Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 09 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Enseña a tus hijos a ver la belleza interior

shutterstock_1414418546.jpg

fizkes - Shutterstock

Da alas a tu hijo para aprenda a mirar a las personas con el corazón.

Guillermo Dellamary - publicado el 03/11/22

¿Saben apreciar a cada persona más allá de su aspecto exterior? ¿Se fijan en la mirada? ¿Tienen su corazón dispuesto a leer el de los demás?

Invertimos mucho tiempo y recursos para vestir y embellecer nuestro exterior. Pero no hacemos lo mismo con nuestro interior.

Cuidamos el cabello, decoramos las uñas, ponemos tatuajes y adquirimos todo tipo de atuendos para vestir bien.

Sin embargo, descuidamos nuestras emociones y actitudes, dejamos pasar el tiempo sin embellecer nuestra forma de ser.

Y es de eso, precisamente, de lo que hablaremos en este artículo: sobre la importancia de ver lo bello en el interior de las personas y no sólo conformarse con ver el maquillaje o lo artificial de la apariencia.

Hay dos tipos de belleza.

Una es la que encontramos de manera natural: los mares, la puesta del sol, una cascada, una mariposa y tantas otras que sencillamente se encuentran expuestas en la naturaleza. 

La otra es la que nosotros creamos, edificamos y construimos. Ya sea como una artesanía, las artes o la misma ciencia.

Es incuestionable que hay pinturas y esculturas de enorme belleza, artistas que han creado maravillas con tanto talento que su obra es portentosa.

De igual forma, quién se atreve a cuestionar todas las maravillas que ofrece la naturaleza. Con el solo hecho de observarla ya estamos teniendo una experiencia estética.

Tanto la arquitectura como lo que vemos en un museo o galería, en todo eso damos crédito a la belleza de las obras, que pueden o no gustarte, unas más que otras; pero es difícil negarles su belleza intrínseca.

En cambio, a las personas nos cuesta trabajo verles lo bello más allá de sus atuendos o porte físico. Guapura, o rostro bonito, pero hasta allí se queda nuestra apreciación de los demás.

La belleza de las personas está en el corazón, en la mirada, en las expresiones microfaciales del rostro, en sus manerismos, manera de caminar, tono de la voz y la manera de tratar a los demás.

Son aspectos que hay que enseñar a observar a nuestros hijos para que se fijen en esos detalles tan importantes.

Las apariencias engañan, reza el viejo refrán, para que superemos la tentación de mirar a las personas desde la superficie.

Hay un ejercicio muy importante que necesita su explicación. Miles de personas hacen fila para ver una obra de Leonardo o Miguel Ángel. Pero solo van a ver aquellas que son famosas y prestigiadas, es decir, que están de moda.

En cambio, obras del mismo autor que no son tan famosas, muchas veces ni siquiera les hacen caso. Eso quiere decir que la belleza está relacionada con la información que tenemos. Si estamos enterados de algo, le ponemos más atención que si no sabemos nada.

Por ello es muy importante enterar a tus hijos de qué cosas son bellas frente a las que son irrelevantes. Que sepan ver lo bello donde aparentemente no lo hay.

Empecemos por ayudarlos a que se fijen más en la mirada de las personas, más que en su rostro. Los ojos son la ventana del alma, se ha dicho toda la vida.

Por esto un primer paso es que aprendan lo importante que resulta ser, ver el corazón de las personas a través de su mirada.

Hay tres emociones que son básicas al observar en la mirada: la tristeza, el enojo y el miedo. Qué tanto tienen esos ojos de cada una de ellas.

¿En su rostro hay paz, tranquilidad y calma para hacer las cosas?

¿En su tono de voz se escucha amabilidad y buen trato?

¿Camina con seguridad y firmeza?

¿Se ve alegría?

¿En sus palabras se logra entrever su sinceridad y congruencia entre lo que expresa con sus gestos y sus ideas?

Que aprenda también a sentir la respiración y su estado de ánimo.

Apreciar la belleza nos conduce a valorar también lo bueno y lo verdadero, como decía Santo Tomás.

La belleza nos da paz, induce al silencio, promueve la contemplación y todo ello nos induce a vivir con más amor.

Al mirar el corazón de los demás somos más respetuosos y dejamos de criticar y juzgar a las personas, para mejor escucharlas y entenderlas.

Mirar los ojos tristes de un ser querido nos conmueve e invita a ser más sensibles y compasivos por aquello que le acontece.

Hay esposos que ni si quiera observan el cambio de peinado de su mujer; y padres que no captan el estado de aflicción de sus hijos, porque no saben mirar su corazón atribulado.

Las verdaderas intenciones están en el corazón de las personas. Enseñemos a nuestros hijos a que las sepan leer. A que encuentren los valores internos que hay detrás de tanta superficialidad.

Aprender a contemplar la belleza de todo lo creado y de todo lo bello que hacemos, nos hace seres más espirituales, más sensibles al amor profundo y trascendente.

Induce a tus hijos por el camino de la apreciación de la belleza. Es uno de los regalos más grandes que les harás.

Tags:
bellezabondadcorazóneducaciónempatíapadres-hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.