Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 febrero |
San Ricardo Peregrino
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

«Elf on the shelf»: ¿por qué los elfos se asocian con la Navidad?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Elf on the shelf

New Africa - Shutterstock

Lucia Graziano - publicado el 02/12/22

Hay quienes la aman y quienes la odian, pero hay un hecho: la tradición "Elf on the Shelf" ha ido ganando cada vez más popularidad en los últimos años. Es una costumbre reciente, que sin embargo tiene orígenes antiguos: los duendes navideños abundan en los cuentos de hadas; y durante siglos nos han instado a hacer buenas obras

Es probable que, en estos días, también se hayan asomado algunos ejemplares a nuestras casas: me refiero al Elf on the Shelf, la tradición navideña nacida no muy lejos en 2005 pero que ya se ha popularizado en todo el mundo.

¿Cómo surgió la tradición «Elf on the Shelf»?

Para los pocos que nunca han oído hablar de él, el Elf on the Shelf es una marioneta con forma de duende navideño que aparece «como por arte de magia» en los dormitorios de los niños los primeros días de diciembre. Permanecerá allí hasta la Nochebuena, apostado en una estantería, observando atentamente el comportamiento de los pequeños y anotando sus caprichos y buenas acciones en una libreta.

En la noche del 24 de diciembre, volverá a la fábrica de juguetes de Santa Claus para contar sus impresiones. ¿Los niños de la familia fueron lo suficientemente buenos para merecer los juguetes que pidieron?

En pocos años, esta tradición prenavideña ha tenido un éxito arrollador que ha asombrado incluso a su propia creadora, Carol Aebersold. La autora de cuentos infantiles había publicado en 2005 un cuadernillo de rimas en el que contaba las aventuras de este simpático duende «espía», en una misión secreta en nombre de Papá Noel.

Hoy en día, la tradición de Elf on the Shelf ahora está muy extendida a nivel mundial. Y como suele ocurrir en estos casos, las familias ya han comenzado a personalizarlo para adaptarlo a sus necesidades específicas.

En muchos hogares cristianos, el duende navideño es reemplazado por un títere con forma de ángel. Y éste informará de sus observaciones a un interlocutor mucho más importante que Santa Claus.

Pero la palma de la originalidad probablemente se la llevan las familias judías, que inventaron un Mensch on the Bench en forma de rabino que supervisa la situación en los días previos a la festividad de Janucá.


Detrás de la tradición de Elf on the Shelf, leyendas antiguas (y con moraleja)

Hablamos pues de una tradición que, en sí misma, tiene orígenes muy recientes, pero ¿existen antecedentes antiguos detrás de esta costumbre?

Efectivamente, sí: la tradición del Elfo en el Estante tiene sus raíces en un corpus de leyendas muy localizables en el tiempo.

En primer lugar, la idea de que Papá Noel tiene pequeños elfos ayudantes. La evidencia más antigua de la existencia de esta creencia se remonta a 1873, cuando Godey’s Lady’s Book, una revista estadounidense para damas, dedicó la portada de diciembre a Santa Claus, mostrándolo en el acto de retocar sus juguetes en compañía de muchos duendes dispuestos.


A partir de ese momento surgió la costumbre de imaginar a los duendecillos como trabajadores que regentaban la gigantesca fábrica en la que Papá Noel crea sus juguetes.

Pero, y aquí viene la parte divertida, hay tradiciones mucho más antiguas que vinculan a los duendes con el período navideño. Los elfos domésticos (por usar un término que sin duda será querido por los fans de Harry Potter) eran personajes conocidos en el folclore del centro-norte de Europa desde los primeros siglos de la era moderna.

«Duendes domésticos»

A los niños se les decía, con una sonrisa en los labios, que cada casa tenía su duende doméstico. Durante el día estaba bien escondido, pero por la noche salía de su refugio con cuidado de no ser visto.

En broma, se le atribuían todos esos pequeños sucesos domésticos que de otro modo serían «inexplicables»: los calcetines que desaparecen misteriosamente en la colada, el perro que empieza a ladrar como loco sin razón alguna, el suelo de la cocina que vuelve a estar lleno de migas a pesar de haberlo limpiado el día antes…

Pero, en estos cuentos infantiles, los duendes no se limitaban a hacer travesuras. Si tenían buena disposición hacia los propietarios, podían convertirse en compañeros de habitación trabajadores que, en ocasiones, ayudaban a los miembros de la familia.

De hecho, se rumoreaba que estas pequeñas criaturas solo se volvían traviesas cuando creían que los anfitriones merecían una lección por su mal comportamiento. Así que aquí era importante tener la habitación ordenada, no hacer berrinches, no levantar la voz. ¡Se corría el riesgo de que al duende no le gustara!

Esos duendes navideños benévolos que incitan a las buenas obras

Y, en el folklore del norte de Europa, también sucedió que estos duendes abandonaban ocasionalmente el dominio de la fantasía para aparecer en la vida cotidiana real. Durante el periodo navideño, cuando los intercambios de regalos están a la orden del día, muchas familias escandinavas preparan un regalo. Y, según explicaban sonriendo a los niños, estaría destinado al elfo doméstico.

Lo curioso es que el regalo existía de verdad, y tomaba la forma de una jarra de glögg (la típica bebida navideña en Escandinavia) acompañada de un bol de gachas de avena aún caliente, con una generosa rodaja de mantequilla para derretir encima.


Según una tradición que se remonta al siglo XIX, las familias dejaban generosas porciones de estos alimentos en el alféizar exterior de la cocina cuando salían de casa para ir a la Misa de Navidad.

«¡A nuestro elfo ciertamente le gustará!» decían los padres a sus hijos, sonriendo y anticipando ya la sorpresa que se asomaría en aquellos ojitos de niño cuando, al volver de misa, la familia se diera cuenta de que alguien realmente se había aprovechado de aquellos regalos.

Un juego educativo

Eso sí: los niños ya grandes aseguraban que los duendes tenían muy poco que ver y que en realidad eran los pobres del pueblo los que se beneficiaban con esos regalos. Y, de hecho, esta dulcísima costumbre navideña permitía a los necesitados conseguir una comida caliente sin tener que pedirla expresamente. Les evitaban así la «humillación» de tener que mendigar abiertamente, si queremos usar este término.

Y, de hecho, incluso yo sospecho que no eran exactamente los duendes navideños quienes se beneficiaban de esas comidas calientes. Pero aún suponiendo que en nuestras casas haya un duende navideño que vigile nuestro comportamiento, realmente creo que la elección de ir de compras para los necesitados entra dentro de aquellas actividades que pueden suscitar nuestra aprobación.

Por supuesto, no haces estas cosas para recibir un regalo adicional de Santa Claus (o ¿quién sabe?); pero tal vez la idea divierta a los pequeños de la casa, como ocurría en el siglo XIX. Después de todo, incluso a través del juego se puede educar.

Entonces, si tenemos un duende en el estante en casa, podríamos considerar preguntarle: ¿quizás nuestro amiguito tiene algunas sugerencias de buenas acciones para hacer en este mes de diciembre?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
advientoestados unidosliteratura infantilnavidadtradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.