Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

3 claves del Papa Francisco para evitar megalomanía espiritual

Pope Francis Thumbs up

Antoine Mekary | ALETEIA

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 30/11/22

Audiencia general. El Papa invita a reconocer la auténtica consolación porque - dijo - el «diablo existe» y sabe nuestras «contraseñas» del corazón. Los consejos del Papa para orar sin evadir los deberes y evitar que el mal confunda el alma con sus engaños

«El estilo del enemigo -cuando hablamos del enemigo, hablamos del diablo: el diablo existe- es presentarse de forma astuta, disfrazada:  parte de lo que está más cerca de nuestro corazón y después nos atrae a sí, poco a poco: el mal entra secretamente, sin que la persona se dé cuenta». 

Así lo dijo el Papa Francisco, en la catequesis de la audiencia general de este miércoles, 30 de noviembre de 2022, pronunciada en la Plaza de San Pedro y dedicada a la consolación.  «Y con el tiempo la suavidad se convierte en dureza: ese pensamiento se revela por cómo es realmente», anotó Francisco. «La consolación no es sentirse como un pavo real ante Dios». 

Por ello, insistió sobre la importancia del examen espiritual, de los propios pensamientos; «es una invitación a aprender de las experiencias, de lo que nos sucede, para no seguir repitiendo los mismos errores.». Lo expresó en este tiempo de Adviento, tiempo de espera de la Navidad. El Papa dijo a los fieles alemanes: «Si ponemos nuestra esperanza en Dios, llegaremos a la plena felicidad, sin caer en algún engaño».

1No dejarse robar las contraseñas del corazón por el diablo

Conocerse a sí mismo, este es imperativo para reconocer la consolación de Dios, de aquella del mal espíritu, según el Papa. «Cuanto más nos conocemos a nosotros mismos, más nos damos cuenta de dónde entra el mal espíritu, sus “contraseñas”, sus puertas de entrada a nuestro corazón, que son los puntos en los que somos más sensibles, para poner atención para el futuro.», es la recomendación del Papa. 

«Cada uno de nosotros tiene los puntos más sensibles y débiles de su propia personalidad», explicó con sus propias palabras: «Y a partir de ahí el mal espíritu entra y nos lleva por el camino equivocado, o nos saca del camino correcto». 

«Los ejemplos podrían multiplicarse como se desee, reflexionando sobre nuestros días», explicó Francisco. «Por esto es tan importante el examen de conciencia cotidiano: es la fatiga valiosa de releer lo vivido bajo un punto de vista particular. Darse cuenta de lo que sucede es importante, es signo de que la gracia de Dios está trabajando en nosotros, ayudándonos a crecer en libertad y conciencia». 

En este sentido, se trata de crecer de la mano de Dios. «Notar lo que sucede es importante, es una señal de que la gracia de Dios está actuando en nosotros, ayudándonos a crecer en libertad y conciencia. No estamos solos: es el Espíritu Santo quien está con nosotros».

2Reconocer la auténtica consolación 

«La auténtica consolación -dijo el Papa- es una especie de confirmación del hecho que estamos haciendo lo que Dios quiere de nosotros, de que estamos caminando por sus senderos, es decir, por los caminos de la vida, de la alegría, de la paz. El discernimiento, en efecto, no se centra simplemente en el bien o en el máximo bien posible, sino en lo que está bien para mí aquí y ahora: sobre esto estoy llamado a crecer, poniendo límites a otras propuestas, atractivas pero irreales, para no ser engañado en la búsqueda del verdadero bien». 

Aprender a leer el día, realizar el examen de conciencia 

Para Francisco, es necesario «avanzar en la comprensión de lo que sucede en mi corazón»: «Y para ello -explicó, todavía sin papeles en la mano- necesitamos un examen de conciencia, para ver lo que ha sucedido hoy. Buscar la raíz de estos errores. Aprender a leer en el libro de nuestro corazón: lo que sucedió durante el día. Hazlo, son dos minutos, pero te hará bien, te lo aseguro».

La consolación no es sentirse como un pavo real ante Dios

Por otro lado, el Papa invitó que la consolación no sea «sentirse como un pavo real ante Dios». Así lo explicó el Papa halando de la importancia del discernimiento. 

«Si voy a rezar -añadió sin hojas en la mano- y me acuerdo de aquel famoso fariseo: ‘Te doy las gracias, Señor, porque rezo, no soy como los demás…’, esa oración acaba mal. Ese consuelo es como sentirse un pavo real ante Dios’. De ahí la necesidad de preguntarse: «¿a dónde me lleva ese pensamiento? Por ejemplo, a dónde me lleva el pensamiento de rezar». 

Evitar la megalomanía espiritual

A continuación, dijo: «Me pongo a rezar y luego en la oración me siento omnipotente, porque soy el único que hago las cosas bien.». Así denunció una megalomanía que ataca el espíritu en la cotidianidad. «Examina bien el camino de mis sentimientos», es la invitación de Francisco.

3“La oración no es una evasión de los deberes”

Asimismo, el pontífice explicó que «la oración no es una evasión de las tareas, al contrario, es una ayuda para realizar el bien que estamos llamados a hacer, aquí y ahora». 

«¿Cómo reconocemos la verdadera consolación?»: «Esta es una pregunta muy importante para un buen discernimiento, para no engañarnos en la búsqueda de nuestro verdadero bien», dijo Francisco, citando a San Ignacio de Loyola. 

«Si (la consolación) me lleva a algo que no es bueno, el consuelo no es verdadero, es falso.» Por ejemplo, «tengo el pensamiento de rezar, y noto que va acompañado de afecto hacia el Señor y el prójimo, invita a hacer gestos de generosidad, de caridad: es un buen principio». 

Lava los platos y luego ve a rezar

Por otro lado, advierte -sin hojas en la mano-, «puede ocurrir que ese pensamiento surja para evitar un trabajo o una tarea que me ha sido encomendada: cada vez que tengo que lavar los platos o limpiar la casa, me entran unas ganas enormes de ponerme a rezar. Esto pasa en los conventos». 

En fin, el papa Francisco explicó que la oración no es una evasión, sino una ayuda para hacer mejor el bien, aquí y ahora. Entonces, aconseja más adelante: “lava los platos y luego ve a rezar”. Pero, reza. Eso sí, reza y haz el bien. 


La alegría del circo

Al final de la audiencia general, el circo de Kenya realizó un breve espectáculo para los fieles y peregrinos presentes. El Papa Francisco sonrió y manifestó su aprecio a los artistas circenses por su contribución a la belleza y a la alegría que calentó los ánimos en una fría Plaza de San Pedro.

Tags:
audiencia generalconsolacióndiablodiscernimientopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.