Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 febrero |
San Ricardo Peregrino
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

[Entrevista] Padre Opeka: «Resistir es crear paz»

pere-pedro-2022.jpg

Aleteia France

Le père Pedro dans les locaux d'Aleteia le 30 novembre 2022.

Aleteia Francés - publicado el 09/12/22

El padre Pedro Opeka, misionero en Madagascar, lucha contra la pobreza con su asociación Akamasoa desde hace casi 50 años. Una misión que el mismo sacerdote describe como una lucha, llamando a todos a entrar en la resistencia contra la indiferencia ante la miseria que nos rodea. Aleteia lo entrevistó a finales de noviembre durante su visita a París

No se pierda esta Misa internacional para aquellos que necesitan sanación. Llevaremos sus intenciones al altar – sin coste. 

Haga click aquí

Un vigoroso apretón de manos y una mirada aguda. Una voz con acentos cálidos que recuerdan los colores de su Argentina natal. El padre Pedro, de 74 años, ha sido misionero en Madagascar durante casi 50 años. Vino a vernos de nuevo a la redacción de Aleteia para hablarnos de la lucha de su vida: la lucha contra la pobreza y la exclusión. Eterno rebelde, exhorta a todos, en su nuevo libro ¡Resiste! (Éditions du Rocher), a refrendar este compromiso de servicio a los pobres.

¿A qué debemos resistir?

Debemos resistir a todas las formas de injusticia, a toda opresión del ser humano. Tanto a la pobreza como a la tristeza.

La pobreza es una injusticia, no cayó del Cielo, viene de los hombres, de cada uno de nosotros porque no hemos asumido nuestras responsabilidades. Dejamos a algunos de nuestros hermanos y hermanas en el camino del progreso.

También hay que resistir a la depresión, a la desesperación. Dios sabe cuántas personas hoy en día viven una vida diaria triste y sombría.

¿Es un deber para los cristianos resistir?

Es un deber de todo ser humano pero cuando te llamas cristiano es un motivo más para hacer algo por tus hermanos.

¿Cómo resistir?

Para resistir hay que nadar de alguna manera contra la corriente, especialmente contra esta sociedad de consumo que quiere convertirte en un número, en un cliente sumiso. Aquí es donde tienes que resistir.

Es una corriente muy poderosa, la de la indiferencia, el sálvese quien pueda, el individualismo. Esto no conduce a la verdadera felicidad.

Todo ser humano busca la felicidad y el sentido de su vida. Ser feliz no significa tener, poseer todo. Ser feliz es estar en paz en tu alma.

La primera forma de resistir a esta sociedad de consumo es cuidar a los más frágiles y pobres que uno mismo.

No puedes encerrarte. Dios nos creó para comunicarnos y como cristiano debo fomentar lazos de hermandad entre los pueblos y las naciones.

Tendemos a esta violencia, todos la llevamos dentro. Aquí también, debemos resistir.

La violencia también, como la pobreza, es un fracaso. Y a esta violencia tendemos, todos la llevamos dentro. Aquí también, debemos resistir.

Cuando yo mismo era joven, fui tentado por la violencia, pero elegí el camino del Evangelio, el camino de un hombre que me sedujo desde los 6 años, que dio su vida por sus amigos: Jesús. Este amigo nunca me ha dejado.

¿Qué armas utilizar para entrar en resistencia?

Primero debemos cuestionarnos a nosotros mismos y darnos cuenta de nuestra suerte como cristianos. La fe, la educación que hemos recibido nos ayudan.

Tuve la suerte de nacer en una familia numerosa. Éramos ocho niños y nuestros padres nos enseñaron a orar. Esta oración, esta sencillez de vida me ayudó mucho a crecer en fraternidad y ayuda mutua.

La oración es un arma. Y orar no significa necesariamente aislarse en el silencio. También podemos rezar en medio de los demás, con ellos.

Debemos pedirle al Señor que nos ayude a hacer algo por los demás, algo concreto. Así podremos erradicar esta soledad, esta exclusión.

El Evangelio nos pide que nos acerquemos a los demás. Debemos aceptar el peligro con la fuerza que nos da el Espíritu Santo.

¿Alguna vez has tenido que desobedecer para llevar a cabo una misión que considerabas correcta a los ojos de Dios, para resistir?

Soy sacerdote de San Vicente de Paúl, una gran figura de la Iglesia católica aquí en Francia, del siglo XVII. Supo encontrar en cada pobre, excluido o enfermo, a Cristo. Era un hombre concreto, que amaba a Dios, a Jesús ya los pobres.

