Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 febrero |
Santa Genoveva Torres Morales
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

El Stir-up Sunday: cuando todos preparaban el pudding de Navidad

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Christmas pudding plum pudding plum duff tipico dolce natalizio inglese dalla forma di zuccotto

Shebeko I Shutterstock

Lucia Graziano - publicado el 29/11/22

En la Inglaterra victoriana, el último domingo antes de que comenzara el Adviento se conocía como "Stir-up Sunday". Ese día las familias se reunían para vivir juntas un momento de celebración… pre-vacacional. Una tradición con sabor antiguo, que tal vez sea bueno redescubrir

El Adviento acaba de comenzar, pero ya llegamos tarde.

Tarde con la cocina, por lo menos; o al menos, a los ojos de nuestros antepasados. Si quisiéramos mantenernos al día con los usos y costumbres que estaban en boga durante la época dickensiana navideña, tendríamos que admitir objetivamente el desastre: salvo que haya alguien que ya haya empezado a preparar la cena de Navidad, la dura verdad es que llegamos tarde. Para ser fieles a la tradición, ya deberíamos tener en la despensa un pudding de Navidad madurando al brandy.

En un momento en que muchos muestran una creciente molestia con el consumismo que impulsa a las tiendas a exhibir decoraciones festivas cuando aún estamos en pleno otoño, puede hacerte sonreír pensar en una tradición victoriana que parecería caer en lo mismo. Pero, en realidad, la curiosa costumbre de preparar el pastel de Navidad incluso antes de que comience el Adviento tenía su propia razón, y sobre todo tenía su propia moraleja. Que tal vez deberíamos redescubrir…

Para permitir que el brandy empapara bien el pudding para las fiestas, nació la tradición de preparar el postre incluso antes de que comenzara el mes de diciembre. Por convención, muchas familias lo cocinaban en la tarde del último domingo antes de Adviento; lo que, en Gran Bretaña, todavía se conoce hoy como Stir-up Sunday.


Raíces litúrgicas

Una tradición culinaria que tiene sus raíces… ¡en la liturgia! El Stir-up Sunday debe su nombre al texto de la colecta que se recita en las iglesias anglicanas al comienzo de la misa del día. Como curiosidad, también estuvo en uso en las iglesias católicas hasta la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II. Éste, al fijar la fiesta de Cristo Rey en ese domingo, se preocupó de elegir las lecturas adecuadas para acompañar el aniversario, abandonando las antiguas oraciones.

El último domingo antes del comienzo de Adviento, los fieles anglicanos que toman asiento en los bancos de la iglesia, aún hoy comienzan su celebración recitando la oración: stir up, we beseech thee, o Lords, the will of faithul people: es decir, «Señor, te rogamos, acrecienta la voluntad de tus fieles».

Es difícil ver un vínculo entre esta oración y el pudding de Navidad; sin embargo, en inglés, el verbo stir-up (aumentar, acrecentar) es un compuesto de stir, esa es la palabra que se usa en los libros de recetas para indicar la acción de mezclar un compuesto.

Aparentemente, este involuntario juego de palabras terminó por inspirar a las piadosas mujeres reunidas en la iglesia pensamientos que partían de la devoción cristiana y terminaban en las tareas domésticas.

En resumen: poco a poco, las amas de casa británicas comenzaron a mirar la liturgia de ese domingo como una especie de recordatorio hogareño: Stir up!, exclamaban en la iglesia; y las mujercitas, para no ser menos, se apresuraron esa misma tarde a hacer lo mismo con su mezcla de pudding. Después de todo, la Navidad no estaba tan lejos.

La alegría de juntarse y celebrar, para aquellas familias que viven lejos

Es difícil decir cuánta verdad hay en esta historia; es probable que las tradiciones populares asociadas a ese domingo de noviembre se desarrollaran de forma independiente, y sólo posteriormente fueran releídas a la luz de la liturgia del día.

christmas pudding
Flambeo del Pudding de Navidad antes de servir

Lo cierto es que, durante el siglo XIX, se popularizó la costumbre de reunir a toda la familia en torno a una mesa la tarde del Domingo de Stir up.

Era una reunión familiar en toda regla: los padres se liberaban de las tareas del hogar para poder dedicar todo el día a sus hijos. Los jóvenes que ya se habían mudado lejos de casa se tomaban la tarde libre para regresar con sus familias. Los familiares que vivían lejos se organizaban para estar presentes a su vez.

Todos pasaban el día juntos y todos trabajaban juntos para continuar con la larga preparación del pudding. Era, a todos los efectos, un lugar de reunión prenavideña alegre; una de esas lindas reuniones familiares con sabor antiguo que sin embargo se desarrollaban en una época lo suficientemente moderna como para hacer ya complicada la operación de reunirse todos alrededor de una mesa.

