Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Santos que sufrieron infertilidad

INFERTILITY SAINTS

Public Domain

Meg Hunter-Kilmer - publicado el 15/11/22

Muchos santos y santas han conocido la cruz de un anhelo insatisfecho de tener hijos

Para aquellos que anhelan tener hijos y se sienten decepcionados mes tras mes, ser católico no siempre lo hace sentir más fácil.

Cuando estás rodeado de familias con muchos niños, tu carencia puede parecer más dolorosa que nunca.

Pero no todas las buenas parejas católicas tienen hijos; de hecho, hay bastantes santos que lucharon contra la infertilidad.

Si estás lidiando con la infertilidad y con todo el sufrimiento, la esperanza, la pérdida y los corazones rotos que la acompañan, aquí hay algunos amigos santos con los que caminar, santos que nunca criaron a ningún hijo biológico y se convirtieron en santos a través de ese dolor.

Santa Catalina de Génova (1447-1510)

Estuvo casada durante 16 años; ella y su esposo no tuvieron hijos juntos, aunque él tuvo uno con su amante. Durante los primeros 10 años de su matrimonio, Catalina fue mundana y despreocupada por las cosas espirituales. Pero una experiencia mística cambió todo eso y Catalina comenzó una vida de oración y servicio. Su esposo se convirtió a través de su testimonio, al igual que muchos otros. Fue madre espiritual de Ettore Vernazza, un laico que fundó el Oratorio del Amor Divino.

Santa Águeda Yi Sosa (1784-1839)

Enviudó después de solo tres años de matrimonio. Nunca se volvió a casar y sufría por su anhelo de tener hijos. Sin embargo, se consoló en su falta de hijos por su relación con su hermano, san Pedro Yi Ho-yong, que era 19 años menor que ella. Ella terminó siendo una segunda madre para él y los dos fueron arrestados juntos y martirizados.

Santa Martha Wang Luo Mande (1812-1861)

Con su esposo no tuvieron hijos biológicos pero adoptaron dos hijos. Era tranquila, buena cocinera y lavandera, señora de la limpieza y luego cocinera del seminario. Cuando algunos seminaristas que había visitado en prisión estaban siendo llevados a la muerte, uno de los guardias trató de asustarla amenazándola con matarla también. «Ah, bueno, eso está bien», dijo, tan simple como siempre. «Si ellos pueden morir, yo también puedo«. Así lo hizo.

San Marcos Chong Ui-Bae (1794-1866)

Perdió a su primera esposa al principio de su matrimonio y vivió como viudo durante muchos años antes de convertirse al catolicismo por el testimonio de la alegría con la que morían los mártires. Después de eso se volvió a casar, aunque él y su segunda esposa tampoco pudieron tener hijos. Adoptaron al sobrino de su esposa, a quien criaron en pobreza intencional. Marcos llegó a ser tan santo que su obispo se refirió a él como un santo viviente. Cuando estalló una persecución, ayudó a otros a escapar, pero él mismo fue martirizado.

Venerable Pierre Toussaint (1766-1853)

Nació en la esclavitud en Haití y finalmente fue llevado a la ciudad de Nueva York, donde se convirtió en peluquero de la élite de Nueva York. Después de ser liberado, compró la libertad de Juliette Noel, una joven con la que luego se casó. Aunque los dos estuvieron casados ​​durante 40 años, no pudieron tener hijos. Adoptaron a la sobrina pequeña de Pierre, en quien se deleitaba, criaron a varios niños y se convirtieron en filántropos con las ganancias e inversiones de Pierre.

Beata Victoire Rasoamanarivo (1848-1894)

Fue una mujer noble malgache, líder de la Iglesia en Madagascar, que estuvo casada durante 23 años pero no tuvo hijos. Aunque su esposo era un borracho cruel y su matrimonio no tenía hijos, Victoire se negó a dejarlo. En cambio, oró por su conversión, de la que fue testigo en su lecho de muerte cuando él le pidió que lo bautizara.

Beata Catalina de María Rodríguez (1823-1896)

Fue madrastra de dos hijos pero su único descendiente biológico en 13 años de matrimonio nació sin vida, una hija llamada Catalina. Tras la muerte de su esposo, fundó la primera orden religiosa femenina activa en Argentina. Cuando hizo sus votos, tomó el nombre de Catalina en honor a su pequeña hija que nació muerta.

La sierva de Dios Elisabeth Leseur (1866-1914)

Estaba casada con un ateo que se burlaba de su fe, aunque la amaba mucho. Los dos estuvieron casados ​​durante 25 años y nunca pudieron tener hijos. Cuando Elisabeth murió, su esposo leyó su diario y se convirtió por la profundidad de la fe y el amor que allí encontró; luego se convirtió en sacerdote dominico.

Beato Ceferino Jiménez Malla (1861-1936)

Fue un comerciante de caballos gitano español. Aunque estuvo casado durante 40 años, él y su esposa no pudieron concebir. Cuando Ceferino tenía casi 50 años, adoptaron a Pepita, la sobrina de su esposa. Fue martirizado en la Guerra Civil Española por negarse a dejar de rezar el Rosario.

Beata Teresa Grillo Michel (1855-1944)

Estuvo casada con un militar durante 14 años, pero no tuvieron hijos. Cuando él murió repentinamente, ella cayó en una profunda depresión, pero finalmente encontró la curación y comenzó una nueva orden religiosa, las Hermanitas de la Divina Providencia.

Para aquellas que han concebido hijos y los han perdido por aborto espontáneo, santa Gianna Molla (1928-1968) y la sierva de Dios Daphrose Rugamba (1944-1994) son excelentes intercesoras. Aunque Gianna tenía cuatro hijos vivos en el momento de su muerte, tuvo dos abortos espontáneos después del nacimiento de su tercer hijo. Daphrose perdió a su primer hijo por un aborto espontáneo, pero dio a luz a 10 niños.

Tags:
hijosinfertilidadsantossufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.