Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 febrero |
San Ricardo Peregrino
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

Cusco clamó al Señor de los Temblores por la lluvia (¿y qué sucedió?)  

PERU

@arzobispadodelcusco

Pablo Cesio - Aleteia Perú - publicado el 02/12/22

La imagen del «Patrón Jurado de Cusco» en Perú salió de manera extraordinaria al atrio de la basílica en medio de una sequía que llenó de preocupación a los locales

No se pierda esta Misa internacional para aquellos que necesitan sanación. Llevaremos sus intenciones al altar – sin coste. 

Haga click aquí

El pasado 26 de noviembre no fue un día más para los habitantes Cusco, la famosa ciudad de los Andes peruanos que supo ser la capital del imperio incaico. Ese día, según recordó la propia Arquidiócesis de Cusco, la sagrada imagen del Señor de los Temblores salió de manera extraordinaria al atrio de la basílica catedral de Cusco para bendecir al pueblo ante la sequía que venía padeciendo la región de Cusco y la falta de lluvias.

Los feligreses, preocupados en ese momento por la situación, hicieron la petición. Fue así que ese día la ceremonia comenzó con el rezo del rosario, además de la palabra del arzobispo de Cusco, monseñor Daniel Alarcón Urrutia.

Tal cual recuerdan medios como Agencia Andina, el obispo recordó cómo la ausencia de lluvias afecta campos, cosechas y pastos, además de redes fluviales, entre otros sitios.

«El Señor de la naturaleza nos congrega en esta noche para pedirle a él que se apiade de su pueblo, todo este déficit pluvial es fruto del calentamiento global, no es voluntad de Dios, es resultado del egoísmo, orgullo y soberbia de los hombres que no quieren cambiar su estilo de vida», expresó el arzobispo.

Fue así que a través de esta celebración se clamó al Señor de los Temblores por la normalización de la presencia de lluvias.

PERU

¿Y qué sucedió?

Desde hace varios meses, varias regiones de Perú se han visto afectadas por la falta de lluvias. El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi) advirtió a fines de noviembre que este evento se daría hasta el 4 de diciembre.

Entre las zonas afectadas por la lluvia, asociadas para algunos, reproduce Infobae, «por la entrada de una masa de aire seco proveniente del Pacífico», estaba precisamente Cusco.

Sin embargo, en medio de esta situación, pocos días antes del pedido al Señor de los Temblores en Cusco ya habían regresado algunas lluvias a Puno y Cusco después de semanas, publicó otro medio peruano como La República.

No obstante, más allá de lo sucedido (si la lluvia fue antes o después poco importa), el clamor del pueblo no hace más que confirmar una particular confianza en el Señor de los Temblores en los momentos más oscuros y amenazantes. En este caso, una situación que genera particular dolor para aquellos que dependen de las cosechas para vivir.

PERU
El ruego al Señor de los Temblores

Una imagen que se llenó de actualidad durante la pandemia

El Señor de los Temblores es una famosa imagen de Cristo. Está vinculada a un temblor que se «detuvo» en Cusco durante una procesión en marzo de 1650.  Ha cobrado relevancia histórica. Pero también se cargó de actualidad. Principalmente desde que Perú, al igual que el resto del mundo, tuvo que lidiar con la pandemia del coronavirus.

Esto se apreció con mayor claridad cuando el 14 de julio de 2020. En aquel entonces se cumplieron 300 años de su declaración como «Patrón Jurado» de Cusco en Perú.

En ese momento, la Conferencia Episcopal Peruana recordaba lo sucedido en 1720. Ese año la ciudad de Cusco fue afectada por la peste del tabardillo, situación que hizo a los locales venerar la imagen. Se dice que debido a esto «la peste se alejó».

En efecto, esto fue lo que publicó la Iglesia de Perú con motivo de ese aniversario:

«Hoy queremos volver a vivir ese momento lleno de fe, han transcurrido 300 años y la fe de nuestro pueblo se ha mantenido, el Taytacha de los Temblores ha cumplido su promesa de acompañar, proteger y cuidar a sus hijos. Hoy, 300 años después de este acontecimiento, el contexto histórico se vuelve a repetir, estamos en medio de una terrible pandemia y nuestra fe vuelve a poner su mirada en la imagen milagrosa del Señor de los Temblores».

Así lo dijo en aquel entonces el arzobispo del Cusco, Richard Alarcón. Fue él quien presidió la misa desde el altar del Taytacha en la Basílica Catedral del Cusco este 14 de julio.

Debido pandemia del coronavirus, todas las celebraciones por el jubileo de los 300 años tuvieron que ser reprogramadas en ese momento.  

Actualmente, en 2022, a más de dos años del inicio de la pandemia, los efectos continúan, pero el Señor de los Temblores nunca deja de bendecir a sus hijos a pesar de las restricciones que hubo que atravesar.

Tags:
america latinadevocionperu
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.