Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 febrero |
San Blas
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

¿Quién inventó el calendario de Adviento?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
calendario de adviento

Kathy Majewski - Shutterstock

Lucia Graziano - publicado el 01/12/22

Fue Gerhard Lang, en 1903, quien inició la producción industrial de calendarios de Adviento impresos en cartón, con pequeñas ventanas para ser abiertas día a día. Y también fue él quien inventó los calendarios que comienzan en una fecha fija (1 de diciembre), independientemente del día en que comience el Adviento litúrgico: después de todo, la uniformidad es esencial cuando se produce industrialmente a gran escala

A veces, las tradiciones más queridas nacen en silencio y de las formas más sencillas. Es el caso del calendario de Adviento, que todos los años alegra nuestro diciembre con sus ventanas de colores que esconden sorpresas y obsequios para los gourmets.

Si tuviéramos que contar cómo nació esta costumbre, necesariamente tendríamos que situar nuestra historia en el tranquila intimidad doméstica de una pequeña casa en Maulbronn, una ciudad alemana en el área de Baden-Württemberg.

El Sr. y la Sra. Lang vivían en esa casa, junto con sus amados hijos: Gerhard, el mayor, nació en 1881. Como todos los niños, Gerhard amaba la Navidad. Y como todas las madres, la Sra. Lang trabajó duro para darle a su pequeño unas vacaciones «de ensueño».

Es cierto que, en la Alemania de finales del siglo XIX, no hacía falta mucha imaginación para tener una Navidad alegre «adecuada para niños». Desde hacía tiempo, en aquellas zonas se habían asentado tradiciones que se prestaban muy bien para captar la imaginación de los más pequeños. Las panaderías horneaban dulces típicos que se producían sólo en esa época del año. Y los alféizares de las casas brillaban al anochecer gracias a pequeños adornos luminosos.

Pero sobre todo, a partir de mediados del siglo XIX, se había comenzado a extender en los hogares la costumbre de confeccionar la corona de Adviento, encendiéndose cuatro velas cada uno de los domingos previos a la Navidad.

Incluso en la casa del pequeño Gerhard estas tradiciones se llevaron a cabo con entusiasmo. Pero lo que hizo que las Navidades de Lang fueran especiales fue, sin duda, el grado de inventiva con el que la joven madre instaló sus decoraciones navideñas.

Reinterpretando la tradición de la corona de Adviento de una manera muy personal, la dama creaba cada año una pequeña obra maestra que incluía una rueda de hoja perenne de la que colgaban innumerables adornos festivos y pequeños dulces especiados.

A los niños de la casa Lang se les permitía llevarse cada día un adorno y un dulce de aquella gigantesca guirnalda de Adviento. La baratija adornaría algún rincón de la casa, la galleta acabaría en la boca de los más pequeños… Y así hasta la Nochebuena de Navidad, en un crescendo de expectación y asombro.

Y así, Gerhard Lang comercializó los Advientos de su infancia

Gerhard nunca olvidaría la magia de esos inviernos cuando era niño. Al contrario: ya adulto, y habiéndose convertido en dueño de una papelería donde también funcionaba una pequeña imprenta, Gerhard comenzó a pensar en una manera de recrear (… y rentabilizar) esa magia invernal que tanto le había gustado en su infancia.

Evidentemente, era impensable ofrecer a las familias pobres un calendario de Adviento como el que él había disfrutado. Su complejidad le habría dado un costo demasiado alto, inalcanzable para muchos.

primer calendario de adviento
Calendario de adviento En la tierra del Niño Jesús. Las ventanas contenían versos navideños y se podían pegar con imágenes de una hoja recortada. Copia totalmente grabada. Publicado por Gerhard Lang en Munich en 1903.

Pero, reflexionando detenidamente sobre sus opciones, Gerhard empezó a cultivar la idea de imprimir un calendario de Adviento «en un formato económico», compuesto por dos tarjetas pegadas una encima de la otra. Una de las dos citas bíblicas breves, seleccionadas especialmente para ese tiempo litúrgico. La otra tarjeta, que se colocaría encima, estaría decorada con alegres imágenes festivas y provista de pequeñas cajas.

Día tras día, los pequeños de la casa habrían abierto todas las ventanas: los alegres dibujos los habrían maravillado y los versículos bíblicos los habrían acompañado en la oración.

El primer calendario de Adviento de este tipo vio la luz en 1903. Y, como era de esperar, tuvo un éxito arrollador. La presencia de citas bíblicas lo transformó en una herramienta educativa que gustó hasta a los padres más austeros.

Además, el bajo coste lo hacía fácilmente accesible incluso para aquellas familias no adineradas que se disputaban la compra de un ejemplar cada año, conscientes de poder regalar a sus hijos un poco de esa «magia de la Navidad» que, hasta en algún momento antes, parecía ser propiedad exclusiva de los ricos.

El precio de la industrialización

Estos calendarios tenían un solo defecto: es decir, no reflejaban fielmente el ritmo real del tiempo litúrgico de Adviento.

Como bien sabemos, el Adviento comienza cada año en un día diferente y tiene una duración variable según el día de la semana en el que cae la Navidad. Si se pretende iniciar una producción industrial a gran escala, es fundamental estudiar modelos que tengan cierta uniformidad (y que, posiblemente, se puedan volver a proponer en varias ocasiones sin necesidad de destruir lo no vendido al final de cada año).

Y así, Gerhard Lang eligió comenzar sus calendarios en la fecha convencional del 1 de diciembre, dando lugar a esa moda comercial que todavía continúa en la actualidad.

LEGO ADVENT CALENDAR
Calendario de Adviento comercializado por Lego®

¿Y la tendencia comercial de los chocolates insertada en el calendario?

Los primeros calendarios llenos de dulces aparecieron a finales de la década de 1920, pero sin tener demasiado éxito. En ese momento, lo que más les gustaba a los niños era poder abrir la ventana de par en par todos los días sin tener la menor idea de lo que encontrarían detrás de esos postigos. ¿Una escena de la vida navideña? ¿Un paisaje nevado? En ese momento, era el elemento sorpresa lo que emocionaba a los más pequeños.

Fue el auge económico de la posguerra y la creciente difusión de los productos alimenticios preenvasados ​​lo que hizo que los calendarios de Adviento con dulces fueran muy populares (primero en Alemania y luego en el resto de Europa). Y siguen siendo muy populares en la actualidad.

Probablemente, Lang las encontraría demasiado frívolas y comentaría con orgullo que sus creaciones eran mucho más educativas… Pero seguro que los padres tendrán la oportunidad de intervenir para enderezar las cosas, si lo consideran necesario.

Después de todo, el calendario de Adviento nació así: gracias a la inventiva de una madre, que sabía bien lo que sería útil para sus hijos.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
advientoalemaniahistorianavidadtradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.