Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo leer (y entender) el Antiguo Testamento

OLD TESTAMENT,HANDS

Shutterstock

Fundación Maior - publicado el 18/10/22

Los libros de la Biblia anteriores al nacimiento de Cristo pueden resultar difíciles de comprender hoy, pero aportan algo valiosísimo a los cristianos

Si se quiere llegar a ver claro, hace falta empezar por las tinieblas. Puede parecer paradójico, pero en el Antiguo Testamento la fórmula no es la de acudir allí donde hay luz, allí donde cabe distinguir inmediatamente un reflejo del Nuevo Testamento. Hay que acudir a lo que en principio parecería lo más opuesto.

Porque la luz que hay en el Antiguo Testamento no es sino una luz naciente. Y si uno está a pleno sol y tiene los ojos deslumbrados no verá la luz de la aurora.

Cuando uno entra en una cueva verdaderamente oscura, al principio hace falta quedarse en la oscuridad un poco de tiempo. Y a continuación las sombras enriquecen la penumbra.

Los que hacen radioscopia saben bien esto: no puede hacerse una sesión de radioscopia si antes uno no ha sometido un cierto tiempo su vista a la oscuridad familiarizándose con ella.

En realidad, tenemos dos sistemas de visión: uno hecho para la visión diurna y el otro para la nocturna. Y hace falta un poco de tiempo para permitir que el primero de estos sistemas se desconecte y que el segundo se inicie.

De la misma manera tenemos nosotros dos sistemas de percepción bíblica, el neo-testamentario y el vetero-testamentario.

Hay que desconectar el sistema neo-testamentario y tener el valor de entrar en las tinieblas de ese pueblo que yacía en las oscuridad y sobre el que apareció la luz, para poder ver con él cómo aparece esta luz.

Antes hay que acostumbrarse a la oscuridad, sin la cual siempre nos arriesgaríamos a comparar esa aurora del Antiguo Testamento con la plena luz del Evangelio y consideraríamos, por tanto, que ahí no cabe ver nada claro y que el Antiguo Testamento no aporta nada al corazón del hombre.

Sin duda, que a esa parte de nosotros mismos que está acostumbrada a leer el Evangelio, todo esto se nos presenta como ensombrecido.

Por eso también debemos ponernos en el lugar de ese pueblo que escuchó esto por primera vez. Si no nos ponemos en su lugar, no comprenderemos nunca.

¿Tiene sentido leer hoy en día el Antiguo Testamento?

Pero, ¿qué interés podemos tener los cristianos en conocer cómo ha intuido progresivamente el pueblo de Israel un don que hoy nos colma?

¿No existe solamente un interés histórico? ¿Es que la forma de la Escritura que tenemos que meditar para penetrar en la verdad completa no es más bien la del Nuevo Testamento?

En efecto, mientras que el Antiguo Testamento puede ser definido como la ley de condena a muerte del hombre viejo, se podría definir el Nuevo Testamento como la ley de entrada en la vida del hombre nuevo.

Sin embargo, el Antiguo Testamento tiene para nosotros un interés más que teórico.

OLD TESTAMENT

Aunque esta etapa de la muerte del hombre viejo haya sido por nosotros ya sustancialmente franqueada, no lo ha sido totalmente.

El bautismo no nos ha otorgado nada más que un germen del hombre nuevo. El hombre viejo permanece todavía vivo en nosotros.

Durante toda nuestra vida hemos de morir y renacer. Y en el momento de la muerte es importante que este hombre nuevo introducido en nosotros en forma de germen sea viable para la vida eterna.

Si no es viable para la vida eterna, ha nacido muerto; concebido, pero nacido muerto.

El bautismo es su concepción y nosotros somos, con nuestra libertad, responsables de que llegue a ser viable a lo largo de nuestras vidas. Es decir, que lo esencial de lo que nosotros somos vaya pasando progresivamente del hombre viejo al hombre nuevo. Y eso no se hace por sí solo.

Es peligroso creerse ya «hombre nuevo»

Es casi peligroso saberse alguien en quien el hombre nuevo ha sido insertado, porque se puede creer que va a crecer solo.

Sí; puede creerse uno curado, cuando en realidad el hombre viejo sigue trabajando y lo esencial de la vitalidad sigue estando en las manos de ese hombre viejo.

¿Cuál es entonces la táctica de este?

No se opone frontalmente al hombre nuevo. El hombre viejo insinúa. Sabe bien que si él se mostrase ateo en el corazón del bautizado, en seguida este tomaría todas las medidas necesarias para extirparle.

Asimismo, el hombre viejo, aunque ateo, se disfraza de religioso; monopoliza a su manera, caricaturiza a su manera el designio del hombre nuevo.

Le sorbe hasta la médula y más que buscar echarle, se convierte en su parásito.

El hombre viejo no se presenta como ateo, se presenta como idólatra, lo que es mucho más fino y delicado.

Dicho de otra forma: ya que no puede mandar a Dios a paseo, se dedica a cogerlo con sus manos y a modelarlo a su imagen.

Imágenes de Dios que no son Dios

El hombre viejo no se entregará nunca en manos del Dios vivo porque eso sería su muerte. Igualmente prefiere fabricarse un Dios confortable, aceptable.

Y el hombre nuevo, que no afina mucho mientras es joven, es capaz de vivir mucho tiempo casi sin percatarse de que otro está fabricándole su Dios, de que en vez de entregarse en manos del Dios vivo se le está poniendo en sus manos un Dios de ensueño y que está tratando de acallar y consolar su conciencia siendo fiel a un Dios… no inventado quizás, pero en cualquier caso interpretado.

Este es el drama: el hombre viejo se recluye, se hace a gusto de un evangelio insípido.

Y es capaz de cualquier cosa con tal de no dejarse reconocer y de seguir parasitando las buenas intenciones —de las que el infierno está lleno— y todo lo más noble de cuanto se desarrolla en el corazón del hombre. Porque es capaz de falsificar todo, de utilizar todo.

Así se explica por qué hay que acabar con el hombre viejo y por qué hay ante todo que diagnosticar y descubrir esa labor del hombre viejo idólatra que trata de ocultarse dentro de nosotros haciéndonos creer que somos enteramente hombres del Nuevo Testamento, que somos plenamente capaces de asimilar con corazón generoso el Evangelio y de vivir de él.

Vayamos pues al Antiguo Testamento. Veamos claramente allí las astucias y los engaños que utilizaba el hombre viejo cuando huía de Dios.

Porque el Antiguo Testamento es, ante todo, el gran diagnóstico de las falsificaciones del Dios vivo.

Nosotros los cristianos, con un cierto quietismo, nos arriesgaríamos a dejarnos mecer en las manos de lo que consideramos como «el buen Dios», en lugar de dejarnos conformar por quien es el Dios vivo.

Pero el Antiguo Testamento puede ponernos claramente de relieve nuestra idolatría, nuestras escapatorias, hacernos comprender nuestra miseria, nuestra pobreza, permitiendo así que nos contemos entre los pobres a los que pertenece el Reino.

Por Dominique Barthélemy, OP, en la Introducción a Dios y su imagen. Esbozo de una teología bíblica, editado por la Fundación Maior.

Tags:
antiguo testamentobibliacomprensióndios
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.