Porque las familias del siglo XIX fueron las primeras en tener que vivir una dolorosa condición hasta entonces inaudita: la de tener que vivir muy lejos de los hermanos, tíos y padres.

Separación

La revolución industrial había llevado a muchos jóvenes a buscar fortuna en las grandes ciudades, alejándose de sus pueblos natales donde vivían solos sus ahora ancianos padres. Muchas de las familias del siglo XIX eran muy conscientes de la dolorosa distancia de sus seres queridos que muchos de nosotros experimentamos hoy.

Y en un contexto en el que las reuniones familiares requerían necesariamente una cierta organización aguas arriba, esa costumbre prenavideña era rara y preciosa: los familiares dedicaban una tarde a preparar todos juntos el pudding de Navidad.

Claramente, el postre era solo una excusa para reunirse y pasar el día juntos. Y lo hacían antes de que la nieve y el hielo hicieran incómodo el transporte; antes de que los compromisos se hicieran apremiantes para quienes trabajaban en el comercio; antes de que las muchachas que servían como sirvientas en las mansiones de la aristocracia fueran engullidas por las actividades necesarias para atender las festividades navideñas de sus patrones.

Pero las amas de casa sabias y laboriosas son notoriamente inventivas y no se dejan intimidar por estas dificultades logísticas. Así nacieron los festejos populares con motivo del Stir up Sunday: un alegre aniversario inventado en la mesa para estar todos juntos, en una época en la que aún era posible hacerlo sin demasiado estrés.

Claro: en su momento, la familia se reuniría por segunda vez para la tradicional cena navideña. Pero mientras tanto, ya habían comenzado las celebraciones, con esa informalidad distendida y familiar que solemos asociar a los mejores recuerdos.


Una tradición por redescubrir y una receta por probar

Y esta es quizás una lección en la que también podríamos inspirarnos los contemporáneos, que muchas veces llegamos exhaustos al 25 de diciembre, puestos a prueba por una maratón de compromisos que tienden a concentrarse en los días inmediatamente próximos a la festividad.

Quizá no tengamos el más mínimo interés en preparar el famoso pudding de Navidad; pero encontrar la forma más adecuada para que podamos recuperar esta tradición realmente podría brindarnos un precioso momento de relajación en familia, antes de que el torbellino de los compromisos prenavideños nos abrume. Después de todo, ¡nunca es demasiado pronto para reunirse en compañía!

Y si alguien quiere dedicarse a la cocina, aquí está la receta original del pudding de Navidad, tal y como la vuelve a proponer la histórica asociación English Heritage, inspirándose en textos de la época victoriana.

Ingredientes

  • 75 gramos de harina leudante
  • 175 gramos de pan rallado aún fresco
  • 175 gramos de azúcar moreno
  • 175 gramos de mantequilla
  • 550 gramos de pasas
  • 125 gramos de cítricos confitados
  • 125 gramos de cerezas confitadas cortadas en trozos pequeños
  • 1 zanahoria rallada
  • 2 cucharaditas de especias dulces mixtas
  • 1 naranja pequeña para exprimir en jugo
  • 1 limón pequeño para exprimir en jugo
  • 3 cucharaditas de melaza o jarabe de arce

Preparación

Mezclar el azúcar, la mantequilla, la harina y la miga de pan; cuando los ingredientes estén mezclados, agregue las pasas, la fruta confitada, la zanahoria rallada, las especias, la melaza y los jugos de cítricos. Pasar todo a un molde de pudding, luego proceder a la cocción: teóricamente se debe hacer al baño maría, en el horno a 150 grados, durante 7 horas.

Para aquellos que tengan una olla de cocción lenta, será decididamente más práctico utilizar este aparato: en ese caso, el pudding deberá cocinarse durante 9 horas a baja temperatura.

Después de la cocción, el pudding estaría listo para el consumo. Pero, antaño, era tradicional conservarlo en un lugar seco y frío durante unas semanas, rociándolo diariamente con aguardiente (que, evidentemente, evitaba su deterioro gracias al fuerte componente alcohólico).

Después de un mes de estar regado con licor, el pudding que se traía a la mesa el día de Navidad se empapaba completamente en alcohol: para consumirlo, era costumbre servirlo flambeado, prendiendo fuego al postre cuando llegaba el momento de servirlo. Y en efecto: era importante que a cada uno de los invitados se le sirviera un trozo de pudding sobre el que aún bailaban las llamas; los presentes la soplaban pidiendo un deseo para el nuevo año, tal como lo hacemos hoy al soplar las velas de la torta de cumpleaños.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
dulceshistorianavidadrecetasreino unidotradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.