Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 27 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

De prodigio musical a servidor de los pobres: Santiago Masarnau

SANTIAGO MASARNAU

Biblioteca Nacional de España-CC BY-SA 4.0-(cropped)

Larry Peterson - publicado el 17/10/22

Reconocido pianista y compositor de la escena musical de París, conoció a la naciente Sociedad de Vicente de Paúl y la implantó en España

Santiago Masarnau y Fernández nació en Madrid el 10 de diciembre de 1805.

Su padre, también llamado Santiago, era natural de Cantabria, en el norte de España. Su madre, Beatriz Fernández, era de una familia muy ligada a la aristocracia española.

Ella falleció en 1808, dejando a su hijo de 3 años sin madre. Poco después, Masarnau padre fue nombrado secretario de la Real Asociación de Nobleza de Córdoba.

Su nueva posición requería que él y sus tres hijos se mudaran a Andalucía (la parte sur de la península española).

Un niño prodigio de la música

Masarnau demostró ser un prodigio musical cuando solo era un niño. No pasó mucho tiempo antes de que comenzara a estudiar música con el organista de la catedral de Granada.

El rey Fernando VII había sido depuesto del trono en 1808, pero en 1814 logró recuperar el poder.

El padre de Masarnau fue nombrado para un puesto y la familia se mudó de regreso a Madrid.

En las cercanías de Madrid, Masarnau pasó a formar parte del mundo musical de El Escorial (el Palacio Real a las afueras de Madrid).

Era tan bueno tocando el órgano que se le permitió tocar ante el rey Fernando, incluso interpretando algunas de sus propias composiciones. El niño solo tenía 10 años.

Pero en algún momento a principios de la década de 1820, el padre de Masarnau se vio obligado a renunciar a sus privilegios como Caballero de la Casa Real.

Masarnau había planeado estudiar para ser ingeniero. Pero después de que su padre fuera despedido de la corte del Rey, cambió de opinión y se dirigió a París para estudiar música.

Durante los siguientes 20 años, Masarnau dividió su tiempo entre las ciudades de París, Londres y Madrid.

Desarrolló una estrecha amistad con el compositor español José Melchor Gomis.

Gomis compuso el Himno de Riego, todavía utilizado como himno por varios gobiernos de España.

Gomis también era un rebelde español que vivía en el exilio porque se había puesto del lado de los que deseaban deponer al rey Fernando.

Masarnau simpatizaba con los que se oponían al rey y pasó gran parte de su tiempo en Londres, donde Gomis lo introdujo en el mundo de la música londinense.

Despertar religioso

En 1838, Masarnau tuvo un despertar religioso que transformaría su vida. Entró en contacto con la Sociedad de San Vicente de Paúl en una parroquia de París.

La Sociedad había sido fundada en París en 1833 por Frederick Ozanam, un estudiante de 20 años que había sido confrontado por otros estudiantes para “practicar lo que predica”.

Frederick inmediatamente salió y le regaló su abrigo a un vagabundo, y ese fue el comienzo de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Hacia 1838 la Sociedad había crecido, y cuando Masarnau la descubrió, decidió que a partir de entonces dedicaría su vida a los pobres.

Las reglas establecidas para la Sociedad impresionaron a Masarnau. Eran bastante simples; «no se hablaría de política ni de asuntos personales; la obra de la Sociedad debe estar al servicio de Dios en las personas de los pobres; no habría distinción de credo, raza, ni de pobres, enfermos y/o desempleados».

Masarnau participó activamente en la Sociedad y pronto se convirtió en el tesorero de su Conferencia de San Vicente de Paúl.

Permanecería en Francia durante casi cinco años, ayudando a los necesitados. Se abstuvo de componer más música de salón y dirigió su composición a la música sacra. Regresó a España en 1843.

Servicio primordial a los pobres

Una vez de vuelta en casa, Masarnau se mantuvo activo en el mundo de la música, enseñando, componiendo y escribiendo artículos para publicaciones musicales.

Pero nunca perdió de vista su objetivo principal: servir a los pobres a través de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Sin embargo, había un desafío: la Sociedad era desconocida en España, y la gente se mostraba escéptica ante una organización “extranjera” y su naturaleza “laica”.

Pero Masarnau se negó a rendirse. Su dedicación a los necesitados y su devoción a su ministerio valieron la pena.

En 1850 se constituye la Sociedad en España, con el apoyo del papa Gregorio XVI. Santiago Masarnau y Fernández fue reconocido como su fundador.

Coincidentemente, este fue el mismo año en que la Sociedad de San Vicente de Paúl comenzó a operar en los Estados Unidos.

La política asomó su fea cabeza, y en 1868 el gobierno español disolvió por la fuerza la Sociedad, apoderándose de todas sus propiedades.

Sin embargo, seis años más tarde, la Sociedad en España pudo reanudar su trabajo con los pobres y marginados. Masarnau volvió como su líder. Falleció en 1882 a la edad de 77 años.

El 21 de enero de 2021, el papa Francisco aprobó el decreto que reconoció a Masarnau como un hombre de “virtud heroica”.

Ahora es reconocido como venerable Santiago Masarnau y Fernández, y su causa de beatificación seguirá adelante.

Venerable Santiago, ruega por nosotros.

Tags:
españamúsicapobrezasantoral
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.