Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 febrero |
Santa Genoveva Torres Morales
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Su último deseo fue la boda ¡y se recuperó!

boda.jpg

@madison_stroup_ | Instagram

Zach y Madison Stroup.

Urška Kolenc - publicado el 26/11/22

Llegó un momento en que Zach no tuvo fuerzas para luchar más contra la enfermedad y se rindió. Su último deseo fue casarse con su amada Madison. Pero después de la boda, las cosas empezaron a cambiar...

A fines de agosto, Madison Stroup publicó un conmovedor video en TikTok con su esposo Zach, quien ha pasado por muchos momentos difíciles en los últimos dos años. Estaba luchando contra dos enfermedades insidiosas al mismo tiempo: el linfoma no Hodgkin y la enfermedad de Crohn.

El video, cuyo objetivo es crear conciencia sobre el cáncer en los jóvenes, ha sido visto más de 18 millones de veces y obtuvo 3 millones de «me gusta» desde el 28 de agosto.

La pareja de Fort Collins, Colorado, se conoció en la escuela secundaria en 2015. Hasta 2020, no tenían nada especial, vivían como muchas otras parejas jóvenes. Zach, de 26 años, era dueño de una agencia de seguros y Madison, de 24, trabajaba como peluquera. En su tiempo libre, viajaban y disfrutaban de la vida.

Primer diagnóstico

En febrero de 2020, mientras estaban de vacaciones, Zach comenzó a quejarse de dolor en las articulaciones, fatiga y problemas digestivos. Según contó al portal Today, antes estaba sano y nunca fue al médico, y se dedicaba al culturismo. Dos meses después, le diagnosticaron la enfermedad de Crohn, una enfermedad intestinal inflamatoria crónica que causa, entre otras cosas, diarrea, fatiga, fiebre, dolor abdominal y pérdida de peso.

Empezó a tomar medicamentos, pero el tratamiento no dio los resultados esperados. Se despertaba todas las noches sudando, con fiebre alta. En seis meses, perdió más de 30 kilogramos. También visitó a muchos médicos que se suponía que lo ayudarían a detener la enfermedad.

«Lo último que esperábamos era cáncer»

En noviembre de 2020, Zach se despertó con un dolor agudo en el pecho. Había un ganglio linfático muy inflamado en el cuello. Zach fue a la sala de emergencias, donde los médicos realizaron una serie de pruebas.

«Lo último que esperábamos era cáncer. Éramos tan jóvenes…», recuerda Madison. «Cuando el médico entró en la oficina, parecía que acababa de ver un fantasma… Dijo: ‘Creo que tienes cáncer'».

Después de una serie de pruebas, a Zach se le diagnosticó linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer de la sangre que comienza en los linfocitos. Este cáncer puede atacar a cualquier edad. En el caso de Zach, la enfermedad estaba ahora en la etapa cuatro y era tan agresiva que se había extendido a los pulmones y al hígado.

Zach comenzó el tratamiento de inmediato. En marzo de 2021, luego de seis ciclos de quimioterapia, la enfermedad estaba en remisión. Solo unas semanas después, se comprometió con Madison. Pensaron que su batalla contra el cáncer había terminado. Pero estaban equivocados…

View this post on Instagram

A post shared by 𝙼𝚊𝚍𝚒𝚜𝚘𝚗 𝚂𝚝𝚛𝚘𝚞𝚙 (@madison_stroup_)

Recaída

Después de unos meses, Zach sintió que algo andaba mal con su salud nuevamente. Al principio, el oncólogo pensó que el hormigueo en los pies era un efecto secundario de la quimioterapia. Sin embargo, un día de noviembre, Zach perdió toda sensibilidad en las piernas. Los jóvenes se enteraron de que el cáncer había regresado. Esta vez atacó la médula espinal. 

«No podíamos creer que estaba sucediendo de nuevo».

Aunque los cirujanos extirparon con éxito el tumor, Zach perdió el uso de su pierna derecha y tuvo que usar una silla de ruedas y un andador. Luego de dos semanas en un centro de rehabilitación, fue trasladado al hospital donde comenzó nuevamente la quimioterapia. Desafortunadamente, surgieron complicaciones, una tras otra.

