Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 febrero |
San Ricardo Peregrino
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Sin cuerpo, ¿cómo despide la Iglesia a un difunto?

Funeral sin el cuerpo del difunto

Pascal Deloche / GODONG

Marzena Wilkanowicz-Devoud - publicado el 02/12/22

Desaparición, catástrofe, accidente, muerte y entierro en el extranjero,… ¿Cómo se celebran los funerales católicos sin cuerpos ni cenizas de los fallecidos?

No se pierda esta Misa internacional para aquellos que necesitan sanación. Llevaremos sus intenciones al altar – sin coste. 

Haga click aquí

Es difícil llorar la pérdida de un ser querido sin el cuerpo o las cenizas del fallecido, porque la pérdida no es tangible. 

Los motivos de la ausencia de los restos mortales pueden ser muchos: una desaparición en la montaña o en el mar, desastres naturales, un accidente aéreo, una muerte y un entierro en un país extranjero…

Sin embargo, aunque el cuerpo esté ausente, es esencial para la memoria del difunto y para los familiares organizar una verdadera celebración fúnebre, con un tiempo de oración y despedida.

Lo explica a Aleteia Benoît de la Chanonie, responsable del funeral católico en Boloña (Francia):

«Incluso para nosotros que trabajamos en el servicio funerario, la presencia encarnada del difunto es muy importante. 

Personalmente organicé una ceremonia sin el cuerpo del difunto. Se trataba de alguien que había muerto repentinamente mientras estaba de vacaciones en Croacia. 

Como había problemas en el transporte del cuerpo, bloqueado allí por el golpe, la familia decidió organizar una misa fúnebre sin el ataúd. Luego colocamos en el eje del altar la foto del difunto con una ofrenda floral al pie. 

Era muy importante para la familia y toda la congregación sustituir la ausencia del cuerpo para despedirse y rezar por su alma».

Esta oración de despedida recuerda con palabras muy acertadas que el duelo cristiano consiste en pasar de una relación sensible a una comunión de santos:

«Acuérdate de lo que hiciste por nuestro siervo N, nuestro hermano:
El día de su bautismo, lo acogiste entre tu pueblo;
Ahora que nos ha dejado, asócialo a la felicidad de tus amigos, los santos;
Dale la bienvenida cerca de ti donde todo es luz y paz».

Manifestar la presencia del difunto

Concretamente, sin cuerpo ni cenizas, ¿cómo celebrar el funeral? ¿Cómo manifestar la presencia del difunto? 

Mireille Toulemonde, autora de la guía funeraria del Servicio Pastoral Nacional de Francia, recuerda las despedidas de los isleños de Ouessant (Finistère) hace unas décadas:

El marinero desaparecido en el mar estaba representado por una cruz de cera.

Esta se colocaba sobre el catafalco en lugar del ataúd, y luego en una urna de madera, como para un entierro. 

Varias semanas después se realizaba el traslado al cementerio. 

Hoy podemos manifestar la presencia del difunto con una llama encendida en el cirio pascual, una foto o -por qué no- un objeto que recuerde los compromisos de la persona. 

El celebrante explica entonces las razones de la ausencia del cuerpo, para poner palabras a la evidencia.

Gestos para estar en comunión con el difunto

Si no se pueden realizar los ritos ligados al propio cuerpo (incienso y aspersión), se encuentran otros gestos «paralitúrgicos».

Algunos de ellos: colocar simbólicamente una flor cerca de la foto del difunto, hacer una flor en cruz de espuma, colocar un grano de incienso en una copa, firmar un registro de condolencias. 

Todos estos detalles deben cuidarse particularmente «para que la asamblea entre en una verdadera comunión espiritual con los difuntos y los santos del cielo», subraya Toulemonde.

Misa funeral

Si el difunto era católico, se puede celebrar una misa fúnebre como en el caso de un funeral normal. 

Por «misa de funeral» entendemos la única misa por el difunto directamente unida al funeral de un difunto, como se indica en el misal romano. 

Este precisa que la celebración de esta misa presupone, en principio, la presencia del cuerpo; pero por motivo razonable, puede celebrarse cuando el cuerpo está ausente o ya sepultado.

El celebrante elegirá los textos litúrgicos adecuados o totalmente adaptables, que se encuentran en la bastante amplia selección de misas de difuntos, indicada por el misal. 

Hay, entre otras cosas, oraciones por los jóvenes muertos y por los que fallecieron repentinamente. 

Como la misa se celebra en ausencia del cuerpo del difunto, se termina con una bendición y no con un rito de despedida.

En la homilía requerida por cualquier liturgia fúnebre, es particularmente importante recordar la creencia en la resurrección del cuerpo, independientemente del destino post-mortem del cuerpo del difunto. 

Y la esperanza -que de ello resulta- de que en el cielo todos encontrarán un día sus cuerpos resucitados a semejanza del cuerpo glorificado de Cristo.

Alternativas a la tumba

«Me parece importante grabar el nombre de la persona desaparecida en la lápida de sus familiares. Es muy posible, aunque el cuerpo no esté allí. Este fue particularmente el caso de muchos prisioneros del campo de Auschwitz cuyos nombres fueron grabados en las tumbas familiares», comenta Benoît de la Chanonie. 

También es posible hacer una placa conmemorativa que luego se coloca en un lugar determinado relacionado con el difunto: una capilla, un santuario o un cementerio.

Así se puede tener un registro de la vida del difunto aunque no haya un lugar de entierro. 

Esta práctica es importante tanto por respeto y recuerdo del difunto como por motivos psicológicos de duelo para los seres queridos.

Tags:
cuerpodesaparecidosdifuntosfuneral
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.