Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Sinterklaas: cuando San Nicolás se escondía para llevar regalos a los niños buenos

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
sinterklaas

Robert Hoetink - Shutterstock

'Sinterklaas' llega con su ayudante Black Pete en un barco de vapor a un puerto de Holanda.

Lucia Graziano - publicado el 06/12/22

En los años de la Reforma, muchos países protestantes mostraron una comprensible inquietud ante la idea de que los niños recibieran regalos de San Nicolás (¡después de todo, un obispo católico!). Y así, las fiestas populares del 6 de diciembre fueron prohibidas por ley; pero la población reaccionó con ironía y astucia.

Érase una vez el santo obispo Nicolás, quien, según la leyenda, regresó a la tierra el día de su fiesta para llevar regalos a los niños buenos.

Era una tradición muy antigua, atestiguada desde la Edad Media. Incluso antes de ser dispensador de regalos, San Nicolás era el patrón de los niños. Un patrocinio que le había sido encomendado en virtud de aquel célebre episodio en el que el obispo salvó la vida a tres niños que estaban a punto de ser asesinados (¡y cocinados!) por un malvado posadero (¡que quería servirlas asadas a sus clientes!).

Así, fue naciendo poco a poco la costumbre de mirar a los niños con especial atención, con motivo de la fiesta de su santo patrón. Ese día, los colegios organizaban actividades temáticas y las iglesias ofrecían pequeños obsequios a sus jóvenes feligreses.

Eran celebraciones por todo lo alto, que acababan involucrando a toda la ciudadanía. A diferencia de Papá Noel, San Nicolás no se conformaba con repartir regalos en la noche, cuando todos dormían, sin ser vistos.

El santo obispo recorría las calles de la ciudad, gracias a la colaboración de una figura que llevaba una máscara creada para la fiesta. Y los niños recibían sus regalos directamente de manos de «San Nicolás», que mientras tanto aprovechó la ocasión para impartir a los pequeños algunas pequeñas catequesis.

En definitiva, una fiesta de ciudad vivida con la participación de toda la población y querida tanto por grandes como por pequeños. Sin embargo, había alguien que no compartía este entusiasmo. Martín Lutero no apreciaba en absoluto la idea de que los niños recibieran regalos en la festividad de San Nicolás.


Cuando los protestantes prohibieron por ley las celebraciones de San Nicolás

Comprensible, además. Debe ser bastante vergonzoso descubrir que tus hijos esperan emocionados la llegada de un santo obispo, si acabas de iniciar un cisma para desvincularte de la Iglesia católica, cuyas jerarquías rechazas.

Pero no era solo eso. Martín Lutero (y, en su estela, todos los reformadores protestantes que lo siguieron) pensaban que era indecoroso que los niños esperaran la fecha del 6 de diciembre como si esa fuera la fiesta «real».

El fundador de la Iglesia Luterana tenía la impresión de que los niños, demasiado ocupados esperando a San Nicolás, acababan perdiendo de vista cuál era el acontecimiento verdaderamente importante, para el que se había instituido el período de Adviento.

Y así, Martín Lutero sugirió calurosamente a sus correligionarios abandonar las celebraciones del 6 de diciembre. Y, si acaso, posponer la tradicional distribución de regalos hasta la Nochebuena.

Hasta entonces, no era una costumbre especialmente extendida: de hecho, los regalos de Navidad nacieron precisamente en países de mayoría protestante, con el objetivo declarado de desvirtuar las celebraciones populares en honor a ese santo obispo, demasiado papista para ser bien visto por los reformadores.

Y diré más: algunas naciones de mayoría protestante se cuidaron de prohibir por ley aquellas celebraciones populares que se realizaban el 6 de diciembre, con repartos de regalos hechos en la plaza pública por la mano de encapuchados.

Aunque países luteranos nunca llegaron a estos extremos, los calvinistas no dudaron en recurrir a estos expedientes para imponer su rigor religioso. Convencieron a los gobernantes de prohibir por ley esas actividades y castigar con fuertes multas a las comunidades que habían sido descubiertas en el acto de celebrar a San Nicolás de alguna manera.

En 1570 entró en vigor una disposición similar en los Países Bajos. Y el holandés es un caso interesante porque la prohibición tuvo consecuencias francamente impredecibles.

El Sinterklaas de los Países Bajos: cuando San Nicolás trabajaba de incógnito

Naturalmente, una cosa es redactar una ley y otra cosa es poder hacerla cumplir. (Sobre todo si hablamos de medidas impopulares que apuntan a una de las tradiciones más queridas por las familias).

Los holandeses (y sobre todo los holandeses que profesaban la fe católica) reaccionaron a la prohibición con ironía sarcástica. Inventaron un nuevo personaje al que encomendaron la tarea de llevar regalos a los niños buenos.