Uno de los médicos dijo que la quimioterapia no daba los resultados esperados. Informó que el cáncer también había invadido el cerebro de Zach. Por esta razón, se cambió el tratamiento y se aumentó el número de ciclos, con la esperanza de que el cáncer finalmente respondiera a la quimioterapia.

@the_stroups

Todos los días hace progresos. ¡Vete a la m…, cáncer!! Además, si tienes ganas de rendirte, ¡NO LO HAGAS! Nunca se sabe lo que hay detrás de la puerta de al lado. #dontgiveup #luchador #fisioterapia #cáncer #youngcancersurvivor #againstalloddsSIGUE ADELANTE – Discurso Motivacional

Obstáculos y complicaciones

Poco después de comenzar un nuevo tratamiento, Zach de repente desarrolló una gran hinchazón y dolor abdominal. En un principio, se sospechó que la causa era la enfermedad de Crohn previamente diagnosticada. Sin embargo, una de las enfermeras insistió en pruebas adicionales, después de lo cual resultó que Zach se había roto el intestino grueso durante la quimioterapia.

«Esa enfermera le salvó la vida», recuerda Madison con gratitud. Zach fue inmediatamente llevado a cirugía. Se extirpó la mitad de su intestino grueso y se colocó una bolsa de ostomía. El médico dijo que fue un milagro que sobrevivió a la complicación y que no tuvo un ataque de sepsis.  

Pérdida de esperanza

Tanto el tratamiento como las constantes complicaciones agotaron tanto a Zach que perdió el sentido de la lucha. Miró a Madison a los ojos, se echó a llorar y le confesó que ya no tenía fuerzas para luchar.

Así que Madison quería aprovechar al máximo el tiempo que les quedaba. 

Anteriormente, habían planeado casarse solo después de que Zach se recuperara. Sin embargo, dadas las circunstancias, no había nada que esperar.

Boda en el hospital

Decidieron tener una boda modesta, que tuvo lugar en una habitación de hospital. «Durante los últimos dos años, el cáncer se ha apoderado de nuestras vidas. No podíamos dejar que nos quitara nuestro matrimonio también».

El 15 de abril de 2022, la pareja se casó en el pasillo de la sala de oncología del Hospital St. Lucas en Denver. Madison usó un vestido de novia que no había terminado. Su peinado y maquillaje estuvo a cargo de… enfermeras que voluntariamente cedieron un día libre con motivo de la ceremonia. 

Las restricciones relacionadas con el coronavirus hicieron que casi nadie de familiares y amigos pudiera estar presente en la ceremonia. Al comienzo de su nuevo viaje, solo los acompañaron sus padres y el personal del hospital.

Se dio cuenta de que valía la pena luchar por

«Aunque estaba exhausto, nuestra boda me dio nuevas esperanzas», dijo Zach. «Dejé de luchar contra la enfermedad, pero aún quería luchar por Maddy».

Todo indica que fue el sacramento del matrimonio lo que hizo que Zach recobrara nuevas fuerzas

No solo recuperó el apetito, sino que su cuerpo respondió repentinamente al tratamiento, lo que permitió que el novio calificara para un trasplante.

Después de una operación exitosa, surgieron más complicaciones, como resultado de lo cual fue enviado nuevamente a la unidad de cuidados intensivos. 

Salida del hospital

Cuando sufrió depresión y ataques de pánico a causa de esto, Madison le mostró apoyo y amor. Con la ayuda de su amada esposa, logró superar todos los obstáculos y el 9 de julio, por primera vez en nueve meses, pudo salir del hospital.

Entonces llegó la noticia que la pareja había estado esperando durante tanto tiempo. Los jóvenes se enteraron de que la enfermedad está en remisión y Zach ya no necesita ser tratado, basta con que permanezca bajo estricta supervisión médica.  

Gracias a esto, Zach y Madison finalmente pueden disfrutar al máximo de su vida juntos. Las experiencias difíciles les han hecho mirarse a sí mismos y a su camino de manera diferente. 

Zach acude a fisioterapia para recuperar su fuerza y ​​movilidad lo antes posible. Ambos planean viajar, perseguir nuevas metas y crecer en el amor mutuo. Quieren que su historia dé esperanza a las personas que se encuentran en una situación similar.

Tags:
amor de parejaAmoris laetitiabodamatrimonionoviazgo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.