Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 febrero |
Santa Brígida de Irlanda
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Clarence Gilyard, «Texas Ranger» que se hizo católico, muere a los 66 años

_DSC0122

Rocco Manuel Spiezio/ Aleteia

Clarence Gilyard

John Burger - publicado el 05/12/22

El actor vivió un divorcio difícil. Más tarde, cayó de rodillas en la Presencia de Cristo Eucarístico.

Clarence Gilyard, actor que interpretó papeles protagónicos en la serie de televisión Matlock and Walker, Texas Ranger -y que experimentó una conversión profunda a causa de la Eucaristía en su vida- ha fallecido a los 66 años.

Gilyard murió en Utah el 22 de noviembre después de una larga enfermedad. La Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Nevada en Las Vegas, donde enseñó cine y teatro y dirigió producciones de Nevada Conservatory Theatre, anunció su muerte el lunes.

«Es con profunda tristeza que comparto esta noticia», dijo la decana Nancy J. Uscher. «Sus alumnos estaban profundamente inspirados por él, al igual que todos los que lo conocieron. Tenía muchos talentos extraordinarios y era muy conocido en la universidad por su dedicación a la enseñanza y sus logros profesionales. Tuvo un seguimiento nacional e internacional a través de su célebre trabajo en el teatro, el cine y la televisión. Su generosidad de espíritu no tenía límites: siempre estaba dispuesto a contribuir a los proyectos y actuaciones en la medida de lo posible».

Nacido en la víspera de Navidad de 1955 en Moses Lake, Washington, Gilyard fue el segundo de seis hijos en una familia de militares. La familia era originaria de Nueva Orleans, pero se mudó muchas veces, de una base de la Fuerza Aérea a otra.

El propio Gilyard, después de sobresalir en la escuela secundaria, pasó un año en la Academia de la Fuerza Aérea, pero la abandonó para asistir a Sterling College en el centro de Kansas. Más tarde obtuvo una licenciatura en la Universidad Estatal de California-Dominguez Hills. También recibió una maestría en bellas artes en actuación teatral en la Universidad Metodista del Sur.

Al mudarse a Los Ángeles en 1979, obtuvo un papel en la película Bleacher Bums, ganando la distinción de ser el primer actor negro en interpretar a una animadora. Volviendo a la actuación televisiva, apareció en programas como Diff’rent Strokes, The Facts of Life, 227, Simon & Simon y Riptide. En 1982-1983, participó en la última temporada de la serie CHiPs de NBC como el oficial Benjamin Webster, junto a Erik Estrada. También coprotagonizó con Jim Carrey la comedia de situación de la NBC de 1984 The Duck Factory.

El debut cinematográfico de Gilyard se produjo en 1986, cuando interpretó un oficial de intercepción de radar F-14 Tomcat en Top Gun. Otros papeles incluyen un militar en The Karate Kid Part II, un experto en informática criminal en Die Hard y un reverendo en Left Behind: The Movie y su secuela, Left Behind II: Tribulation Force.

De 1989 a 1993, interpretó al investigador privado de Ben Matlock, Conrad McMasters, en la serie de televisión Matlock, un papel que lo colocó junto a Andy Griffith, uno de los héroes televisivos de su infancia. Y en 1993, comenzó otra larga temporada en televisión, coprotagonizando con Chuck Norris en Walker, Texas Ranger.

Testigo de la Eucaristía

Pero a pesar de lo exitoso que fue su carrera como actor, su vida personal estuvo llena de drama. Mientras continuaba con sus estudios formales de actuación, incluso mientras actuaba junto a Tom Cruise y Bruce Willis, conoció a Catherine Dutko y los dos se casaron. La pareja tuvo dos hijos. Con el tiempo, el matrimonio se vino abajo.

«Mi esposa me dejó porque comencé a tener una aventura», le dijo a la revista St. Anthony Messenger en 2009. «Estaba hablando un idioma diferente al idioma de la verdad y la responsabilidad».