Mi congregación a veces, como nuestra Iglesia antes del Concilio Vaticano II, puede encerrarse en una especie de molde, volverse un poco rígida… pero es imposible vivir plenamente el Evangelio en un mundo seguro.

El Evangelio nos pide que nos acerquemos a los demás. Por tanto, debemos aceptar el peligro con la fuerza que nos da el Espíritu Santo.

Entonces sí, se me ocurrió elegir a los pobres porque considero que el Amor está por encima de la ley, por encima de todas las leyes. Solo seremos juzgados por el amor que hemos dado a los demás.

En Madagascar, te enfrentas a la pobreza extrema y la miseria. También existen en Francia, pero pueden parecer menos visibles. ¿Cómo no dejarse anestesiar por tu cotidianidad, tu comodidad, y hacer propio este espíritu de resistencia que tienes en Madagascar?

No tienes que ir muy lejos para ayudar. Siempre hay que empezar por casa. Yo no fui a Madagascar porque la gente sea más amable… sino porque Argentina, en ese momento, estaba bien y no me necesitaba.

Así que decidí ir a otro lado. Ya había hecho cosas en Argentina. Cuando salí de mi país, estaba llorando, salí en bote, con boleto de ida, sin regreso.

Dejé mi tierra amada, mis amigos, mi familia… Pero en mi corazón y en mi mente, había una alegría de irme a otro pueblo que no conocía.

A medida que nos hacemos adultos, nos encerramos en la arrogancia y, a veces, en un espíritu de dominación. Debemos esforzarnos por mantener el alma de niño porque abre el camino al diálogo.

¿Se necesita el alma de niño para resistir?

Creo que sí, el niño es frágil pero no más que nosotros. ¡Incluso un dictador es frágil! El niño es sincero y auténtico.

A medida que nos hacemos adultos, nos encerramos en la arrogancia y, a veces, en un espíritu de dominación.

Debemos esforzarnos por conservar el alma de un niño porque abre el camino al diálogo, a la reconciliación, por todos los medios.

Si conserváramos el alma de niños, no nos insultaríamos como nos insultamos, no nos despreciaríamos como nos despreciamos hoy, y no seríamos tan indiferentes. Toda violencia es un fracaso humano.

¿Tienes alguna figura que te inspire a diario?

La primera figura que me guía es obviamente Jesús de Nazaret. Hablo del Jesús de la historia, el que sufrió como nosotros y vivió la vida como nosotros, que tuvo que tomar decisiones difíciles.

Resistir parece imposible sin esperanza. ¿Qué es Esperanza para ti?

Esperanza es una palabra que está en boca de mucha gente. En realidad, es más una realidad que se vive cada día, un compromiso diario con los demás, que consiste en mantener la esperanza a pesar del sufrimiento vivido.

No me canso de decirlo: la vida es una lucha. Y en esta lucha, a pesar de los fracasos sufridos, debemos mantener la esperanza. No es una palabra, ni una bella frase, ni una promesa: es la Vida.

No elegimos nacer en este o aquel país, pero todos estamos llamados a ser hermanos. Resistir es crear paz.

En su libro mencionas las “noches del alma”. ¿Alguna vez te has desanimado en tu misión hasta el punto de querer rendirte?

Puedo decir que hubo tentaciones, pero nunca hasta el punto de decidir rendirme y marcharme de Madagascar.

Elegí esta misión voluntariamente hace 50 años. No vivo situaciones fáciles. Hay tantas muertes… Niños, jóvenes, madres parturientas, ancianos… ¡todos podrían vivir más!

El cansancio está ahí. Pero hay que luchar contra eso: ahí está la lucha. No estoy compensado y no tengo vacuna contra la desesperación. Tengo que luchar todos los días. Cuando veo a los niños a mi alrededor, ellos son los que me dan fuerzas.

¿Son ellos, los niños, tu fuente de Esperanza?

Sí, son ellos. Porque son inocentes. Estos niños y esta gente necesitan tener suficiente para comer, para cuidarse… Son dignos de tener un futuro.

¡Logramos sacar de las calles a 18.376 niños! Pero tienen familias. Debemos ayudarlos a vivir decentemente.

Por eso hago un llamado a la generosidad. La diferencia de vida entre el Norte y el Sur es escandalosa.

Todos deben compartir libre y fraternalmente su riqueza con aquellos que viven con centavos al día.

Vivimos una sola vez en la Tierra. Y es esta vez. Es aquí y ahora el momento de darme cuenta de que todo ser humano es mi hermano y que debo ayudarlo: debo ir a él y ser un agente de solidaridad.

No elegimos nacer en este o aquel país, pero todos estamos llamados a ser hermanos. Resistir es crear paz.

Tags:
entrevistaMadagascarmisioneropaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.