Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

60 aniversario del Concilio Vaticano II: Las novedades

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
MP00005

Leemage | AFP

Manuel Bru - publicado el 29/10/22

5 claves sobre lo que supuso aquel "kairos". Los frutos del Concilio...

En todo caso, la única manera no sólo de reconocer los frutos del Concilio, sino de permitir que el Espíritu Santo pueda seguir ofreciendo a la Iglesia nuevos frutos de aquel “kairos” es, como indicó en su momento Benedicto XVI, volviendo a los textos.

Ya San Juan Pablo II en el Novo Millenio Ineunte (nº 57) decía que “a medida que pasan los años, aquellos textos no pierden su valor ni su esplendor. Es necesario leerlos de manera apropiada y que sean conocidos y asimilados como textos cualificados y normativos del Magisterio”. 

Proponemos para ello una brevísima selección de alguna de las principales novedades del “texto” conciliar:

1/ La Iglesia redimensiona su autoconciencia de ser “instrumento de unidad”:

No sólo para sus miembros, sino para todo el género humano: “Las condiciones de nuestra época hacen más urgente este deber de la Iglesia, a saber, el que iodos los hombres, que hoy están más íntimamente unidos por múltiples vínculos sociales técnicos y culturales, consigan también la unidad completa.” (LG, 1). 

Y, “aunque no incluya a todos los hombres actualmente y con frecuencia parezca una grey pequeña, es, sin embargo, para todo el género humano, un germen segurísimo de unidad, de esperanza y de salvación.” (LG, 9). 

Es más, la Iglesia “avanza juntamente con toda la humanidad, experimenta la suerte terrena del mundo, y su razón de ser es actuar como fermento y como alma de la sociedad” (GS, 40).

2/ la Iglesia recupera la primacía de la Palabra

Desde la reacción ante la “sola escritura” en la Contra-reforma, no se había hablado de este modo de la Palabra:

Que a través de la Palabra “Dios habla a los hombres como amigos” (DV, 2).

Que la predicación “se nutra de la Sagrada Escritura, y se rija por ella” (DV, 21). pues deber de los predicadores es “enseñar, no su propia sabiduría, sino la Palabra de Dios” (PO, 4).

Que “es conveniente que los cristianos tengan amplio acceso a la Sagrada Escritura”, 

Que “se redacten traducciones aptas y fieles en varias lenguas”, 

Y que se haga “incluso con la colaboración de los hermanos separados” (DV, 22).

3/ La Iglesia reforma su liturgia, y el espíritu de su liturgia

Que “pertenece a todo el cuerpo de la Iglesia” (SC, 26), 

Que requiere de una reforma “como un signo de las disposiciones providenciales de Dios en nuestro tiempo” (SC, 43),

Que comporta la utilidad del “uso de la lengua vulgar” (SC, 36), desde una finalidad mucho más completa: “La Iglesia no pretende imponer una rígida uniformidad en aquello que no afecta a la fe o al bien de toda la comunidad, ni siquiera en la liturgia” (SC, 27).

4/ La Iglesia debe estar en permanente conversión como servidora de los hombres

De los obispos “como los que sirven”, como “verdaderos padres que se distinguen por el espíritu del amor y preocupación para con todos” (CD, 16).

De los sacerdotes, llamados no “al mando ni a los honores” (OT, 9) a “vivir en este mundo entre los hombres”, a quienes no podrán servir “si permaneciesen extraños a su vida y a su condición” (PO, 3).

De los religiosos, para quienes la práctica de los consejos evangélicos (obediencia, pobreza, castidad), también “esta animada y regulada por esta caridad” (PC, 6).

De los misioneros, llamados a descubrir “a los hombres la verdad de genuina de su condición y de su vocación total”, de modo que a “nadie y en ninguna parte pueda ser tenido como extraño” (AG, 8).

De los laicos, que con “su responsabilidad propia” e intransferible, están llamados a “la restauración del orden temporal”, buscando “en todo y en todas partes la justicia del Reino de Dios” (AA, 7).

5/ La Iglesia abre las puertas al diálogo

Cuentan que en los días posteriores a la convocatoria del Concilio un representante diplomático, recibido en audiencia por San Juan XXII, le preguntó que se esperaba de tal acontecimiento tan inesperadamente anunciado. Y cuentan que el Papa se levantó, y mientras abría la ventana de su biblioteca, dijo: “que entre aire fresco en la Iglesia”. 

En Eclesiam Suam, la gran encíclica de San Pablo VI sobre la Iglesia en el pleno desarrollo del Concilio, éste declara que “La Iglesia debe ir hacia el diálogo con el mundo en que le toca vivir. La Iglesia se hace palabra; la Iglesia se hace mensaje; la Iglesia se hace coloquio” (nº 27).

El deseo de apertura recorre todos los textos conciliares, pero, además, explícitamente, se renuevan o se inician, consecuentes con esta apertura, una serie de diálogos con los que la Iglesia abraza:

A los hermanos orientales, “patrimonio indiviso de la Iglesia universal” (OE, 1).

A los hermanos separados, con “el deseo de restablecer la unidad entre todos los discípulos de Cristo”, proponiendo a toda la Iglesia “los medios, los caminos y las formas por las que puedan responder a esta divina vocación y gracia” (UR, 1).

A todos los demás creyentes, cuyos preceptos y doctrinas “no pocas veces reflejan un destello de aquella Verdad que ilumina a los hombres” (NA, 2).

A todos los hombres, a quienes los asiste el sagrado derecho a la libertad religiosa, “realmente fundado en la dignidad humana, tal como se la conoce por la palabra revelada de Dios y por la misma razón natural” (DH, 2). 

Manuel María Bru Alonso

Presidente de la Fundación Crónica Blanca

Delegado Episcopal de Catequesis de la Archidiócesis de Madrid

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.