Y decían: ¡por supuesto, no se trata de San Nicolás!

sinterklaas
‘Sinterklaas’ saluda a los niños después de haber llegado en un barco a un puerto holandés

Su nombre (Sinterklaas) guardaba un vago parecido con el del obispo de Myra. ¡Pero este generoso benefactor de la infancia no tenía nada que ver con la Iglesia de Roma! Era un tipo extravagante, caracterizado por la curiosa obstinación de ir con una mitra en la cabeza, un báculo en la mano y vestiduras episcopales sobre los hombros. Pero al fin y al cabo la excentricidad de la aristocracia es de todos conocida…

Formalmente, Sinterklaas decía que era un noble español. Un detalle curioso pero no del todo improbable, en un momento en que parte de los Países Bajos estaba bajo el dominio del Rey de España.

Por motivos de trabajo, Sinterklaas viajaba todos los años a Holanda a bordo de una pequeña embarcación capitaneada por una tripulación de sirvientes moros. Navegaba hacia el norte con puntualidad suiza, atracando todos los años a última hora de la tarde del 5 de diciembre. (¡Que, por supuesto, no es San Nicolás ¡Nadie estaba celebrando a San Nicolás de ninguna manera!).

Burlando la prohibición

También en este caso llegaba realmente Sinterklaas: la pequeña embarcación que lo transportaba atracó efectivamente en el puerto de la ciudad, donde un nutrido grupo de familias esperaba ansiosas para presenciar el desembarco.

Montado a lomos de un caballo blanco, Sinterklaas recorría las calles de la ciudad para deleite de grandes y pequeños. Prudentemente, ya no impartía enseñanzas morales, y de hecho ni siquiera repartía regalos. Se limitaba a realizar un desfile festivo antes de desaparecer en el aire, tal como había llegado. Los niños recibirían sus regalos a la mañana siguiente, apareciendo «mágicamente» de noche en la intimidad de sus hogares. (Es decir, en un contexto en el que ni el más celoso de los legisladores podría haber interferido).

Eran de niños holandeses, esos primeros zuecos de madera que se llenaban de regalos por la noche. Pero eso no es todo: si en la Edad Media San Nicolás tenía tradicionalmente la costumbre de regalar manzanas y nueces, aquel viaje encubierto a los Países Bajos le indujo a optar por otro tipo de obsequio: los cítricos, que aún hoy asociamos a los regalos del buen obispo.


Y no es casualidad: en Holanda, las naranjas eran muy populares (y relativamente fáciles de encontrar, porque se importaban en grandes cantidades), ya que estaban simbólicamente vinculadas a la dinastía reinante Orange-Nassau.

Y luego, Sinterklaas viajó a América

La divertida historia de Sinterklaas es interesante por más de una razón. No se limita a ilustrar la creatividad llena de astucia con la que las familias católicas residentes en Holanda sortearon una prohibición religiosa. Probablemente el detalle más interesante de esta historia resida en el hecho de que Sinterklaas es, a todos los efectos, el vínculo entre el europeo san Nicolás y el americano Santa Claus.

El bizarro personaje que paseaba por las calles de Ámsterdam había ido perdiendo poco a poco sus actitudes más hieráticas. Se fue transformando en un genérico anciano de larga barba blanca animado por buenos sentimientos.

Y cuando muchos de los holandeses zarparon hacia el Nuevo Mundo, lo hicieron trayendo consigo su bagaje cultural. Lo que permitió a Sinterklaas hacer un viaje más largo de lo habitual, y finalmente desembarcar en las costas americanas.

El antecesor de Papá Noel

Una Historia de Nueva York firmada por Washington Irving, el autor que más tarde se haría famoso por La leyenda de Sleepy Hollow, data de 1809. Pues bien: este texto es el primero en denunciar una costumbre que, al parecer, ya estaba muy extendida a principios del siglo XIX.

Los colonos holandeses que se asentaron en Nueva Ámsterdam (ahora Nueva York) solían dar pequeños obsequios a sus hijos metiéndolos en calcetines colgados junto a la chimenea. Era un pequeño ritual que se realizaba todos los años en la noche del 5 al 6 de diciembre. Los padres aseguraban que esos regalos se materializaban mágicamente de noche por intercesión de un tal Sinterklaas que, sin ser visto, pasaba de casa en casa cuando los niños ya dormían.

El vínculo con San Nicolás aún era evidente, aunque sólo fuera por la fecha en que se produjo este reparto de regalos. Pero aunque Sinterklaas aún no se había transformado en el Papá Noel que todos conocemos, sin duda empezaba a parecerse visiblemente a él.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
cristianos perseguidoshistoriaholandanavidadprotestantestradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.