maestría y profundidad de Jane Austen aparece realzada en Persuasión (1818), su obra póstuma, llevada al cine, como varias de la autora

Suele oírse que basta con desear algo con suficiente fuerza para que ocurra. Llevándolo al caso concreto del enamoramiento, Jane Austen (1775-1817) lo reformula así: «Seguramente, si nuestro afecto es mutuo, nuestros corazones se entenderán» para dejar inmediata constancia de su sensatez y realismo al considerarlo «argumento poco razonable».

Pensar que el cosmos o, simplemente, la gente con la que coincidimos esté empeñada en que nuestros proyectos se realicen, no es realista. No siempre ocurren así las cosas; ese apegamiento a los propios deseos desconectado de la realidad es pura inmadurez, y abona una actitud resentida ante un universo que se niega a conceder lo es tan tenazmente deseado.

En cualquier caso, queda claro que el destino no está fijado o, dicho positivamente, somos libres y vamos tejiendo nuestra fortuna o infortunio en función de cómo conjugamos nuestras reales posibilidades con lo que nuestro entorno pone al alcance de la mano.

No basta con disponer de un carácter firme. Parte de la madurez consiste en «aprender lo insignificantes que somos fuera de nuestro propio círculo».

La habitual maestría y profundidad de Jane Austen aparece realzada en Persuasión (1818), su obra póstuma, llevada al cine, como varias de la autora.

Persuadir no es manipular. En ambos casos hay un intento de influir en las ideas y el comportamiento de alguien. Pero el manipulador pretende conseguir que triunfe su idea, usa al manipulado como medio para conseguir su objetivo (y ahí es indiferente que quien ha sido manipulado obtenga ventaja o salga perjudicado). La persuasión, al menos en línea de principio, respeta a quien se pretende persuadir y, por eso, la persuasión se realiza mediante consejos, razones, que se brindan a la consideración de la persona a la que se quiere persuadir.

Acertar en la vida y en el amor no está garantizado. Por eso necesitamos ser orientados. Anne Elliot es la protagonista indiscutida de Persuasión. De buena familia, aunque no tanto como pretenden (en ellos, «la vanidad era el alfa y el omega»), Anne se ve solicitada por diversos pretendientes.

Uno de ellos es el que prefiere su corazón. Nadie en su familia le aconsejará seguir adelante. Y ese rechazo pesa en su ánimo porque ella sabe que pertenece a una familia, con un entorno, unas relaciones sociales, a las que no puede dar la espalda de un modo rotundo. Anne ve esa dificultad aunque su inteligencia no la engaña sobre el carácter de su familia. Pero se encuentra también con el rechazo de lady Russell, persona querida y que goza de gran autoridad. Lady Russell nos es cualquiera, sino «una persona que ejerce gran influencia sobre todo el mundo […], una persona capaz de persuadir a cualquiera».

Lady Russell persuade finalmente a Anne. Al rechazar a quien ama, deja pasar una gran oportunidad y la novela narra cómo es su vida a partir de ese momento. Su conciencia de pérdida la convierte en espectadora de la vida de los demás (casi la narradora), juzga a las personas, acontecimientos y a sí misma sin pesimismo, con precisión objetiva.

¿Cómo seguir viviendo? ¿Permitirá que el tiempo la convierta en la solterona que ayuda a sus hermanas y cuida de los sobrinos? ¿Vale la pena comprometerse con alguien que será necesariamente un sucedáneo pero, también, le proporcionará una existencia desahogada? ¿Habrá una segunda oportunidad? ¿Sabrá reconocerla y aprovecharla?

Hay, en efecto, una segunda oportunidad. Pero él también ha hecho su vida durante el doloroso tiempo de la separación, también tiene su idea sobre el amor, sobre la firmeza del carácter, sobre lo que es posible ahora, tras el paso de los años.

Las mutuas sospechas (¿qué pensará el otro, qué querrá?). Anne lo rechazó «para agradar a otros. Todo fue efecto de repetidas persuasiones; fue debilidad y timidez» y tiene que soportar la mortificante idea de que quizá él piense que su débil carácter no vale la pena el amor que le brindó. Él fue rechazado, ¿qué le hace pensar que las disposiciones de Anne han cambiado?

Podrían seguir así, podrían dejar que el tiempo, el entorno tomase las riendas de sus respectivas existencias. Pero, por doloroso que sea, también pueden hablar. Francamente, abiertamente, valientemente.

Hablar abiertamente con el otro, confiarle los propios temores, las propias actitudes, puede dejar de manifiesto que uno de los dos no está dispuesto ahora a comprometerse. Es posible, pero esa será la realidad sobre la que hay que construir el futuro. Es posible también lo contrario: «¡Todo era posible, todo debía afrontarse antes que la duda!».

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
culturaliteratura
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.