Dutko solicitó el divorcio. Gilyard, a su vez, puso fin a la aventura y entró en un grupo de terapia. «Lo único reconfortante fue estar en presencia de alguien con quien poder hablar sobre mi dolor, y luego estar con un grupo de personas que hablaron de su dolor», dijo.

Providencialmente, otro miembro del grupo de terapia lo invitó a asistir a una misa católica. «Así que fui a una misa a las 5:30 en St. Rita’s en Dallas», dijo Gilyard, quien fue criado como luterano. Como dijo St. Anthony Messenger (Revista Franciscana), Gilyard «había pasado mucho tiempo de rodillas, solo, en su angustia. Ahora tenía que arrodillarse en presencia de todos».

Pero esa postura de desesperación se convirtió en una de reverencia y alegría, al descubrir el misterio de Cristo en la Eucaristía.

«No sé cuántos católicos saben por qué estamos de rodillas en la presencia de Jesús», dijo. «Ahí es donde tenía que estar. La Madre Iglesia permite eso y nos informa de esa manera», dice. “Es uno de los grandes regalos”.

El St. Anthony Messenger continuó:

«Estar cerca de la Eucaristía hizo que Clarence fuera intensamente consciente de la presencia de Dios, explica. “Se trata de la presencia de Dios en la hostia consagrada. De lo contrario, es solo un edificio. Si Jesús no está presente, es una farsa”, dice. Pero Jesús está presente, lo sabe: “Lo experimenté aquel día y hasta el día de hoy. Hasta el día de hoy, es lo que me sostiene”.

Gilyard fue a hablar con un sacerdote, quien lo guió al Rito de Iniciación Cristiana para Adultos. El amigo de la terapia de grupo lo invitó a pasar tiempo con su familia los domingos, cuando no podía ver a su familia en California.

Al prepararse para ingresar a la Iglesia Católica, Gilyard desarrolló un especial anhelo por la Eucaristía. Fue recibido en la Iglesia en la Navidad de 2001.

Se enteró de que su boda con Dutko no fue sacramental, ya que había sido una ceremonia civil. Con el tiempo, conoció a una nueva mujer y se casó. Antes de la boda, su director espiritual lo animó a asistir a la adoración eucarística todas las noches durante un largo período de tiempo.

«Me estaba dando cuenta de que iba a tener que volverme más maduro en mi uso del tiempo y los recursos», dijo: «El sacramento me iba a exigir un sacrificio, una respuesta amorosa».

El obispo Joseph Galante, quien era coadjutor en Dallas-Fort Worth en ese momento, ofició la boda en 2001. Años más tarde, el obispo Galante invitó a Gilyard a convertirse en consultor del Comité de Comunicaciones de la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU., que Galante, quien falleció en 2019, presidía.

Además de su esposa, Elena, a Gilyard le sobreviven cinco hijos, incluidos dos de su primer matrimonio.

«El profesor Gilyard fue un faro de luz y fuerza para todos los que lo rodeaban en la UNLV», dijo la directora de cine de la Universidad de Nevada-Las Vegas, Heather Addison. «Cada vez que le preguntábamos cómo estaba, alegremente declaraba que estaba ‘¡Bendito!’. Pero nosotros somos realmente los que fuimos bendecidos por ser sus colegas y estudiantes durante tantos años. ¡Te amamos y te extrañaremos mucho, Profesor G!».

Así resumió su vida St. Anthony Messenger : «A lo largo del viaje de su vida, Clarence Gilyard, el dramaturgo, ha descubierto un papel que dice, ‘atraer personas a la presencia de Dios en mi vida’. La Eucaristía es su alimento a lo largo del camino. Con un corazón agradecido, agrega, junto con tantos cristianos que encontraron el camino a casa antes que él, ‘Somos el Cuerpo de Cristo».

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.