Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Antiguas tradiciones para la fiesta de san Andrés

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
san andrés

mountainpix - Shutterstock

Mosaico bizantino de San Andrés el apóstol rodeado de delfines, en la basílica bizantina de San Vitalis, Rávena, Italia

Lucia Graziano - publicado el 30/11/22

Algunas eran de carácter abiertamente devocional; otras eran costumbres populares que se celebraban en la familia o en el lugar de trabajo. En cualquier caso, todas tenían algo en común: ¡anunciar la proximidad de la Navidad!

San Andrés es recordado como uno de los primeros apóstoles, además de patrón de un buen número de naciones: y esto por sí solo bastaría para justificar el entusiasmo con que los fieles han honrado siempre el día en que se celebra.

Pero, sin duda, la fiesta de san Andrés gozó de particular popularidad también en virtud de la fecha en la que el martirologio conmemora al apóstol: el último día de noviembre.

Es una fecha muy simbólica: estamos en vísperas de ese mes que poco a poco nos conducirá a la Navidad. Seguramente el Adviento haya comenzado hace unos días, y en el aire ya empezamos a respirar esa chispeante alegría que acompaña a las más bellas celebraciones de invierno.

Así, a lo largo de los siglos, en torno a la fiesta de San Andrés se desarrollaron un buen número de tradiciones vinculadas de diversas formas a la Navidad. Algunas eran abiertamente religiosas y devotas; otras eran costumbres populares para revivir en el trabajo o en la familia, para bromear juntos en las frías noches de invierno. Casi todas ellas son ahora costumbres olvidadas: ¡así que redescubrámoslas juntos!

1Observa la naturaleza renacer en pleno invierno

Según una antigua tradición, el día de San Andrés, las mujeres austriacas se reunían alrededor de un árbol de albaricoque, cortando con cuidado algunas pequeñas ramas desnudas. Luego se lo llevaban a casa y le hacían incisiones en diagonal en la base, para favorecer al máximo la absorción de agua. Después lo colocaban en un jarrón, cuidando de cambiar el agua una o dos veces por semana.

Todo se colocaba en un lugar cálido de la casa, lo suficientemente cerca de la estufa para calentar pero no sofocar: si todo iba bien, a las pocas semanas comenzarían a brotar esas pequeñas ramitas, en un «milagroso» florecimiento de temporada.


Ni que decir tiene que los milagros tienen muy poco que ver, en este caso: pero ver una ramita pelada que, en pleno invierno, empieza a emitir pequeñas gemas unos días antes de Navidad es realmente muy sugerente.

Y a las amas de casa les gustaba ver en esta tradición una referencia al verdadero significado de la Navidad: una luz que traspasa las tinieblas del invierno; una nueva vida que llega a los corazones cálidos.

2Diviértete descubriendo quién es el afortunado de la familia.

La misma tradición también se llevaba a cabo en Rumania. Pero, en este caso, la costumbre campesina tomó matices más lúdicos: las amas de casa recogían una ramita para cada uno de los miembros de la familia, y se encargaban de «emparejarla» con cada uno de sus familiares atando una etiqueta en la que estaba escrito su nombre.

Llegados a ese punto, solo quedaba esperar: la ramita que floreciera primero indicaría el nombre del más afortunado sin posibilidad de error.

Algunas familias se limitaron a atesorar la información, tomándola como un buen augurio general para el próximo año. Otras familias, en cambio, trabajaban duro para que este excedente de buena fortuna se manifestara de inmediato: el «ganador» del concurso tendría derecho al plato más grande durante la comida de Navidad, o incluso a un pequeño regalo extra. Un divertido juego familiar, hecho especialmente para reír juntos.

3Empieza a cantar villancicos

En el sur de Alemania, el 30 de noviembre, era habitual cruzarse con grupos de niños que pasaban de casa en casa ofreciendo su actuación de canto, a cambio de una pequeña oferta. Por supuesto, durante todo el mes de diciembre, los niños darían numerosos bises: pero era precisamente con motivo de la fiesta de san Andrés cuando se realizaba su primera actuación.

