Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

«El movimiento provida necesita comunicar mejor»

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
UNBORN

Jirsak | Shutterstock

Inma Álvarez - publicado el 08/11/22

Entrevista a José Pérez Adán, rector de la única Universidad libre del mundo que prepara académicamente para defender la vida

La Universidad Libre e Internacional de las Américas (ULIA) es una universidad única en el mundo. No está vinculada a ninguna institución ni recibe subvenciones, es gratuita; expide títulos propios no homologados (siguiendo el modelo de las universidades estadounidenses); y tiene un fin muy concreto: dotar de una formación académica sólida a la defensa de la vida humana. Por ahora ya hay alrededor de 1700 egresados, de casi todos los países de América Latina. 

Su rector actual es el catedrático de Sociología español José Pérez Adán, un histórico del movimiento provida en España (fue vicepresidente de la Federación Provida durante muchos años). Él mismo fundó ULIA junto con otros académicos y profesores universitarios, durante un congreso provida en San José de Costa Rica en el año 2001. 

Así lo recuerda en esta entrevista a Aleteia.

«Invitados por el entonces arzobispo de Guadalajara, don Juan Sandoval, organizamos un congreso provida, que reunió a gente de Costa Rica, de Argentina, de México, por supuesto, de Colombia. Don Juan buscó una universidad que nos acogiese, la Universidad Latina. Allí nos juntamos académicos de varios países y entonces alguien dijo: ¿por qué no convertimos este encuentro en algo estable, cursos de formación para la defensa de la vida? Así empezó todo».

«Actualmente ofrecemos 25 programas de posgrado; Cursos de experto que duran seis meses; Diplomaturas que duran un año. Maestrías que duran dos años. Y aparte están los cursos libres y el programa de doctorado».

– ¿Por qué una “Universidad Libre”?

ULIA es una universidad alternativa porque es una universidad libre. ¿Qué quiere decir esto? Que no queremos estar reconocidos por ningún estado. No queremos recibir subvenciones públicas de ningún tipo. Y nuestro funcionamiento desde el punto de vista funcional académico es similar al de las universidades anglosajonas, que dan todos sus títulos ellas mismas, sin tener ningún tipo de reconocimiento externo estatal. 

Eso se lo dejamos muy claro a los alumnos. Hay gente que quiere hacer nuestros cursos para después convalidar el curso en su país y después obtener un empleo. Les decimos que eso no se puede hacer. Aunque algunos de nuestros alumnos han conseguido hacerlo.

JOSE PEREZ ADAN
José Pérez Adán

Los profesores trabajamos ad honorem. Aquí no hay nóminas, nadie cobra nada. Todo lo que se hace es por donaciones. Por ejemplo, la sede en la que estoy ahora, la compramos con las donaciones que hemos recibido a lo largo de todos estos años. 

A los alumnos les pedimos que si pueden, den también una donación para pagar la infraestructura online, que cada vez es más costosa, pues los servidores donde alojamos nuestros cursos, por cuestiones de seguridad, nos obligan a tener más protección y todo eso vale dinero. 

Antes yo compatibiliza ULIA con mi trabajo en la Universidad de Valencia. Yo soy catedrático de Sociología; y ahora desde que me jubilé, me dedico full time, y encantado. Ahora trabajo muchísimo más que antes, y muchísimo más a gusto.

 – ¿En qué áreas cree que es más necesaria la formación de los líderes provida?

Hace falta formación. Hay una formación básica que muchas veces se da por supuesta, pero en la que hay que profundizar, que es la formación que podríamos llamar de carácter científico, de carácter biomédico fundamentalmente. 

Es una información que hoy hay que dar, porque el nivel de la investigación en biomedicina es muy profundo y aparecen novedades continuamente. No hay que quedarse anclado en cosas de hace unos cuantos años. 

Después hay que saber también algo de la realidad jurídica que impera en el mundo. No se puede pretender que de la noche a la mañana, países que han sido durante muchos años favorables al aborto se conviertan en países provida por una especie de «iluminación del Espíritu Santo», de la cual muchos provida se creen portadores. Hay que ser realistas y eso se tiene que aprender. 

Y luego también hay que aprender a comunicar. Uno de los problemas que tenemos en las asociaciones provida, y en el movimiento provida en general, es nuestra incapacidad de comunicar. Si hubiera más capacidad comunicativa, el movimiento provida tendría muchísima más repercusión a nivel mundial.

