Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 febrero |
Santa Genoveva Torres Morales
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

¿Cuándo y cómo nació (realmente) el árbol de Navidad?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Avent

Fred de Noyelle / Godong

Lucia Graziano - publicado el 09/12/22

En torno al nacimiento del árbol de Navidad han surgido muchas leyendas: hay quienes afirman que fue Martín Lutero quien lo inventó, y quienes en cambio señalan con el dedo a San Bonifacio. Pero los documentos históricos cuentan una historia diferente (e incluso más bella), que se remonta a 1419

¿Cómo nace el árbol de Navidad? Enviar esta pregunta a un motor de búsqueda probablemente genere un aluvión de respuestas contradictorias en su pantalla.

A lo largo de los siglos, se han desarrollado numerosas leyendas en torno a la extraña costumbre de insertar un pino en la casa para decorarlo con adornos festivos. (… Hoy estamos acostumbrados, pero ¡imagínense lo sorprendente que debió ser esta visión, para nuestros antepasados!).

Pero cuál es la verdad: es decir, ¿cómo nace el árbol de Navidad? Desgraciadamente, no existe un certificado de nacimiento que nos haga decir «todo comienza en el año X, aquí está el nombre de quien inventó la tradición». Sin embargo, existen testimonios dispersos que nos hablan de una costumbre cada vez más extendida. La cual, a través de etapas intermedias, conduce al nacimiento del árbol de Navidad tal como lo conocemos hoy.

Pero antes de hablar de Historia «con H mayúscula», puede ser oportuno desmentir un par de leyendas. No podemos saber con certeza el nombre de quién inventó el primer árbol de Navidad. Pero, al menos, podemos despejar falsos mitos por nombres de los que ciertamente no jugaron un papel en su génesis.

No, no fue San Bonifacio quien inventó el árbol de Navidad

No fue San Bonifacio, el gran evangelizador de Alemania, que murió en los años en que un joven Carlomagno se preparaba para convertirse en rey de los francos: es (desgraciadamente) desprovista de fundamento histórico, la historia que atribuye al santo obispo el mérito de inventando el primer pino decorado.

Según la leyenda, todo ocurrió la noche de Navidad de un año no especificado. El evangelizador regresaba a casa después de haber celebrado la Misa en la iglesia de un pueblo no muy lejano. Y, dada la hora tardía, había decidido tomar un atajo escogiendo tomar un camino que atravesaba el bosque.

Pero he aquí: ¡horror! En lo profundo del bosque, algunos druidas estaban realizando un ritual bárbaro en el que, aparentemente, un niño inocente estaba a punto de ser sacrificado a los dioses. ¡Y justo debajo de las ramas de un abeto, ves la coincidencia!

Bonifatius_hakt_de_heilige_eik_om_720_Het_Christendom_door_Bonifacius_in_een_groot_gedeelte_van_Duitschland_tot_stand_gebragt_titel_op_object_RP-P-OB-78.043.jpg
San Bonifacio derriba el árbol sagrado. Grabado original de Holanda, alrededor del año 1800

En ese momento, el valeroso Bonifacio se adelantó para poner fin a aquella masacre, logrando con la ayuda de Dios convertir a todos los paganos allí presentes.

En memoria de este acontecimiento, y sobre todo en memoria del día en que se había producido la conversión milagrosa de aquellos druidas, el abeto bajo el que se habían celebrado en otro tiempo los sacrificios humanos se convirtió en símbolo del nacimiento del Señor. A partir del año siguiente, los árboles de hoja perenne comenzaron a decorarse con pequeñas velas que testimoniaban la victoria de la luz sobre las tinieblas.

Una historia fascinante, pero lamentablemente sin fundamento histórico: los primeros testimonios de esta leyenda se remontan al siglo XIX. Pero para entonces, el árbol de Navidad ya era una moda generalizada.

No, Martín Lutero tampoco inventó el árbol de Navidad

No fue Martín Lutero quien inventó el árbol de Navidad. Por muy sugerente que sea la imagen del reformador que, de regreso a casa después de la Nochebuena, decide adornar los árboles del bosque con muchas velas encendidas, en homenaje a la luz del cometa que había descendido sobre Belén en aquella noche prodigiosa.

En este caso, la leyenda parecería tener (al menos en apariencia) cierta veracidad histórica. En realidad, la costumbre de decorar los árboles de Navidad comienza a popularizarse en Alemania precisamente en los años en que vivió Martín Lutero.

El problema es que la costumbre se populariza en el oeste de Alemania, en esa franja de tierra entre Francia y el Rin. En cuanto a la zona de Württemberg (donde, según la leyenda, se habría decorado este árbol proto-luterano) tenemos esperar a finales del siglo XVIII para encontrar evidencia escrita de esta tradición.

