Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

De la aceptación personal a la libertad interior

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
shutterstock_199668764.jpg

Shutterstock / Versta

Luisa Restrepo - publicado el 09/11/22

El padre Jacques Philippe ofrece grandes luces para aceptarse, valorarse y poder amar libremente

El padre Jacques Philippe es un uno de los autores espirituales más conocidos en los últimos años.

Recientemente se ha dedicado a predicar retiros en Francia y en el extranjero y ha consolidado sus principales temas en algunos libros sobre espiritualidad como La libertad interior, La felicidad donde no se espera, Llamados a la vida, La paz interior, y En la escuela del Espíritu Santo, entre otros.

El pasado 20 de octubre ofreció una conferencia, organizada por Areté (centro de desarrollo integral de la persona), en la ciudad de Medellín, Colombia.

1666899211421.jpg
Padre Jacques Philippe en su conferencia

El padre Jacques habló sobre la aceptación personal y la libertad interior. Acá te dejo un resumen de 3 puntos:

1Una auténtica libertad interior presupone la reconciliación con nosotros mismos

ubogi i radosny chłopiec w Egipcie

Se trata de acogernos tal y como somos, con nuestra gracia, nuestra belleza, nuestras capacidades; pero también con la parte de fragilidad y pobreza que hay en nosotros.

A veces es difícil aceptar aspectos como nuestro físico, nuestras debilidades o nuestra historia. Nos cuesta amarnos a nosotros mismos. Nos cuesta perdonarnos.

«La historia de la salvación se cumple creyendo «contra toda esperanza» (Rm 4,18) a través de nuestras debilidades. Muchas veces pensamos que Dios se basa solo en la parte buena y vencedora de nosotros, cuando en realidad la mayoría de sus designios se realizan a través y a pesar de nuestra debilidad.

Esto es lo que hace que san Pablo diga: Para que no me engría tengo una espina clavada en el cuerpo, un emisario de Satanás que me golpea para que no me engría. Tres veces le he pedido al Señor que la aparte de mí, y él me ha dicho: ¡Te basta mi gracia!, porque mi poder se manifiesta plenamente en la debilidad» (2 Co 12,7-9).

Si esta es la perspectiva de la economía de la salvación, debemos aprender a aceptar nuestra debilidad con intensa ternura.

El Maligno nos hace mirar nuestra fragilidad con un juicio negativo, mientras que el Espíritu la saca a la luz con ternura. La ternura es el mejor modo para tocar lo que es frágil en nosotros.

El dedo que señala y el juicio que hacemos de los demás son a menudo un signo de nuestra incapacidad para aceptar nuestra propia debilidad, nuestra propia fragilidad. Sólo la ternura nos salvará de la obra del Acusador (Ap 12,10).

Por esta razón es importante encontrarnos con la Misericordia de Dios, especialmente en el sacramento de la Reconciliación, teniendo una experiencia de verdad y ternura. Paradójicamente, incluso el Maligno puede decirnos la verdad, pero, si lo hace, es para condenarnos.

Sabemos, sin embargo, que la Verdad que viene de Dios no nos condena, sino que nos acoge, nos abraza, nos sostiene, nos perdona.

La Verdad siempre se nos presenta como el Padre misericordioso de la parábola (cf. Lc 15,11-32): viene a nuestro encuentro, nos devuelve la dignidad, nos pone nuevamente de pie, celebra con nosotros, porque «mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado»» (v. 24) (Patris Corde. Papa Francisco).

En la base de lo que nos pasa se encuentra nuestra desconfianza en la misericordia de Dios.

Pensamos que Dios nos quiere perfectos, pero la verdad es que Él realiza sus designios a través de nuestra debilidad.

Dios es un Padre que perdona y acoge, nunca nos juzga. Algunas veces nos hace permanecer en la fragilidad, conservar nuestras espinas, para librarnos del orgullo y regalarnos la gracia que nos fortalece.

2La fuente de la autenticidad es la conexión con Dios

Sin esta reconciliación con nosotros mismos, siempre estaremos en un cierto conflicto interior, nos resultará difícil amar a los demás y acoger el amor de Dios.

Al perder nuestra conexión con Dios perdemos la capacidad de vernos con una mirada de reconciliada.

Solo podemos aceptarnos a nosotros mismos cuando conocemos el amor infinito que Dios tiene por nosotros:«tú eres mi hijo amado, he puesto todo mi amor en ti».

Nuestra identidad más profunda proviene del amor de Dios que nos ha creado. Esto implica recibir el amor que Dios nos regala.

La persona que Dios ama es la persona que soy, no la que sueño ser o la que debo ser.

Si yo me acojo a mí mismo acojo el amor de Dios y este amor es el que me cura y va sanando todas mis heridas.

Cuando me siento plenamente acogido por el otro, y especialmente por Dios, cuando me reconozco infinitamente amado por el Padre, cuando me siento perdonado por mis fracasos, soy capaz de ir adelante.

Cuando nos separamos de Dios, tarde o temprano, terminaremos odiándonos a nosotros mismos, porque perdemos la razón esencial que tenemos para amarnos: la confianza en nuestra identidad como hijo de Dios.

La confianza en la misericordia y el amor de Dios es la clave para nuestra aceptación.

3La confianza en Dios es el camino para nuestra libertad interior

La confianza en Dios es el fundamento de todas las otras formas de confianza que tenemos que poner en práctica: confianza en nosotros mismos, confianza en los demás, confianza en el futuro, etc.

En el contexto actual sentimos que esta confianza falta en muchas personas.

El testimonio más hermoso que los cristianos podemos dar no es el de ser mejores que los demás, sino el de nuestra confianza en el amor de Dios.

El Cura de Ars decía: «El buen Dios me ha hecho esta gran misericordia, la de no poder nada en mí sobre lo que yo pueda sostenerme, ni talentos, ni ciencia, ni sabiduría, ni fuerza, ni virtud«. Esto lo obligaba a apoyarse más en Dios y a poner más su confianza en Él.

Esto purifica nuestro amor, porque la persona que tiene conciencia de su fragilidad, ama con un amor más puro, porque hay menos satisfacción personal; entonces amo más a Dios y a los demás.

Lo que Dios quiere no es que seamos perfectos, sino que confiemos en Él.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
acogidaautenticidadconfianzalibertadperdonternura
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.