Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Baroja y Martín Zalacaín

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
PIO BAROJA

Public domain

Manuel Ballester - publicado el 03/12/22

Baroja tenía una fuerte personalidad pero era, sobre todo, un hombre contradictorio e inquieto. Hablamos de una de sus grandes obras y uno de sus grandes personajes

Hay quienes afirman que el primer trabajo de un escritor es como la semilla que contiene germinalmente, potencialmente, toda su obra. La tarea posterior consistirá en ir dejando ver al público lo que estuvo ahí desde el principio. Y bien podría ser.

Vidas sombrías (1900) es la primera obra de Pío Baroja (1872-1956): una recopilación de relatos que recoge en parte experiencias del autor. El libro mereció muy pronto la elogiosa atención de autores como Unamuno, Azorín o Pérez Galdós.

Baroja ejerció como médico pero su carácter seco, áspero, motivó que pronto riñese con el médico anterior, con los pacientes, con el cura y el alcalde del pueblo… Regresó a Madrid para hacerse cargo de un negocio familiar, una panadería. De ahí que algunos dijeran que Baroja era un escritor «con mucha miga».

Todo buen escritor, y Baroja lo es, plasma en sus obras, sus personajes, sus temas, rasgos de su alma. Baroja tenía una fuerte personalidad pero era, sobre todo, un hombre contradictorio e inquieto.

Perteneciente a la generación del 98, negaba que existiese fundamento alguno para hablar de dicha generación; anarquista convencido, organizaba disciplinadamente sus jornadas; pesimista, infunde a sus personajes ansia y alegría de vivir. Al parecer nunca logró sosiego interior, nunca logró estar a gusto y en su extensa autobiografía aparece como un cascarrabias.

Además de Vidas sombrías, en 1900 publica La casa de Aizgorri, su primera novela y primera de la tetralogía denominada Tierra vasca y a la que pertenecen también El mayorazgo de Labraz (1903), Zalacaín el aventurero (1908) y La leyenda de Jaun de Alzate (1922).

De Zalacaín el aventurero se hicieron dos adaptaciones cinematográficas en vida de Baroja (la de Francisco Camacho en 1928 y la de Pedro Orduña en 1955).

ZALACAÍN EL AVENTURERO
Zalacaín el aventurero (Juan de Orduña, 1955)

Adaptación de una novela homónima de Pío Baroja ambientada en la Tercera Guerra Carlista, impregnada de elementos propios de la historia, cultura e idiosincrasia vasca. Protagonizada por Virgilio Texeira, Elena Espejo, Margarita Andray, Jesús Tordesillas y M.D. Pradera.

En Zalacaín se percibe un eco del cosmos antiguo, una afirmación de la superioridad del mundo rural y vasco sobre el civilizado y urbanita. De hecho, Martín, el pequeño de los Zalacaín crece sin ir al colegio, sin visitar la ciudad y sin padre (y, muy pronto, también sin madre).

Su linaje (los Zalacaín) y su situación el mundo hacían esperar que «Martín fuese como su padre y su madre: oscuro, tímido y apocado; pero el muchacho resultó decidido, temerario y audaz».

El contexto de la obra es la tercera guerra carlista. La guerra, en la que salen a relucir banderas enfrentadas, ideales de unos y otros, y rasgos de la patria común. Pero para Martín la guerra es el contexto hostil en el que le ha tocado vivir, una ocasión más para correr aventuras y hacer negocios. Vive en la tierra vasca, en Francia y en España pero sin entregar su individualidad: «Mi país es el monte».

Novela de aventuras al fin, nos muestra cárcel y fugas, guerra y persecuciones, amores y odio, celos… La vida, en fin. En la obra barojiana hay acción y también reflexión. Por eso señala que, «de conocer Martín la Odisea, es posible que hubiese tenido la pretensión de compararse […] a sí mismo con Ulises».

Ulises, prototipo de aventureros pero también modelo de cuantos saben que todo se pierde si no volvemos a casa y que todo ha valido la pena si ha servido para conducirnos a la paz familiar.

Zalacaín es consciente de la hermosura del sosiego de la vida hogareña, pero él «tenía ambición, amor al peligro y una confianza ciega en su estrella. La vida sedentaria le irritaba».

Hay en Zalacaín un empeño por afirmar de la individualidad, por ser dueño de la propia vida al margen del «destino» (de la herencia paterna y del entorno) pero sabemos que entre los Zalacaín hubo uno llamado también «Martín» y cuya historia, en su vida y en su muerte, se parece tanto al héroe de esta aventura… contradicciones para cuya explicación habría que recurrir al alma inquieta, contradictoria, del autor.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
escritorhistorialiteratura
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.