Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 03 diciembre |
San Francisco Javier
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Acto heroico de caridad: ¿Te irías al Purgatorio en lugar de otra persona?

PURGATORY

Renata Sedmakova | Shutterstock

J.P. Mauro - publicado el 02/11/22

Este compromiso fiel es una forma desinteresada de emular a Cristo, pero la Iglesia advierte que solo debe emprenderse después de una profunda reflexión

Existe un impresionante acto desinteresado de caridad para ayudar a salvar a las almas en extrema necesidad.

El Acto Heroico de Caridad es una promesa que puede hacer un católico que ofrece todas las oraciones y buenas obras de su vida, así como los sufragios (oraciones, buenas obras, etc.) que puedan acumularse después de su muerte, en beneficio de quienes están en el purgatorio

Es una práctica que se remonta a un decreto de la Sagrada Congregación de las Indulgencias, del 18 de diciembre de 1885, confirmado por el papa León XIII.

Purgatorio

El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) enseña que, al morir, un alma que necesita purificación es enviada al purgatorio, donde se purifica con el tiempo. 

Esta purificación es necesaria para que un alma vaya al cielo, ya que la Escritura enseña que nada impuro puede entrar al paraíso

El tiempo de purificación de cada alma está relacionado con la cantidad y calidad de los propios pecados, y las almas en el purgatorio son en gran medida impotentes para cambiar su propio destino.

Es por esto que orar por los muertos es una de las obras espirituales de misericordia más importantes. 

Los católicos están llamados a ayudar a los muertos a expiar sus pecados ofreciendo oraciones por los difuntos, recibiendo la comunión o adquiriendo indulgencias. 

La caridad hacia las almas del purgatorio es un proceso misterioso que descansa en el ámbito de la Comunión de los Santos.

Los católicos pueden apoyar a los santos a través del Acto Heroico de Caridad.

Heroico Acto de Caridad

El acto heroico de caridad , un acto verdaderamente desinteresado, no es algo para tomar a la ligera.

De hecho, la Sagrada Congregación de las Indulgencias advirtió que un acto heroico de caridad solo debe hacerse después de una profunda reflexión. 

Si un católico promete un acto heroico de caridad, se ofrece como voluntario incluso para pasar más tiempo en el purgatorio; con el fin de que otras almas en el purgatorio puedan purificarse más rápido.

Al hacer un acto heroico de caridad, uno entrega todo lo que ha hecho que sería aceptable a Dios como expiación por los propios pecados para que se use en beneficio de los demás. 

Esto significa que las oraciones, las buenas obras, el testimonio fiel y las obras de caridad terrenales que realizó en vida ya no se le acreditarán; sino que se sacrificarán para expiar los pecados de los demás. 

Estos sufragios se ponen en manos de la Madre de Dios, que los distribuye entre las almas del purgatorio con su misericordiosa discreción.

En cierto sentido, este es el último acto de caridad que un católico puede hacer para emular a Cristo. 

Así como Jesús murió por los pecados de todos nosotros, aquí tenemos la oportunidad de sacrificar una parte de nosotros mismos por nuestros hermanos y hermanas en Cristo

Podríamos decir que es similar al último acto de san Maximiliano Kolbe, que se ofreció como voluntario para morir en lugar de un prisionero en el campo de concentración alemán de Auschwitz.

Puede ser una noción aterradora, morir con el entendimiento de que ninguno de los sufragios en el propio crédito se mantendrá como testimonio de las propias buenas obras; pero aquí es donde entra la fe.

Al emprender un acto heroico de caridad, uno se está abandonando a sí mismo a la infinita misericordia de Dios

Esto significa que uno puede tener la razonable esperanza de que ese acto es en sí mismo un testimonio lo suficientemente fuerte de una vida fiel para que Dios no permita que los propios castigos se apliquen en su totalidad.

San Claudio de la Colombiere

Antes de hacer el Acto Heroico de Caridad es necesario hacer una pausa y contemplar.

San Claudio de la Colombiere se encuentra entre los que sellaron ese compromiso. 

Cuando hizo su propio Acto Heroico de Caridad, Claudio explicó que un alma que ha hecho esta promesa desinteresada no debe temer los tormentos del purgatorio, porque soportar tales horrores por el bien de los demás honra a Dios.

San Claudio escribió:

«No debemos dejar de expiar los desórdenes pasados ​​de nuestra vida con la penitencia; pero ha de hacerse sin angustia, porque lo peor que nos puede pasar, cuando nuestra voluntad es buena y somos sumisos y obedientes; es que se nos env por mucho tiempo al purgatorio, y con razón podemos decir que esto es un gran mal. No temo el purgatorio».

«Sé que los tormentos allí soportados son horribles, pero sé que honran a Dios y no pueden resultar un daño para las almas; que allí tenemos la certeza de nunca oponernos a la voluntad de Dios; que nunca nos resentiremos por su severidad; y que incluso amaremos los rigores de su justicia, y esperaremos con paciencia hasta que sea completamente apaciguada».

«Por tanto, he dado de todo corazón todas mis satisfacciones a las almas del purgatorio, y aun lego a otros todos los sufragios que se ofrecerán por mí después de mi muerte; para que Dios sea glorificado en el paraíso por las almas que han merecido ser elevadas a un grado de gloria superior al mío».

Tags:
caridaddonacionesgenerosidadpurgatorio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.