Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 26 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Los increíbles 15.000 kilómetros de una aventurera con su abuela de 101 años

FIONA-LAURIOL-GRAND-MERE-.jpg

Fiona Lauriol

Fiona y su abuela.

Anna Ashkova - publicado el 26/10/22

Hace dos años, Fiona Lauriol llevó a su abuelita centenaria de viaje por carretera a bordo de una autocaravana, convencida de que tenía que vivir su vida hasta el final. Hoy, viaja por Francia para contar su historia y cambiar la forma en que las personas ven la vejez

A sus 40 años, Fiona Lauriol se guía por dos cosas: los viajes y las ganas de luchar contra el aislamiento de los mayores. Una lucha que lidera gracias a su abuela Dominique, con quien recorrió 15.000 km durante dos años a bordo de una autocaravana

Sin embargo, en 2017, nada pronosticó un viaje así. «Me dijeron que solo viviría durante una semana», le dijo Fiona a Aleteia. «Por eso decidí llevarla a mi casa en La Faute-sur-Mer, en Vendée, para evitar que muriera lejos de su familia porque su residencia estaba en la región de París».

Su abuela entonces tenía un carcinoma en la cabeza, tomaba muchos medicamentos y le resultaba difícil moverse sola. Una enfermera iba diariamente para brindar atención. Fiona aprendió todos los gestos y a su vez cuidó a su abuela, a pesar de su relación bastante complicada. «Mi abuela nació en Italia en 1917. Llegó a los 35 años a París donde vivió toda su vida. Ella era sedentaria, mientras que yo he estado viajando desde que tenía 15 años», explica Fiona. Pero lo que Dominique no podía entender del todo era el hecho de que su nieta aún estuviera soltera a su edad. 

Un primer viaje a Lourdes 

Pasaron seis meses y Dominique desbarató todos los pronósticos de los médicos. ¡Ella estaba mejor! Fiona tuvo entonces una idea: llevarla de viaje. Sobre todo porque Dominique siempre había querido ir a la Costa Azul y sobre todo visitar su pueblo natal en Italia, Boccolo di Nocce. «Un día me pregunté: ‘¿Qué futuro le ofreces a tu abuela?'». 

Para esta entusiasta de los viajes, la vejez no es el final de la vida. «Esperar la muerte todos los días no es como veo el final de la vida. Al contrario, hay que exprimirla hasta el final, vivir plenamente.»

Si la joven no tuvo miedo de llevar a su abuela centenaria a bordo de una autocaravana de carrocería con más de 200.000 terminales en el taxímetro, su madre, Fosca, no se mostró tan entusiasmada como ella. «La abuela seguía diciendo: ‘¡Hago lo que quiero!’, recuerda Fiona. 

Al final, el binomio abuela/nieta venció a Fosca, quien le concedió permiso para este viaje, pero con la condición de que seguiría en coche a la «pequeña caravana» durante toda esta aventura. 

«Primero hicimos una prueba de 40 días para ver si la abuela aguantaría», recuerda Fiona. Por lo tanto, el primer viaje tuvo lugar en octubre de 2018. Y para este primer viaje infernal, se eligió: Lourdes

Muy religiosa, Dominique estaba feliz con la idea de hacer allí una pequeña peregrinación familiar. Una peregrinación que por desgracia terminó mal, ya que Dominique se rompió la nariz tras una caída. Pero a pesar de los ocho puntos, de vuelta a casa, inmediatamente preguntó: «¿Cuándo nos vamos de nuevo?».»

Dos años de viaje y un gran confinamiento en España 

Después de un breve descanso, se reanudó el viaje. «Consultamos a un médico cada vez para saber si la abuela podía viajar», dice Fiona. Esta vez, el viaje resultó ser más largo, casi dos años, desde enero de 2019 hasta finales de junio de 2020. «De vez en cuando regresábamos a casa por unos días y luego nos volvíamos a ir. También tienes que saber que no íbamos rápido con la abuela. Hacíamos 20 km al día», dice Fiona. 

De camino a Santiago de Compostela.

Juntas recorrieron 15.000 kilómetros. Visitaron Andalucía, donde Dominique sopló sus 102 velas junto al mar cerca de Almería. También es en Andalucía, en Guadix, donde pasaron la Semana Santa. Luego, toda la familia emprendió el camino de Santiago de Compostela. «Empezamos el camino en agosto de 2019 en Roncesvalles. Empujamos la silla de la abuela 400 km. Mi madre nos siguió en una casa rodante mientras mi padre y yo caminábamos con la abuela», dice Fiona. Durante este viaje, Dominique se aseguró de que le sellaran sus credenciales .

