Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 09 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Música
separateurCreated with Sketch.

La oración «escondida» en una conocida canción de La Oreja de Van Gogh

AMAIA MONTERO

Christian Bertrand | Shutterstock

José Antonio Méndez - publicado el 25/11/22

La crisis de salud mental de la cantante Amaia Montero ha alarmado a sus seguidores. Curiosamente, una de sus más célebres canciones como vocalista de La Oreja de Van Gogh "esconde" un mensaje espiritual que puede ayudarle.

«Nadie como tú» es una de las más célebres canciones de La Oreja de Van Gogh. Compuesta e interpretada por su entonces vocalista Amaia Montero, formó parte del álbum «Lo que te conté mientras te hacías la dormida», el tercero del grupo y con el que lograron 20 Discos de Platino, uno de Diamante y 4 Discos de oro. Un auténtico «hit» que les llevó a lo más alto de las listas de España, México, Estados Unidos, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador…

AMAIA MONTERO

Tal y como dice su letra, después de «más de veinte años» de su grabación (en diciembre de 2002), el tema vuelve a estar de actualidad para salir en auxilio de su compositora, Amaia Montero. Porque como han recogido numerosos medios de comunicación, la intérprete (que dejó el grupo en 2009) acaba de recibir el alta tras un mes ingresada en un centro médico de Navarra por sus problemas de salud mental. 

Potente lectura espiritual

La familia de la artista (que no se ha apartado de ella durante el ingreso) ha reconocido que Montero «no está pasando por su mejor momento». Y es justo en este bache cuando puede recibir una ayuda inesperada a través de «Nadie como tú», que ella dedicó a su hermana Idoia pero que esconde una potente lectura espiritual cuando se escucha como una oración elevada a Dios en un momento de fragilidad.

«Nadie como Tú…»

Sólo hace falta entonar el repetido «tú», con «T» mayúscula, y el significado cambia por completo: «Nadie como Tú para hacerme reír. / Nadie como Tú sabe tanto de mí. / Nadie como Tú es capaz de compartir / mis penas, mi tristeza, mis ganas de vivir», arranca el tema. 

Tampoco hace falta forzar la imaginación para encontrar un sentido profundo al resto de la letra, si se canta dirigiéndola a Dios: «Tienes ese don de dar tranquilidad /de saber escuchar, de envolverme en paz. / Tienes la virtud de hacerme olvidar /el miedo que me da mirar la oscuridad».

Oración para un momento de angustia

Incluso encierra una interpretación que invita a la oración contemplativa cuando la angustia no deja fluir las palabras del corazón, y a la práctica ignaciana de «hacer memoria» de la propia vida para descubrir en ella la presencia de Dios, con una mirada providente hacia el futuro.

«En silencio y sin cruzar una palabra /solamente una mirada es suficiente para hablar. / Ya son más de veinte años /de momentos congelados /en recuerdos que jamás se olvidarán. / Y pasarán los años / y siempre estarás /buscando un plan / para que se hagan realidad / los sueños que / soñábamos antes de ayer al dormir / hablando del tiempo que nos quedará por vivir», se escucha en un momento del tema.

En resumen, un giro inesperado y espiritual para una conocida canción, que puede ayudar, de forma alternativa y sorprendente (como la Providencia) a quien esté atravesando un momento complicado. Como la propia Amaia Montero:

Tags:
canciónmúsica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.