Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 febrero |
Santa Brígida de Irlanda
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

‘Mami, nos faltan los calzoncillos’: Un niño de 4 años preparó un regalo de Navidad para un vagabundo

PACZKA DLA BEZDOMNEGO

fot. Marta Brzezińska-Waleszczyk

Mi hijo con el carrito de los regalos para el señor pobre.

Marta Brzezińska-Waleszczyk - publicado el 02/12/22

"Mami, si esa persona no tiene hogar, Santa no le dejará nada debajo del árbol de Navidad, ¿verdad? Voy a ser Santa para él". Una historia corta sobre cómo un niño de 4 años le dio un regalo a un vagabundo

¿Recuerdas esas emociones cuando corrías somnoliento al Calendario de Adviento por la mañana para abrir la siguiente ventana? Curiosidad por saber qué sorpresa aguardaba allí. Y una lección de paciencia porque cada día otra ventana abierta nos acercaba a la Navidad. Hoy vuelvo a revivir estas emociones, abriendo sobres con mi hijo de 4 años.

Más juntos: calendario de adviento familiar

Nuestro Calendario de Adviento es diferente. En lugar de dulces, hay pequeñas tareas, como preparar adornos navideños o un belén de madera (bueno, con la ayuda de papá). 

Sin embargo, no faltan los «dulces»: en nuestro calendario hay tareas gracias a las cuales podemos pasar más tiempo juntos, de una manera atractiva y relajante (ir a la piscina) o simplemente creando algo juntos (hornear galletas de jengibre).

A la hora de preparar un calendario para mi hijo (y de hecho para toda nuestra familia), no quería centrarme en hacer bromas solo para nosotros. Era importante que las tareas del niño incluyeran preparar algo para alguien, cuidar de los demás

Así, gracias a los sobres con caras de reno, mi hijo se encontraba visitando a una abuela enferma o haciendo un comedero para pájaros. Sin embargo, una de las tareas fue única e involucró al pequeño en particular. Preparamos un regalo para las personas sin hogar.

Un niño de 4 años prepara un regalo para un vagabundo

Durante años he estado apoyando las actividades de los Capuchinos del monasterio de Varsovia, que se ocupan de las personas sin hogar. Como en años anteriores, la Fundación Capuchina del beato Anicet Kopliński sugirió preparar regalos para sus cargos. Todo es increíblemente simple. Es suficiente comprar productos específicos de la lista dada y llevárselos a los capuchinos.

La sorpresa inicial que apareció en el rostro del niño cuando sacó la tarea del sobre una mañana, con el tiempo (y nuestras conversaciones posteriores) comenzó a dar paso a la fascinación y la disposición a actuar. Emocionado, con una lista de cosas para comprar que yo había dibujado, esperó a que papá llegara del trabajo para ir de compras.

Café molido, té negro, unas tabletas de chocolate, una taza térmica, además de guantes, calcetines, gorro, calzoncillos, espuma y una maquinilla de afeitar. Mi hijo tomó su pequeña canasta y una misión: encontrar todo lo dibujado en la lista en la tienda. Se las arregló con valentía, sintiéndose a sí mismo en el papel: consideró adecuado probarse un sombrero o guantes para ver si eran lo suficientemente calientes.

¡Mami, nos faltan los calzoncillos!

«Mami, no eran solo calzoncillos*», una voz alegre pero no exenta de preocupación me saludó cuando llegué a casa. Vi cómo el niño pequeño estaba experimentando el hecho de que podía hacer algo por alguien. Esta es una variedad interesante para un niño pequeño, que, naturalmente, todos a su alrededor se preocupan. Le preguntan si tiene calor, si tiene hambre, si está bien. Ahora tiene la oportunidad de cuidar a alguien .

Ver este compromiso ha sido una lección increíblemente esclarecedora para mí. Me conmovió responder a las numerosas preguntas de mi hijo, por qué alguien está sin hogar, dónde están su mamá y su papá, dónde duerme… «Si este señor no tiene casa, Papá Noel no tiene dónde dejarle los regalos. ¿Seré su Papá Noel?», preguntó. Pero lo más bonito fue que él mismo tomó la iniciativa de preparar algo más.

«¿Puedo dibujar una tarjeta de Navidad para una persona sin hogar? ¿Se pondrá contento?», preguntó el niño, y yo estaba haciendo otra lección en mi escuela de vida materna. Como resultado, además de algunas cosas pequeñas, agregamos dibujos al paquete para la persona sin hogar: un árbol de Navidad bellamente decorado, Papá Noel en un trineo…

Si un niño de 4 años preparó un paquete para una persona sin hogar en una noche, tú también puedes hacerlo.

*Encontré los calzoncillos al día siguiente en otra tienda. Podríamos llevar un regalo completo.

Tags:
educaciónnavidadpadres-hijossolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.