Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 27 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Miedo? Siente la fuerza de volver a decir sí a Dios

szczęśliwa młoda dziewczyna wygląda z okna samochodu

Mariia Korneeva | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 24/10/22

Aprovecha un aniversario o cualquier día especial para renovar tu entrega, y la angustia dará paso a la esperanza. Una reflexión de Carlos Padilla llena de luz

Hay días de gracias, días de bendiciones. Días en los que el cielo se abre y derrama su amor.

Hay momentos que marcan la vida, los propios pasos. Decisiones tomadas en el corazón de Dios.

Hay silencios más elocuentes que mil palabras. Como el sí de María pronunciado en la gruta en la que el Ángel vino a comunicarle el más íntimo deseo de Dios.

O cuando en la vida un día tomas la decisión más importante. O empiezas un camino callado, meditabundo, consciente del peso de lo que estás haciendo.

Un sí que lo cambia todo

Hay horas que marcan todas las siguientes. Cuando una persona da a Dios un sí pequeño y grande al mismo tiempo.

Un sí seguro y dubitativo, audaz y lleno de miedo. Un sí capaz de cambiar el rumbo de los acontecimientos.

Porque en el sí de cada uno se esconde la semilla del árbol más grande. En la fe que ve más allá del horizonte visible. Detrás de las nubes donde se esconden el sol, la luna y las estrellas.

El sí más solemne y el más sencillo. La hora en la que todo cambia cuando uno mismo cambia y mira la vida de forma diferente.

Pasado el tiempo…

shutterstock_2043691187.jpg

El primer sí se vuelve a renovar tiempo después con el convencimiento de que no depende tanto de la propia fidelidad como de la de María, de la de Dios.

Ellos no fallan, no se esconden, no se callan.

Y al pronunciar el sí de nuevo se carga el corazón de esperanza. No todo será un desastre. La vida es mucho más que lo que ahora veo y presiento.

Y el futuro comienza en esta hora temprana en la que se vuelve a decir que sí como si de una aventura mágica se tratara.

Sin miedo

Somos tan pequeños. La misión es tan grande. Los peligros tan inmensos… Pero la alianza nos hace creer que todo es posible.

Que podrán ocurrir cosas terribles. Y apremiarme peligros inminentes e incontrolables. Y en medio de mil tempestades María nos dirá al oído:

No tengas miedo, hijo mío, yo estoy contigo

Y esa promesa basta para salir adelante, para no naufragar, para no perderse.

No intentemos en vano controlar nuestra vida. Ofrezcámosla a Dios como un niño pequeño que confía en su Padre, en su Madre.

María nos mira conmovida al ver nuestros miedos, al ver nuestros deseos más íntimos, al ver nuestras angustias y soledades. Y nos abraza con fuerza.

Tags:
entregaesperanzafefidelidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.