Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

«El mensaje de Garabandal es cristiano, pero sigue incumplido porque hay una oleada de ingratitud»

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
GARABANDAL

garabandal.it

Santiago Mata - publicado el 01/11/22

Entrevista con el P. José Rolando Cabeza, párroco de San Sebastián de Garabandal

El 18 de octubre de 1961 se oyó en la pequeña aldea cántabra de San Sebastián de Garabandal un mensaje supuestamente transmitido por la Virgen: «Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia. Tenemos que visitar al Santísimo con frecuencia. Pero antes, tenemos que ser muy buenos. Si no lo hacemos, nos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa y, si no cambiamos, nos vendrá un castigo muy grande».

Testigo de aquellos tiempos en que cuatro niñas -Conchita, Jacinta, Loli y Mari Cruz- charlaban con la Virgen -cuyo último mensaje, el 18 de junio de 1965, tenía un tono de mayor urgencia –»antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando»– es el actual párroco, padre José Rolando Cabeza, quien asegura que el mensaje de Garabandal es coherente con la fe cristiana; pero también que esa llamada a la conversión ha caído en saco roto: «hay una oleada de ingratitud y desconcierto religioso por ideologías que atentan contra la comunión eclesial».

¿Con el paso de los años qué ha quedado del mensaje?

No se ha cumplido ese mensaje de penitencia y sacrificios, de visitar al Santísimo; y tampoco de ser muy buenos, porque el dinero, el afán de lucro y las «discordias» de ideologías religiosas han adulterado un tanto ese mensaje. Se ha tratado de servir a la Virgen, y al mismo tiempo al dinero y a la proliferación de mentalidades religiosas que nada tienen que ver con la grandeza del Evangelio de Jesús y la doctrina eclesial.

¿Sigue vigente la neutralidad que sobre las supuestas apariciones manifestó en 1992 una comisión pontificia?

La Iglesia es muy prudente y muy sensata. Si conociese de cerca toda la problemática, quizá sería incluso más rígida, viendo a tantos que hablan mal del Papa, calificándole de anticristo, masón; y que después de hacerlo van a comulgar. Personas afincadas aquí o que vienen y entre ellas, algunos sacerdotes y religiosos.

¿A qué se refiere usted cuando dice que de Garabandal nadie sale con las manos vacías?

A que la gente que viene con buena intención y con una espiritualidad seria siempre recibe paz interior, como una sorpresa del espíritu.

Pero también vienen personas tradicionalistas que están suspendidas a divinis, como Richard Williamson (uno de los tres obispos consagrados en 1998 por monseñor Lefebvre); otro italiano que está suspendido latae sententiae, algunos sacerdotes de nuestra diócesis que se dedican a menesteres personales de acuerdo con las apariciones… Para esa gente yo soy el abogado del diablo porque estoy en comunión con la iglesia diocesana y desde ella con la iglesia universal.

¿Sigue siendo válido el elogio del mensaje de Garabandal que en 1965 hizo el obispo Eugenio Beitia cuando expresó la neutralidad eclesial tras el fin de las supuestas apariciones?

Sí, porque pide que seamos buenos y eso no va en contra de nada, ni siquiera el mensaje último, que hablaba de lo que se debe corregir en la Iglesia.

– ¿El segundo tiene más morbo porque la gente busca poder acusar a alguien?

Sí, así escabullen su responsabilidad respecto al primero. Yo insisto a la gente en que olviden el segundo mensaje, que cuando cada uno de nosotros muera, Dios no nos va a preguntar cómo era cualquier Papa, sino cómo somos cada uno. ¿Por qué tanta preocupación por cómo es el Papa? Preocúpate de cómo eres tú.

¿Cómo orientar a quien venga desprevenido a Garabandal?

Cuando vengan, que pregunten por el párroco. Hay que estar prevenido frente a diferentes comportamientos y grupos y de personas que intentan sembrar la duda y el desconcierto eclesial. En Los Pinos no se pueden organizar actos de piedad colectivos, porque no está reconocida la imagen de la Virgen que hay allí.

A los que manipulan las apariciones, les digo que no se puede servir a Dios y al dinero y que no se puede ser buen creyente si no estamos en comunión eclesial, donde se intenta vivir en una comunidad de amor.

Estamos hablando del Garabandal que se ha ido formando, no del Garabandal pueblo de ayer y de hoy, ellos sabrán, testigos que fueron como van en su vida esos hechos.

¿El clero de la diócesis de Santander no es excesivamente escéptico respecto a Garabandal?

Cada uno tendrá su forma de pensar, pero no son críticos, sino tolerantes y respetuosos. La gente vive el momento presente, que no es muy prometedor, si pasan de la iglesia como institución y de todo lo demás, cómo no van a ser escépticos ante esto.

¿El mensaje ha caído en saco roto?

Sí. La gente oye los mensajes como el que oye llover. No hay cambio y no hay conversión; el dinero y las confrontaciones ideológicas han hecho mucho mal. Como dijo una vidente, cuando la gente deje de creer vendrá el aviso. Como dijo Jesús: a la hora que menos penséis vendrá el Hijo del Hombre. No hay nada nuevo, todo está escrito en el Evangelio.

¿Qué piensa de los que vienen en busca de fenómenos extraordinarios?

La gente busca ver fuegos artificiales, espectáculo, y luego se olvidan. ¿Es normal que la Virgen hable todos los días a los videntes en lugares como Medjugorje? Hay mucho turismo religioso, porque el turismo da dinero. Aquí hay turismo religioso nacional o extranjero.

¿Y de los que recogen firmas para que el obispo reconozca las apariciones?

La verdadera firma es el testimonio personal de cada uno que nace de la conversión.  Siempre digo: dejen que Dios sea Dios y la Virgen sea la Virgen. La mejor firma es la conversión personal de cada uno. No queramos enmendar la plana al Espíritu Santo y quitarle el protagonismo, dejemos que trabaje Él.

Respecto al Hogar de la Madre, ¿se puede poner orden?

Es un tema que no es de mi competencia y se pueden informar por diferentes círculos, pero no por el mío. Necesitamos grupos y movimientos que promuevan la comunión eclesial bajo la mirada de la Virgen como el día de Pentecostés.

¿Siente dolor por esa falta de unidad?

Claro está como sacerdote y profundamente creyente y mariano, siento dolor porque el deseo más grande de una Madre es ver a sus hijos unidos al Señor, fruto y bendito de su vientre y desde Él formar la gran iglesia que Él quiso fundar.

Más sobre Garanbandal en el libro de Santiago Mata: Silencio en Garabandal: el precio pagado por la Virgen. Madrid, 2018, Freshbook, 312 páginas.

GARABANDAL

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
aparicionesespañavirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.