Además, ULIA no solamente pivota en torno a la defensa de la vida, o sea, contra el aborto, contra la eutanasia, defendiendo la vida y su dignidad. También tocamos muchas otras áreas del saber que tienen que ver con la dignidad humana. Fundamentalmente temas de desarrollo, medioambiente, etc. 

Además, también este año empezamos un bienio propedéutico en filosofía, es decir, queremos enseñar antropología. Conocer el mundo en el que vivimos. Todas esas cosas son muy importantes para cualquiera que se plantee con la fuerza de la razón, que es nuestra fuerza más importante, defender la vida.

Al hilo de esto, ¿no hay un poco de falta de credibilidad en el movimiento provida cuando se empeña en salvar la vida del no nacido y se olvida de otras causas sociales?

Pues yo creo que sí, pero eso varía mucho de país a país. Hay un tema también que nosotros tocamos, que es la educación de la sexualidad. Es un tema amplísimo y que admite muchos puntos de vista; pero la educación de la sexualidad tiene su engarce en una comprensión de la naturaleza humana, de qué somos. Y si no lo sabemos, si no profundizamos, al final podemos acabar ofreciendo propuestas muy chocantes para mucha gente. 

Yo lo que trato de defender desde siempre, es el realismo. Sí, hay que ser realistas, reconocer la realidad como es, no como a mí me gustaría que fuese. ¿Y por qué? Porque es el peligro de toda utopía. La utopía parte de un ideal, pero no de la realidad. Y al ideal hay que llegar por la realidad.

PROLIFE

– ¿Y no cree que las posturas provida a menudo adolecen de falta de capacidad comunicativa?

Sí. Nosotros tenemos que ver mucho con la iniciativa Catholic Voices. De hecho, el primer curso de Catholic Voices a nivel mundial que se hizo online, lo hicimos nosotros. Y desde entonces hemos hecho uno todos los años. Coincido contigo. Los problemas de comunicación son fundamentales. 

¿Por qué esta preocupación hacia América Latina?

Cuando yo estaba activo en el movimiento provida, siempre dije que en Europa habíamos perdido. No hay nada que hacer. La solución vendrá de fuera. Y en aquel momento, el único país de América Latina que tenía legalizado el aborto era Cuba. ¿En el resto? En ninguno. Algunos incluso prohibido por Constitución.

Entonces quisimos apuntalar esto. Pero en todos estos años allí también hemos perdido bastantes batallas. Y también hemos ganado algunas. 

Lo importante es estar, luchar por defender lo que crees que es correcto. Tratar de dar ejemplo. Trabajar. Eso es lo que hago. Estudiar, transmitir conocimiento, regalarlo cuando puedas hacerlo. Yo tengo ese lujo de poder hacerlo. Y los que me acompañan también. 

¿Quién está detrás de ULIA? Pues solamente personas. No hay ninguna institución. Pero son personas de muchas instituciones diversas. Trabajando con un mismo ideal. No es fácil encontrar gente que regale su tiempo; académicos o profesores que regalen su tiempo. No es fácil, pero nosotros lo hemos conseguido.

¿Cómo ve el mundo por venir? ¿Cómo ve el futuro del movimiento provida?

Mi opinión personal es que el mundo por venir no nos debe importar por completo. Lo que nos debe importar es nuestra salvación. La personal de cada uno. Y eso tiene relación con el mundo por venir. En la medida en que uno sea capaz de, en su vida personal, anteponer los mandatos de Dios sobre las exigencias del mundo. Así de claro. 

O sea, el mundo lo veo mal. Pero no me importa. Yo me tengo que salvar en este mundo, trataré de salvar a los que más pueda conmigo, por supuesto, porque soy responsable de gente y además porque tengo un trabajo que me permite llegar a mucha gente. 

Yo tengo mis ideas políticas, pero soy anti político y pro civil. No nos podemos quejar de lo mal que está el mundo, sin más. ¿Y tú qué haces al respecto? Qué mal está la educación. Pues bueno, llevo toda la vida enseñando. Qué mal está la defensa de la vida. Yo he estaba ahí, tengo mis cicatrices. He estado en primera línea. Eso es lo que hay que hacer. Hay que ser coherente y vivir en la realidad que nos toca a cada uno.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
abortoamerica latinaespañaprovidauniversidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.