Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Ann Russell Miller: Cambió una vida de lujo por un convento de clausura

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
ANN RUSSELL MILLER

Courtesy: Donna Miller Casey

Sandra Ferrer - publicado el 20/10/22

Tras quedar viuda y cuidar de diez hijos, tomó la decisión de entregar su vida a Dios

El destino de las personas no es siempre el que creemos planear desde un principio. Ann era una niña rica que desde pequeña había sentido la llamada de la vida religiosa pero el Señor le tenía deparada una existencia muy distinta antes de asumir el camino de la clausura.

Cuando Ann Russell Miller nació el 30 de octubre de 1928, fue toda una alegría para los Russell, una rica familia de San Francisco. Su padre, Donald J. Russell, presidía la compañía del Ferrocarril del Pacífico Sur.

Él y su esposa, Louise Herring Russell, eran una pareja muy devota que le transmitieron a Ann su amor a Dios. La muerte prematura de su hermana Donna oscureció la felicidad de una juventud llena de lujos y privilegios.

Ann acudió a las escuelas más prestigiosas del país y se convirtió en una guapa y rica heredera. Su estatus la llevó a disfrutar de la vida, sin olvidar su devoción. Ya entonces era una mujer muy devota que empezó a madurar en su interior la idea de abrazar la vida religiosa. 

Pero esa decisión tuvo que aparcarla muchos años pues el amor de un hombre llegó cuando era una joven de veinte años. Richard Miller era un prometedor empresario que llegó a ser vicepresidente de la Pacific Gas and Electric con el que formó una extensa familia de cinco hijos y cinco hijas.

ANN RUSSELL MILLER

Richard y Ann eran una pareja compenetrada, que se amaron y respetaron y compartieron algo muy importante, su fe. Ambos eran devotos católicos que acudían a misa y bromeaban siempre con el hecho de terminar sus días en un convento cuando uno de los dos falleciera. 

Los Miller eran en una familia muy conocida en San Francisco. Vivían en una espléndida mansión de nueve habitaciones con vistas a la bahía donde Ann cuidó de sus hijos y estuvo vinculada a más de una veintena de asociaciones benéficas, algunas relacionadas con la Iglesia. Ann acudía a misa y mantenía viva su fe.

ANN RUSSELL MILLER

Lo que no era incompatible con disfrutar de la vida como ella hizo. Tenía una energía desbordada que la llevó a disfrutar de magníficas fiestas, de viajes por medio mundo, siempre acompañada de sus muchos amigos y de un sacerdote, para poder oír misa cada día, estuviera donde estuviera. Nadó en hermosos parajes y vestía ropa de los más lujosos diseñadores del momento. Disfrutaba jugando a las cartas y fumaba. 

Ann Miller Russell tenía una vida intensa, aprovechó su situación privilegiada para cuidar de sus hijos, ayudar a los demás, descubrir el mundo y disfrutar de lujos y fiestas. Nadie podía imaginar que alguien con tantos amigos, con quienes le encantaba charlar, exprimir la vida al máximo, terminaría sus días en uno de los lugares más sobrios y silenciosos del mundo. 

Muchos años después, su marido enfermó de cáncer y falleció en 1984. Ann tenía entonces cincuenta y seis años y sintió que una etapa de su vida había terminado. Como ella misma reflexionó, había dedicado dos tercios de su vida a los demás, ahora quería dedicar el tiempo que el quedaba a Dios. 

Ann pasó los siguientes años meditando la decisión que dejó perplejos a sus hijos quienes nunca pensaron que los comentarios que hicieron años antes sus padres acerca de ingresar en un convento el que quedara viudo eran una promesa real. Pero Ann ya había tomado una decisión.

Una decisión tomada muchos años antes y que había apartado durante décadas. Los años siguientes puso todas las cosas en orden, vendió algunas de sus propiedades y dejó que sus hijos se repartieran los muchos recuerdos que se agolpaban en la mansión en la que habían vivido como una gran familia. 

En 1989, en su sesenta y un cumpleaños, Ann Russell Miller celebró una fiesta multitudinaria en el Hotel Hilton de San Francisco, a la que acudieron unas ochocientas personas. Vestida con sus mejores galas y con una corona de flores en la cabeza, Ann se ató un globo de helio en una mano en el que estaba escrito “aquí estoy”. Así, todos sus amigos pudieron despedirse de la mujer que estaba a punto de dar un paso muy importante en su vida.

Al día siguiente, tomó un avión hasta Illinois para ingresar en el convento de las Hermanas de Nuestra Señora del Monte Carmelo. Situado en la localidad de Des Plaines, donde se convirtió en la hermana Mary Joseph. Junto a las otras hermanas, Mary Joseph dedicó su vida a Dios. Vestía un hábito marrón y unas sencillas sandalias y dormía en una tabla de madera con un fino colchón encima. Allí permaneció aislada del mundo, solamente podía recibir visitas a través de una reja de metal, hasta que se falleció a los noventa y dos años el 5 de junio de 2021.

Atrás dejó una vida de lujos, de fiestas, de diversión, dedicando sus treinta y dos últimos años a la oración. Ann Miller se convertía en la hermana Mary Joseph, convencida de su decisión, una decisión que había tomado en su corazón muchos años antes.   

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
DeClausuraestados unidosmonjereligiosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.