Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 08 febrero |
San Ricardo Peregrino
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

3 consejos para vivir la paciencia este Adviento

PATIENCE

Rus Limon | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 09/12/22

Los días de preparación a la Navidad son un tiempo que nos educa en la paciencia. Nos recuerdan que vivimos esperando siempre algo mejor

No se pierda esta Misa internacional para aquellos que necesitan sanación. Llevaremos sus intenciones al altar – sin coste. 

Haga click aquí

Nos falta paciencia, es un virtud difícil. Nos hace falta educarnos en ella. Tememos pedírsela a Dios y ver cómo nos manda oportunidades para ponerla en práctica.

Nos gustaría que las cosas fueran como deseamos y en el tiempo que deseamos.

1Aceptarnos a nosotros mismos

shutterstock_435747925.jpg

Quisiéramos que los sueños se hicieran siempre realidad. Pero las cosas no suceden a nuestro tiempo, a nuestra manera. No todo está listo cuando pretendemos. Además hay personas que ponen a prueba nuestra paciencia.

No hacen lo que queremos cuando lo mandamos y de la forma como queremos. No actúan como nosotros lo haríamos en el momento en el que delegamos y confiamos en ellos.

Necesitamos paciencia para aceptar que los demás no van a hacerlo todo como esperamos. Tener más paciencia para esperar el día que deseamos. El viaje que anhelamos, el encuentro que amamos.

Sabemos que las cosas no serán como queremos cuando las queremos. Necesitamos esa paciencia para vivir con el que no se comporta como nos gustaría. Paciencia para sobrellevar el pecado de mi hermano.

Mucha paciencia para alcanzar los objetivos que nos hemos marcado. El padre José Kentenich decía:

Cada uno tiene una imagen de lo que debe llegar a ser. Y mientras no lo sea, su paz no será completa.

2Ponernos en camino

nadmierne przywiązanie do dóbr materialnych

Estamos en camino, sabemos lo que queremos llegar a ser, intuimos que dentro de nosotros hay mucho que no hemos vivido, muchas cosas que no hemos llegado a realizar.

Tenemos una imagen de lo que podemos llegar a ser. Una imagen ideal, soñada por Dios. Él nos ha dado un nombre y cuando lo pronuncia algo vibra dentro de nosotros. Cuando sea lo que Él espera de mí tendré la paz definitiva.

De momento esperemos impacientes la oportunidad para crecer, para cambiar, para mejorar. Ser pacientes con los demás, con los tiempos de Dios que no son los nuestros. Ser más solícitos cuando alguien nos requiera.

El Adviento es un tiempo que nos educa en la paciencia. Nos recuerda que vivimos esperando siempre algo mejor.

Me gustan las palabras de san Ignacio cuando elogia a san Francisco Javier por su prontitud para la acción:

Me basta con enviar a decirle sólo una palabra (¡ven!) y al instante abandona tierras y mares.

Busquemos estar siempre disponibles, atentos para servir, para ponernos en camino.

3Mirar a María

Virgen María, noche

Miremos a María. Ella sí se pone en camino cuando su prima Isabel la necesita. No lo duda, no cede a la comodidad o a la prudencia. Deja todo como está y emprende el camino de la ayuda sabiendo que también Ella necesita cuidados porque está esperando al Hijo de Dios.

Y al mismo tiempo es paciente. No se altera cuando José emprende con Ella el camino hacia Belén. No se impacienta cuando el tiempo se detiene en Nazaret y nada especial sucede. No tiene prisa cuando Jesús comienza su vida pública. Teme por su vida pero entiende que hay un plan que no conoce.

Por eso no le exige a Dios que se manifieste, que haga algo extraordinario. Si era verdad que Jesús era Hijo suyo de alguna forma acabaría sucediendo algo especial.

Ante la cruz María permanece paciente, calmada, con dolor, llorando, confiando. María guardaba todo en su corazón desde que conoció al ángel.

No vivió exigiendo que todo sucediese a su manera. María nunca duda del amor de Dios. Sabe que Dios la ama y eso le basta.

Aprendamos a esperar como los pastores, como los magos, como María. Corramos al encuentro de Dios cuando sea necesario. Esa disponibilidad, esa generosidad son un don del Adviento.

Pacientes para la vida. Dispuestos para el servicio como María en Adviento que aguarda sirviendo el nacimiento de su Hijo.

Aprendamos a actuar pacientemente cuando las cosas no suceden cuando queremos. Y estar disponibles cuando nos pidan que amemos, que nos entreguemos, que sirvamos.

Soñemos con el que puedo llegar a ser si le dejo a Dios hacerse carne de mi carne y cambiarnos por dentro.

Tags:
advientoconfianzapacienciavirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.