Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

De San Nicolás a Papá Noel: una metamorfosis en tres etapas

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
santa claus

Myriam Keogh - Shutterstock

Antigua colección alemana de Papá Noel (Nikolaus, Papá Noel o Santa Claus) se exhiben en un mercadillo navideño local, Alemania.

Lucia Graziano - publicado el 07/12/22

Pero, ¿es realmente cierto que Coca Cola inventó a Santa Claus? Ciertamente, la empresa estadounidense jugó un papel decisivo en la configuración de lo que hoy conocemos, pero el cambio ya estaba en marcha. Todo comenzó en 1822, en la casa del profesor Clement Moore

Érase una vez el profesor Clement Moore, presidente de Estudios Bíblicos en el seminario de la Iglesia Episcopal Protestante en la ciudad de Nueva York. No es exactamente el tipo de personaje que esperarías ver hacerse famoso por sus canciones infantiles.

Sin embargo, Clement Moore tuvo nueve hijos. Y por supuesto, como todos los padres, también él trató de dar a sus hijos una juventud despreocupada, con ese toque de magia que hace especiales los años de la infancia.

Era el año 1822 y era Nochebuena; El profesor Moore estaba haciendo sus últimos recados mientras recorría las calles del centro en un carruaje conducido por su cochero, un inmigrante holandés llamado Jan.

A lo largo de los años, Moore había entablado una amistad con su colaborador de confianza; y ese día, charlando de esto y aquello, los dos hombres habían discutido sus respectivos planes de vacaciones familiares.

Entre otras cosas, Jan había hablado de una dulce costumbre muy extendida en las comunidades de expatriados holandeses: se decía a los niños que era San Nicolás quien distribuía los regalos navideños, como era tradición en su tierra natal.

Probablemente no era la primera vez que Clement Moore oía hablar de esa costumbre. Pero ese año se encontró reflexionando sobre lo hermoso que debe ser, para un niño, escuchar la historia de un misterioso benefactor que cae del cielo todos los años para repartir regalos a los niños buenos.

Casi lamentaba que su familia no tuviera tradiciones similares con las que encantar a sus pequeños hijos… pero después de todo, ¡nunca es demasiado tarde para arreglarlo!

Era la Noche antes de Navidad: y así nació Papá Noel

Al regresar a casa esa tarde, Moore se inclinó sobre su escritorio y escribió una rima llamada A Visit from St. Nicholas (ahora más conocida como Twas the Night before Christmas, de la primera línea del poema).

Al día siguiente, durante la cena de Navidad, se lo leyó a sus hijos y otros invitados, encantándolos con un relato detallado del sorprendente encuentro que él (¡el mismo Clement Moore!) afirmaba haber tenido unas horas antes.

harper's papa noel
El Papa Noel de Nast en la portada del Harper’s Weekly, 3 de enero de 1863

Despertado en medio de la noche por un extraño ruido que parecía provenir del desván, el hombre había mirado por la ventana. Descubrió con asombro que San Nicolás acababa de aterrizar en el techo de su casa, a bordo de un absurdo trineo tirado por ocho renos voladores.

De un salto, el hombrecillo se deslizó dentro de la chimenea, comenzando un poco más tarde a hacer ruido abajo, en la sala de estar: comprensiblemente intranquilo por esta intrusión, Moore se había apresurado a bajar a la planta baja para ver qué era San Nicolás.

Un «duende gordo»

Pues bien: el hombre (que, a pesar del nombre, tenía muy poco de obispo: de hecho, parecía «un duende gordo») estaba dejando regalos para los pequeños en la casa frente a la chimenea. Evidentemente, había decidido alargar su alcance e interesarse también por aquellos niños que no eran de origen holandés.

Llegó el momento de una mirada, una mirada cómplice con el casero, y el anciano ya se había ido, trepando mágicamente por la chimenea al grito de «¡Feliz Navidad a todos, y buenas noches a todos!»

A los familiares de Clement Moore les gustó mucho el poema. La madre de Clement hizo que le entregaran una copia y, doce meses después, la envió al equipo editorial del Troy Sentinel, el periódico de Nueva York, quienes comprendieron de inmediato su potencial.