En definitiva, es muy poco probable que fuera Lutero quien inventara el primer pino decorado. También porque (y aquí llegamos a la verdadera historia), en su época ya existía la costumbre de vestir los árboles jóvenes con pequeñas baratijas durante las fiestas navideñas.

Christmas_Tree_Decoration.jpg
Óleo sobre lienzo de autor desconocido, mediados del s. XIX

¿El primer árbol de Navidad? Fue diseñado en 1419

El testimonio más antiguo que se conoce data de 1419. En ese año, los empleados que trabajaban en el hospital Santo Spirito de Friburgo decidieron decorar un pequeño árbol con manzanas, obleas, pan de jengibre y diversos adornos.

No tenemos pistas particulares para pensar que habían usado un árbol de hoja perenne. De hecho, la idea probablemente era precisamente vestir las ramitas desnudas de los árboles que habían perdido sus hojas para una fiesta, para darles un aspecto menos tétrico.

Sabemos con certeza que el árbol que, en 1441, las autoridades de la ciudad de Tallin ordenaron adornar con guirnaldas de árboles de hoja perenne y festones de colores, estaba desnudo. Y también sabemos que, tres años después, el día de Navidad, una violenta tormenta derribó, con gran disgusto colectivo, un bonito árbol que había sido colocado por el Ayuntamiento de Londres, con ramas desnudas reverdecidas por muchas guirnaldas de acebo.

Se trataba de decoraciones colocadas durante unas horas al año, al aire libre, en un lugar público, para que pudieran ser vistas por el mayor número de personas posible. La función era hacer las delicias de toda la ciudadanía… y también darles de comer.

En la antigüedad, buena parte de las chucherías que adornaban el árbol de Navidad estaban compuestas por deliciosas galletas. Condimentados para la ocasión con el preciado sabor de las especias, cortados en formas inusuales y decorados con frutos secos, los dulces se perforaban antes de entrar al horno. Luego se amarraban a las ramas del árbol con hilos de colores.

Para la gente del campo, que venía de todas partes a disfrutar del espectáculo, habrían sido precisamente los adornos lo que constituía el regalo de Navidad. Ya se sabía que, a una hora preestablecida, tras una breve exhibición vespertina, el árbol festivo sería eliminado. Y todos los presentes habrían tenido derecho a una (¡o más de una!) de esas decoraciones. Realmente hubiera sido una buena Navidad, incluso para aquellas familias que no tenían demasiado dinero para gastar en almuerzos festivos.

Pero, ¿cuándo nació el árbol de Navidad moderno?

Pero, para 1605, el árbol de Navidad ya había perdido esa función comunitaria, transformándose en un adorno festivo para saborear en la intimidad familiar. O eso, al menos, nos cuenta un reportero anónimo que describe los usos y costumbres de la ciudad de Estrasburgo. Hablaba de los abetos decorados con caramelos helados y los adornos de papel que las familias adineradas instalan durante el período navideño, guardándolos celosamente en sus casas.

¿El primer árbol con luces? Por lo que sabemos, podría ser el que la esposa alemana del duque de Orléans había instalado en la corte francesa en 1708, despertando el asombro general de los nobles parisinos, que nunca habían visto nada igual.

The_Christmas_Tree_at_Windsor_Castle_by_J._L._Williams_-_ILN_1848_cropped.jpg
Árbol de Navidad en el Castillo de Windsor, dibujado por J.L. Williams. Ilustración para The Illustrated London News, número de Navidad de 1848.

Y fueron precisamente los aristócratas alemanes quienes difundieron esta moda navideña por toda Europa mediante el matrimonio.

Incluso antes de que el príncipe Alberto, el sajón se casara con la reina Victoria, fue Carlota de Mecklenburg-Streliz quien trajo el primer abeto decorado a la corte británica.

En la Navidad de 1800, la esposa del rey Jorge III hizo instalar un árbol adornado en Windsor con golosinas, juguetitos y bolsitas de frutos secos. Un sinfín de maravillas que, al final del día, habían sido repartidas entre todos los niños presentes (incluidos, al parecer, los hijos de los sirvientes).

Pero fue la reina Victoria, la mayor creadora de tendencias de la historia, quien realmente hizo popular el árbol de Navidad. En 1848, el Illustrated London News publicó una imagen de la familia real inglesa reunida alrededor de un árbol de Navidad. La imagen dio la vuelta al mundo… y el resto es historia.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
alemaniahistorianavidadtradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.