Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 26 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Un sacerdote sollozó ante Jesús Eucaristía: Aleteia habla con él

ERNESTO-Caro-MASS.png

YOUTUBE Evangelización Activa.

Don Ernesto Caro lloró un rato durante la Consagración.

Pilar Velilla Flores - publicado el 10/11/22

Aleteia habló con don Ernesto María Caro, el sacerdote que protagoniza el vídeo viral. Entrevistado por la periodista Pilar Velilla, el padre explica qué le ocurrió

Don Ernesto María Caro es el protagonista de un vídeo viral que muy posiblemente hayan visto ustedes en estos días:

Ante los comentarios que se publicaron en las redes sociales y las preguntas que muchas personas hacían para saber interpretar estas lágrimas de un sacerdote en el momento de la Consagración, decidimos buscar a este sacerdote y que fuera él mismo quien explicara qué había ocurrido.

La entrevista con Aleteia tuvo lugar el 4 de noviembre y se hizo por Zoom, para conectar desde España con este sacerdote que vive en México. Hoy don Ernesto trabaja como vicario cooperador en la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles, Nuevo León.

Don Ernesto recuerda con emoción el día en que tuvo una experiencia sobrenatural con la Eucaristía.

Él mismo lo relata: era un niño y se encontraba en un campamento nacional de los scouts, en México. De pronto, en el momento de la consagración, «pude observar una luz intensísima saliendo de la hostia, mientras era elevada por el sacerdote».

Aquel episodio lo marcó profundamente.

Tanto es así que lo recuerda con nitidez y se le quiebra la voz al traerlo de nuevo a la mente. Don Ernesto reconoce que desde entonces tiene una relación especial con Cristo Eucaristía.

Sentir que es alter Christus, otro Cristo, le impacta a la par que es consciente de la gran responsabilidad que esto conlleva.

ERNESTO-MARIA-CARO-PRIEST-SACERDOTE-MEXICO.jpg
El padre Ernesto María Caro.

Don Ernesto es sacerdote diocesano y, hace dos años, dejó la pastoral de la parroquia de la Santa Cruz, Monterrey, México, tras 18 años a su servicio, cuando ya hacía unos 30 que se había ordenado.

En aquella parroquia llevaba 64 grupos. Él es además licenciado en Espiritualidad con doctorado en Mariología, miembro del Tribunal Eclesiástico de Monterrey, profesor del Seminario Arquidiocesano en la misma ciudad y fundador y director espiritual de algunas iniciativas como ARXE, Vivir en Cristo y Evangelización Activa. Además, es uno de los exorcistas de la diócesis.

Con semejante carga de trabajo, un buen día cayó enfermo.

Como sucedió en plena pandemia, pensó que era covid, pero los médicos desecharon enseguida esa posibilidad. Don Ernesto presentaba síntomas de un síndrome de burnout. Esta afectación hace referencia a la cronificación del estrés laboral y él llevaba ya muchos años con demasiado trabajo a sus espaldas, totalmente consumido.

«El Señor utiliza estas cosas para hablar al corazón», afirma don Ernesto convencido. Él reconoce que se había acomodado en su trabajo y que las palabras del Señor “Ya no me amas como antes” resonaban en su cabeza.

«Pero debo reprocharte que hayas dejado enfriar el amor que tenías al comienzo.»

Apocalipsis 2, 4

De pronto, el sacerdote, con mentalidad de ingeniero, y por tanto acostumbrado a organizar y tener el control, sintió que el Señor le pedía dejarlo todo.

En los últimos días ha estado circulando por internet un video de don Ernesto. Él mismo aclara que en realidad el vídeo lleva circulando cerca de dos años, desde el 8 de septiembre de 2020.

En la grabación viral puede verse a don Ernesto el día en que se despedía de sus feligreses durante la santa misa en la parroquia de la Santa Cruz de Monterrey.

Mientras pronuncia las palabras de la Consagración, mirando fijamente la Sagrada Forma y con la mascarilla mal puesta, solloza desconsolado. Permanece así más de un minuto. Seguidamente, al elevar el cáliz vuelve a quebrarse en llanto. 

Tras la viralización del vídeo se han hecho muchas conjeturas acerca del porqué de esas lágrimas. En nuestra entrevista le preguntamos directamente cuál fue la razón por la que lloró. Él responde:

«En ese momento experimenté una tristeza muy profunda. Al igual que el Señor se despedía de los apóstoles, sus amigos, en la Última Cena, yo también me despedía en ese momento de mis amigos (los parroquianos) y me entregaba a Su Voluntad».

Y continúa:

«Todo ese rato que estuve llorando inicié un diálogo con el Señor y experimenté, en cierta medida, los mismos sentimientos de Cristo antes de su Pasión».

Además, reconoce que durante este tiempo de grandes decisiones el Señor le ha metido en una experiencia espiritual muy fuerte al pedirle que deje todo y que empiece de nuevo:

«Yo empezaba muchos proyectos pero el fruto no permanecía. El Señor me pedía, precisamente, que el fruto permaneciera.»

Lágrimas con sabor a entrega

Hay dos aspectos que inmediatamente surgen en quien escucha a don Ernesto hablando de este hecho tan singular y bello, el de llorar desconsoladamente durante la Consagración.

El primero es que no es fácil la vocación al sacerdocio. Los cambios afectan, por lo que dejan atrás -en este caso, una parroquia viva, el cariño de tantas personas y muchas horas de trabajo- y por lo que se van a encontrar -nuevos proyectos, empezar de cero.

El segundo aspecto: tampoco es fácil hallarse ante la presencia real del Señor. No puedes esconderte. Y don Ernesto sabía muy bien a quién tenía entre sus manos. En el momento de la Consagración, Dios Hijo se entrega hasta el extremo por nosotros. Lo da todo por ti y por mí.

Este vídeo es un recordatorio de quién se encuentra sobre el altar en cada misa, en cada Consagración. Tantas veces vamos corriendo, sin prestar atención, sin ser realmente conscientes del milagro que sucede ante nuestros ojos.

D. Ernesto tiene un lema: «Podemos cambiar nuestro mundo si cambiamos nuestro corazón». ¿Qué tal si empezamos por cambiar nuestro corazón mirando de otro modo a Jesús en la Eucaristía?

Aquí está el vídeo completo en el que se puede ver lo que ocurrió en la consagración aquel 8 de septiembre de 2020 y las palabras posteriores del mismo padre don Ernesto:

Tags:
eucaristiasacerdoteviral
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.