Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 febrero |
San Blas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Santos que interceden por los compañeros de habitación

déménagement

© Dmytro Zinkevych - Shutterstock

Meg Hunter-Kilmer - publicado el 07/12/22

Estos santos pueden ayudarnos a encontrar y ser el tipo de compañero de cuarto que nos lleve al éxito

Muchos estudiantes se mudan con extraños o con amigos que fueron encantadores compañeros de clase pero que aún no han sido probados como compañeros de cuarto. 

Cualquiera que haya tenido un compañero de habitación puede dar fe de que su compañero de cuarto puede hacer o deshacer su año, e incluso, a veces, su alma. 

Afortunadamente, hay algunos santos que son perfectos para interceder por nosotros mientras tratamos de encontrar (y ser) el tipo de personas que llevan a sus compañeros de habitación al cielo.

San Basilio el Grande y San Gregorio Nacianceno

Ambos tienen dos padres canonizados y muchos hermanos canonizados, pero comparten un día de fiesta no con la familia sino con un amigo que se volvió más cercano que la familia. 

Los dos jóvenes de la actual Turquía se conocieron en Atenas, en el siglo IV, donde ambos se habían mudado para estudiar. Y pronto se hicieron amigos y compañeros de cuarto. Gregorio escribió más tarde:

«Nuestra rivalidad no consistía en buscar el primer lugar para uno mismo, sino en dárselo al otro, porque cada uno de nosotros consideraba el éxito del otro como propio. Parecíamos ser dos cuerpos con un solo espíritu«. 

BASIL THE GREAT AND GREOGRY OF NAZIANZEN

Basilio y Gregorio no compitieron por los honores ni por el aprendizaje, sino solo por la virtud, incluso cuando ambos se convirtieron en obispos. 

También se pelearon, a veces amargamente (como cuando Gregorio acusó a Basilio de usarlo como peón en una batalla con otro obispo). Pero se amaban intensamente y se desafiaban mutuamente a la santidad de una manera tan tremenda que su amistad es materia no solo de leyenda sino de hagiografía.

Santa Dominica de Constantinopla

Fue una mujer nacida el año 395 en lo que ahora es Túnez que dejó el hogar de sus padres cristianos y se mudó a Alejandría. Allí vivió con cuatro mujeres paganas, a las que evangelizó y que pronto se convirtieron por el testimonio de su santa compañera de cuarto. 

Dominica y sus compañeras de cuarto finalmente se mudaron a Constantinopla, donde Dominica dejó atrás su ministerio con las compañeros de habitación y se convirtió en ermitaña

Pasó el resto de su vida en oración y ayuno, obrando también milagros con el don de profecía.

San Francisco Javier, san Pedro Fabro y san Ignacio de Loyola

Fueron compañeros de cuarto en la universidad sin ningún deseo particular de hazañas heroicas o santidad radical hasta que llegó su tercer compañero de cuarto: un excéntrico hombre de mediana edad con más dinero que sentido común (parecía) y muy poca educación. 

Francisco, en particular, estaba decidido a triunfar en el mundo y pensó que su nuevo compañero de habitación era un desastre. Pero la santidad de san Ignacio de Loyola (1491-1556) comenzó a contagiar a sus compañeros de cuarto.

Pedro pronto decidió que Dios lo estaba llamando al sacerdocio, y mientras Francisco trató de ignorar el testimonio de su compañero de cuarto, solo pudo coexistir con tal santidad por un tiempo limitado sin desearla él mismo. 

Los tres pusieron sus corazones en el cielo, fundaron la Compañía de Jesús y se convirtieron en los primeros de muchos santos jesuitas.

San Alfonso Rodríguez y san Pedro Fabro

Se conocieron cuando Alfonso tenía 10 años. Sólo cuatro años después, el testimonio del santo Padre Fabro ya había inspirado a Alfonso a dejar el mundo atrás y entrar a los jesuitas. 

Pero el padre de Alfonso murió al cabo de un año y Alfonso tuvo que regresar a casa para mantener a su familia. 

Se casó, perdió dos hijos, enviudó, perdió a su madre y tuvo que cerrar el negocio familiar. 

Cuando perdió al único hijo que le quedaba, este hombre de sufrimiento constante finalmente solicitó la admisión a los jesuitas nuevamente, y se lo negaron

Finalmente fue aceptado como hermano lego y algunos años más tarde vivió con san Pedro Claver (1580-1654), un hombre casi 50 años menor que él. 

Bendecido con el don de la profecía, Alfonso le dijo a Pedro que Dios lo estaba llamando a pasar su vida al servicio de la gente de América Latina.

San José Lê Đăng Thi

Fue un sargento vietnamita del ejército imperial del siglo XIX. Esposo y padre, buscó y recibió el alta médica del ejército cuando estalló una persecución que lo habría obligado a apostatar para seguir siendo soldado. 

Pero la persecución pronto se extendió también a los civiles, y Thi fue arrestado y sentenciado a muerte. 

Mientras esperaba su ejecución, Thi oró con los otros católicos encarcelados con él, consolándolos e inspirándolos

También se hizo amigo de un compañero de celda no católico que había sido arrestado por robo.

Dio testimonio ante él durante meses mientras el hombre abrazaba el Evangelio. Y luego lo catequizó hasta el día en que estaba programada su muerte

Esa mañana, Thi bautizó a su compañero de cuarto (en ausencia de un sacerdote) y los dos fueron juntos a la muerte.

San Pedro Choung Won-ji 

Nació el año 1845 en una familia católica en Corea y perdió a su padre por martirio cuando era niño

Siendo un adulto joven, alquiló una habitación en la casa de san Pedro Cho Hwa-so (1814-1866), un esposo y padre que animaba a los creyentes de su área. 

Cuando los dos fueron arrestados, Won-ji inicialmente apostató, pero su compañero de habitación Hwa-so lo animó a pensar en su Señor y en su padre martirizado y ser fiel.

Hwa-so realizó el mismo servicio para muchos de sus compañeros de celda, edificándolos cuando se vieron tentados a negar su fe y salvar sus vidas. 

Won-ji y Hwa-so finalmente fueron fieles hasta el martirio, junto con el hijo de Hwa-so, san José Cho Yun-ho.

Tags:
compartirestudiosantosvivienda
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.