Era Thierry, de 61 años, el padre de Fiona, estaba a cargo del programa de viajes, especialmente aquellos que estaban vinculados a los lugares sagrados. «De pequeño era niño de coro, pero con la edad me alejé de la Iglesia. Volví un poco gracias a mi suegra, que quería descubrir muchos lugares”, cuenta a Aleteia.  

Dominique celebró sus 102 años en Almería.

¿Y después ? Después, el norte de Portugal, donde Dominique pudo remojar sus pies en balsas de agua caliente natural. Luego, dirección España, visita del desierto de las Bardenas, luego el santuario de San Ignacio de Loyola y luego veneración del trozo de la cruz de Cristo en el monasterio de Santo Toribio de Liébana. Y luego, marzo de 2020: todo se detiene.

El 8 de marzo de 2020, Dominique celebra sus 103 años en España. Unos días después, el mundo entero está confinado. La familia se encuentra varada cerca de Valencia, España. «Vivimos durante dos meses en un área de autocaravanas a un kilómetro del pueblo de Bellus», dice Fiona. En su momento, sin querer preocupar a su abuela, nacida en plena gripe española, decidió no contarle nada sobre el Covid. «Le dijimos que estábamos esperando a que descansara antes de volver a salir a la carretera.» 

El 8 de marzo de 2020, Dominique celebró sus 103 años en España.

A mediados de mayo de 2020, tras dos meses de confinamiento en España, por fin estuvieron de vuelta en casa. Como de costumbre, Dominique pidió irse de nuevo. Quería visitar países cuyo nombre termina en «IA», como Rumania o Italia. «El médico nos dijo que este nuevo viaje era posible.»

Anda, abuelita, no te preocupes, tú eres la que hace este viaje sola, algún día te acompañaré.

Pero a finales de junio, no todo salió como estaba previsto. «A 40 km de nuestra casa, la abuela comenzó a mostrar signos de debilidad. Tuve que llevarla a urgencias en Luçon», dice Fiona.

 Es aquí donde el 29 de junio de 2020 Dominique partió para su último viaje, a la edad de 103 años, tres meses y tres semanas. «Anda, abuela, no te preocupes, tú eres la que hace este viaje sola, algún día me uniré a ti, dentro de mucho, mucho, mucho tiempo, pero puedes irte, me enseñaste mucho, fue muy divertido, te voy a extrañar mucho, pero tienes derecho a unirte con Dios» , le susurra Fiona al oído. 

Cambiando la mirada sobre la vejez 

Después de contar su aventura con su abuela en el libro La abuela de  101 años se va en furgoneta (ediciones BlackLephant), Fiona Lauriol volvió a la carretera, con su «papacito» y su «mamacita». A partir de ahora, es Francia adonde viaja para «luchar contra el aislamiento de los ancianos». De Niort a Périgueux, de Tours a Arras, su autocaravana ya se ha detenido en veinte ciudades de Francia

Con sus padres organiza conferencias gratuitas para «cambiar la forma de ver la vejez»

La aventurera de 40 años incluso creó una página de Facebook para que la gente siguiera su viaje. «Cuantos más suscriptores tengamos, más credibilidad tendremos con los parlamentarios», dice Fiona. 

Según ella, hay que «dejar que los ancianos vivan la vida hasta el final, no prohibirles que vivan plenamente». «Al sobreproteger a nuestros mayores, tendemos a asfixiarlos. Y así hacemos que mueran más rápido», apunta. 

A las familias, y en especial a los jóvenes, aconseja (re)crear un vínculo afectivo y de ternura con sus mayores. Un vínculo que ella misma logró tejer con su abuela gracias a su viaje. 

«Logramos domesticarnos y amarnos. Mi abuela también mejoró su relación con mi padre. Después de varios meses de viaje, terminó llamándolo ‘el buen hombre’. ¡Cómo puedes cambiar a cualquier edad!», dice Fiona, quien descubrió a su abuela durante su viaje con ella. Dos años durante los cuales Dominique también encontró su ternura perdida. 

«Gracias a este viaje encontré a mi madre», dice Fosca, de 67 años. Incluso empezó a llamarme por los pequeños apodos que solía ponerme cuando era pequeña.»

Más información

101 ans. Mémé part en vadrouille, edición BlackLephant, 444 páginas, 16,90 euros.

Tags:
abuelosancianosviajes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.