Publicado por primera vez el 23 de diciembre de 1823, el poema obtuvo un éxito arrollador (para gran desdén del austero profesor Moore, a quien nada le interesaba hacerse famoso por una rima infantil y que tardó más de diez años en confirmarlo. Reivindicó a regañadientes la autoría de la obra, calificándola en todo caso de «tontería»).

Tonterías o no, la poesía había cautivado a grandes y pequeños: aquel Nicolás jovial y de cuento de hadas, que poco tenía que ver con el santo obispo mencionado en el martirologio, tenía lo necesario para complacer a todas las familias americanas, incluidas las de denominación protestante.

No en vano, muchas reediciones del poema optaron por realizar ligeros cambios en el texto, recurriendo a otro nombre para definir al personaje: en lugar del «Saint Nick» usado originalmente por Moore se recurrió a la variante «Santa Claus», evidentemente con un sabor más secular.

El Papá Noel patriótico de Thomas Nast

Si fue el profesor Moore quien inventó a Santa Claus, fue un caricaturista político quien le dio la apariencia que conocemos hoy.

Merry Old Santa Claus by Thomas Nast
Merry Old Santa Claus por Thomas Nast, 1863

En la Navidad de 1862, en plena Guerra Civil, Thomas Nast publicó en la portada de Harper’s Weekly una melancólica caricatura en la que Papá Noel, vestido con un abrigo de piel de rayas y estrellas, aparecía en el campo de batalla con su saco de regalos, para traer un algún consuelo a los soldados del frente.

La imagen conmovió a todos, convirtiéndose en un gran éxito; a partir de ese momento, Thomas Nast revisó el tema año tras año, dedicando muchas viñetas a Papá Noel (¡evidentemente, no todas con trasfondo bélico!).

Como regla general, el artista trabajó en imágenes en blanco y negro; pero en 1886 su editor decidió proporcionar una impresión en color para coleccionistas y le preguntó a Nast cómo quería pintar la ropa de Santa.

El dibujante no dudó: vistió a Papá Noel con un abrigo de piel rojo oscuro, declarando que se inspiró en el color del fuego y el cardenalicio; un homenaje sonriente a ese San Nicolás de quien, años antes, todo había partido.

El Papá Noel de Coca Cola

«¡Pero cómo!», podría decir alguien. «¿Entonces no es verdad que fue Coca Cola la que vistió a Papá Noel de rojo y blanco, para recordar los colores de su logo?».

En realidad no; o mejor dicho: Coca Cola hizo algo un poco diferente. Es decir, utilizó a Papá Noel con fines publicitarios y lo hizo con asiduidad, temporada tras temporada, a partir de 1931.

No era una idea especialmente innovadora: en las primeras décadas del siglo XX, Papá Noel había sido utilizado como testimonio por numerosas empresas estadounidenses (incluida White Rock Beverages, competidora directa de Coca Cola Company en la producción de refrescos).

Trivialmente: la campaña publicitaria de Coca-Cola fue tan abrumadoramente exitosa que impresionó profundamente la imaginación colectiva. Pero no era, en sí, la primera ocasión en la que Papá Noel se prestaba al marketing.

El ilustrador Haddon Sundblom, encargado de crear las caricaturas de la campaña publicitaria, se limitó a realizar unos pequeños cambios en la iconografía ya existente de Papá Noel. Hizo más vivo el color de su chaqueta, para que coincidiera con el tono preciso. de rojo presente en el logo de Coca Cola; y añadido unos diez centímetros a la cintura, como para subrayar que hasta a Papá Noel le encanta la buena comida (¡y las buenas bebidas!).

El artista tuvo entonces que declarar que el modelo de «su» Papá Noel era un anciano conocido suyo, un vendedor ambulante llamado Lou Prentice: «todas las arrugas de su rostro parecían irradiar felicidad».

De hecho, ¿qué mejor descripción para el buen Papá Noel? No en vano, si ese Papá Noel jovial y risueño se imprimió en el imaginario colectivo. Coca Cola no inventó el personaje de Papá Noel, pero ciertamente jugó un papel decisivo para darle el rostro con el que lo conocemos hoy.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
estados unidoshistorianavidadpublicidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.