Y cabe recalcar que estas tiernas celebraciones fueron un win-win para todas las partes involucradas. Los coros de niños paseando por el camino traían alegría y despreocupación. Y estas pequeñas actuaciones «pagadas» eran una forma digna a través de la cual familias pobres podían juntar unas cuantas monedas, muy preciadas en la época más fría y dura del año.


¿Cuándo comenzó la costumbre de celebrar la Navidad cantando canciones festivas?
Probablemente a finales de la Edad Media. La colección más antigua de cantos navideños para uso no litúrgico se imprimió en Inglaterra en 1521, pero la costumbre de cantar alegres cantos festivos ya debía estar muy extendida por todo el continente.

Prueba de ello es la Piae Cantiones Ecclesiasticae et Scolasticae Veterum Episcoporum, una colección de villancicos que se recopiló en 1582 en Turku, Finlandia: setenta y tres villancicos se esconden entre las páginas del volumen, con texto y partituras, procedentes de Alemania, de Inglaterra, Suecia, Francia e Italia. ¡Evidentemente, la moda ya estaba extendida y consolidada!

4Dale un regalo a tus empleados

En muchos pueblos de Bohemia, San Andrés era una fiesta particularmente emotiva, durante la cual se concedía a los trabajadores un día libre. Por lo tanto, el mismo privilegio también podrían haberlo disfrutado las niñas que trabajaban en las hilanderías, particularmente numerosas en esa zona de Alemania.

Sin embargo, muchas de esas jóvenes se habían mudado a Bohemia específicamente con el propósito de trabajar. Al vivir lejos de su familia de origen, a menudo tenían poco interés en tomarse un solo día libre que seguramente no les hubiera permitido regresar a casa.

Durante el siglo XIX, algunos empresarios pensaron en ofrecer a las niñas la oportunidad de ir a la fábrica de todos modos, en ese día de celebración. Por supuesto, no tenían que trabajar; o más bien: no estaban obligados a trabajar a menos que quisieran.

Si hubieran decidido ponerse en el telar, podrían haber utilizado la maquinaria y los hilos gratuitos, puestos a su disposición a lo largo del día, para confeccionar telas a su gusto que podrían haber guardado para sí mismas, para hacer un bonito vestido nuevo para lucir en las fiestas.


Era, por así decirlo, la versión decimonónica de la paga extra; o quizás de las cestas de empresa, si preferimos esta comparación.

5Recitar la Oración de Navidad de San Andrés

En la antigüedad, se la conocía como la «novena de san Andrés»: ​​una definición sin duda sugerente, excepto que este ciclo de oraciones no dura nueve días en absoluto. En efecto, acompaña a los fieles hasta Navidad, en una lenta preparación diaria que comienza el 30 de noviembre y termina el 24 del mes siguiente. No en vano, hoy en día a muchos les gusta llamarla más propiamente «oración de Navidad de San Andrés» u «oración de anticipación de Navidad».

El texto es simple, pero fuertemente sugerente:

Benditos sean el ahora y el momento
en que nació el Hijo de Dios
de la inmaculada Virgen María:
a la medianoche,
en Belén,
en el frío amargo.
En esa hora dígnate, Dios mío,
para escuchar mi oración y cumplir mis deseos:
[mencione su solicitud]
por los méritos de nuestro Señor Jesucristo
y de Su Santísima Madre. Amén.

En la antigüedad, la oración se rezaba quince veces al día, a partir del 30 de noviembre. Obviamente, cada uno de nosotros podrá adaptar la frecuencia con la que recitamos estas palabras a nuestras necesidades. Pero siguen siendo una espléndida meditación para retomar de vez en cuando durante el Adviento.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
Austrianavidadrumaniasantostradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.